Cómo saber si tienes problemas de tiroides utilizando un termómetro

Los problemas de la tiroides podrían afectar la salud y disminuir significativamente la calidad de vida. Comprueba tu tiroides con esta prueba casera con un termómetro que te enseñamos hoy

La tiroides es una glándula ubicada en el cuello, justo arriba de la clavícula, la cual se caracteriza por su forma de mariposa. Esta glándula cumple una serie de funciones vitales en nuestro cuerpo, ya que es la responsable de controlar la actividad hormonal que regula muchas de las funciones de nuestro cuerpo.

Por ejemplo, esta glándula es la responsable de controlar el metabolismo, la velocidad con que el organismo quema calorías y cuán rápido late el corazón.

De ahí la importancia de su buen funcionamiento, ya que algún tipo de alteración podría causar diferentes desórdenes hormonales, los cuales pueden acabar en convertirse en diversos problemas de salud.

comprobar-tiroides-termometro

Hipotiroidismo: el problema de tiroides más común

El hipotiroidismo es una condición que se produce cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona tiroidea. Este trastorno es más común en mujeres que en hombres, y los casos incrementan a partir de los 50 años de edad.

Visita además: 8 señales que te envía tu cuerpo cuando tienes un problema de tiroides.

Cuando la glándula tiroidea está inactiva o no produce la cantidad adecuada de hormona tiroidea, la persona empieza a sufrir una serie de desórdenes, síntomas y/o problemas de salud que reducen significativamente su calidad de vida. Problemas como la depresión, enfermedades del corazón, fatiga crónica, fibromialgia, síndrome premenstrual, síntomas de la menopausia, dolores musculares y articulares, síndrome del intestino irritable, la enfermedad autoinmune, entre otros, están asociados a este problema de la tiroides.

Pero además de los síntomas mencionados, la persona puede empezar a subir de peso rápidamente y llegar a tener problemas de obesidad. Este problema de tiroides ralentiza el metabolismo y la persona empieza a tener muchas dificultades para quemar calorías y perder peso. Por el contrario, cualquier descuido puede aumentar kilos y disminuir su salud.

Una de las cosas que más preocupan sobre el hipotiroidismo es que muchas personas lo padecen y aún no lo saben. La falta de chequeos médicos, la confusión de los síntomas y los malos diagnósticos han hecho que muchos pacientes no controlen a tiempo este problema y terminen por sufrir serias consecuencias en su salud. Es por esto que los médicos y especialistas recomiendan estar atentos a los síntomas y consultar en caso de que se sospeche de una condición como esta.

Lee además: Alimentos y suplementos que te pueden ayudar a curar la tiroides.

La prueba de Barney

Los síntomas de problemas en la tiroides podrían ser una primera señal de alerta para detectar a tiempo algún tipo de anomalía. Sin embargo, para estar un poco más seguros, hay un modo muy sencillo de comprobar problemas en la tiroides utilizando un elemento tan común como el termómetro.

Hace más de 50 años, un médico llamado Broda Barnes descubrió que la temperatura corporal basal (en reposo) es un buen indicador de la función tiroidea. Si tu glándula tiroides está activa, esto puede causar una caída en la temperatura corporal, mientras que una glándula tiroides hiperactiva puede aumentar la temperatura corporal.

comprobar-tiroides-termometroUna glándula tiroides poco activa (hipotiroidismo) es un problema increíblemente común y muchas personas viven durante años con una tiroides lenta no diagnosticada. Los síntomas más comunes del hipotiroidismo incluyen la incapacidad de perder peso, fatiga, depresión, piel seca, pérdida de cabello en el cuero cabelludo y retención de líquidos. Si alguno de estos síntomas te resulta familiar, puedes intentar esta prueba.

Esta prueba es conocida como la prueba de Barney y para realizarla simplemente necesitas un termómetro común. Lo primero que tienes que hacer es agitar bien el termómetro para verificar que su temperatura no es mayor a 35 grados Celsius o 95 grados Fahrenheit. Deja el elemento en tu mesita de noche o cerca de tu cama y cuando te despiertes, colócalo inmediatamente bajo las axilas. Para que funcione debes estar sin ropa y tendrás que dejarlo en la axila durante 10 minutos. Pasado este tiempo, anota la temperatura.

Si la temperatura está entre 36.5C O 97.7F y 36.8C o 98.2F, quiere decir que la glándula tiroides está funcionando normalmente.

Si la temperatura marcó por debajo de 36.5C o 97.7F, es un signo de que la glándula tiroidea está trabajando más  lento de lo normal y podría haber hipotiroidismo. En este caso puede haber síntomas como la depresión, la falta de energía, la fatiga, infecciones, dolores de cabeza crónicos, falta de concentración, pérdida de memoria y pérdida de cabello.

Si en cambio la temperatura es superior a 36.8C o 98.2F, es un signo de que la tiroides está funcionando más rápido (hipertiroidismo) o podría avisar que hay una infección en el cuerpo. Para llegar a sospechar que hay algún tipo de problema con la glándula tiroidea utilizando este método, es muy importante hacer la misma prueba durante 4 días seguidos.

Lee también: Síntomas de intolerancia al gluten.

Si pasado este tiempo los resultados siguen siendo los mismos, es importante consultar al médico y pedirle que realice los respectivos exámenes médicos. En caso de recibir diagnóstico de hipotiroidismo es muy importante modificar por completo los hábitos de vida y adoptar un estilo de vida saludable que ayude a sobrellevar este problema sin que afecte la calidad de vida.

Nota: Este método no siempre es 100% preciso y no debes confiar únicamente en él. Si la temperatura de tu cuerpo basal está fuera del rango normal, debes hablar con tu médico acerca de la gama completa de pruebas de tiroides que necesitas.