Mascarillas caseras con tomate para una piel libre de imperfecciones

Elimina las manchas, las arrugas, los puntos negros y los poros abiertos, con estas mascarillas caseras a base de tomate ¡te van a encantar!

¿Puede una fruta roja madura que se usa en la preparación de guisos y ensaladas, realmente ayudar a conseguir una piel perfecta? Sí, definitivamente puede. Además de ser tan sabroso y jugoso, los tomates son muy saludables para tu piel. Si se usa correctamente, puede ayudarte a tratar todos tus problemas de piel y obtener una piel clara y libre de imperfecciones.

Sus propiedades antibacterianas, propiedades astringentes y propiedades antiarrugas ayudan a obtener una piel sin manchas, sin poros abiertos, sin cicatrices, brillante y hermosa. Sólo necesitas saber cómo usarlo y aquí te contamos cuáles son las mejores mascarillas con tomate para tener una piel perfecta.

mascarillas-caseras-tomate-piel-sin-imperfecciones

Mascarilla de tomate para reducir los poros abiertos

Los tomates pueden ser más efectivos si van acompañados de agua de rosas para cerrar y limpiar los poros dilatados. Mezcla la pulpa de un tomate maduro con una cucharadita de agua de rosas. Toma una bola de algodón para extenderla suavemente sobre tu cuello y rostro. Lavar después de media hora. Aplica esta mascarilla dos o tres veces a la semana.

Mascarilla de tomate para eliminar el acné

Agrega un poco de aceite de jojoba y aceite de árbol de té a la pulpa de medio tomate. Mézclalo bien y aplícalo en el rostro o si lo deseas únicamente en las zonas donde hay granos. Espera unos 15 minutos y luego lávalo con agua tibia. Haz esto cada día alterno. Esto hidratará tu piel y ayudará a controlar el exceso de grasa.

Mascarilla con tomate para hidratar y darle luminosidad a la piel

Para darle a tu rostro un brillo radiante, el tomate, el yogur y la miel forman un gran equipo. Mezcla la pulpa de medio tomate con una cucharadita de yogur y una cucharadita de miel. Bate la mezcla para obtener una pasta suave. Aplícalo en el cuello y el rostro y deja que la mezcla actúe por 20 minutos y seque. Lava tu rostro con agua tibia y repite su uso dos veces a la semana.

Mascarilla de tomate para eliminar las ojeras

Las ojeras son un gran problema, pero el tomate es la solución. Todo lo que necesitas es una cucharadita de jugo de tomate y unas gotas de gel de aloe vera. Mézclalo bien y aplícalo en el área debajo de los ojos. Espera alrededor de 10 a 15 minutos y retira con agua fría. Haz esto dos veces al día para obtener mejores resultados.

Mascarilla con tomate para eliminar espinillas

El tomate es la solución a los puntos negros. Mezcla medio tomate maduro con una cucharada de azúcar o de avena y aplica en el rostro. Empieza a realizar suaves masajes en el rostro, sobretodo en las zonas como la frente, la nariz y la quijada, donde más aparecen los puntos negros y las espinillas y deja que actúe en la piel 10 minutos más. Lava tu rostro con agua fría y repite esta aplicación una vez a la semana.

Mascarilla con tomate para eliminar las manchas negras

Como ya lo habíamos mencionado antes, el tomate tiene oropiedades para aclarar la piel y además nos ayuda a reducir las manchas más difíciles como las negras. Necesitas preparar la mascarilla con la pulpa de medio tomate y una cucharadita de cúrcuma en polvo. Aplicar sobre el área afectada y lava después de 15 o 20 minutos. Usa esta mezcla dos o tres veces a la semana.

mascarillas-caseras-tomate-piel-sin-imperfeccionesMascarilla con tomate para pieles grasosas

El tomate es un remedio eficaz para controlar la piel grasa. Saca la pulpa de un tomate y agrega 1 cucharada de pepino fresco, lleva los ingredientes a la licuadora o hazlas puré como te parezca más sencillo. Lleva esta mezcla al refrigerador durante 15 minutos. Ahora aplica esta mascarilla fría en tu cuello y rostro. Haz un masaje de vez en cuando en movimiento circular con los dedos. Enjuaga con agua fría. Realiza esta mascarilla dos o tres veces a la semana.

Mascarilla con tomate para aclarar la piel

Mezcla medio tomate en un puré con media cucharadita de jugo de limón fresco. Con una bola de algodón limpia, aplica la mezcla en toda tu cara. Dejar reposar durante 10 a 15 minutos. Cuando pase este tiempo, enjuaga con agua fría. Finaliza aplicando una gota de aceite de oliva para hidratar. Esta mascarilla sólo la debes usar en la noche.

Mascarilla con tomate antiarrugas

El aceite de oliva y el tomate pueden aumentar la elasticidad de la piel y hacerla más joven, reduciendo las arrugas y las líneas de expresión. Agrega 10 gotas de aceite de oliva a la pulpa de medio tomate hecho puré. Masajea esta mezcla en tu rostro para obtener una cara sin arrugas. Enjuaga después de 20 minutos. Aplica esta mascarilla dos o tres veces a la semana.

Más recomendados