Dile no al aborto

No se si tu o alguien que conozcas ha tenido que pasar por esta situación, en la que solo aparece una pregunta ¿el aborto o la vida?. Pero desafortunadamente jamás tendremos una respuesta exacta, porque cada persona tiene una razón y aunque nada justifica interrumpir una vida, muchas mujeres pueden llegar a tomar esta decisión por desesperación, falta de orientación, soledad, abandono y en el peor de los casos una violación.

Puede que la solución más fácil sea decir si al aborto, puede que pienses que es lo mejor que puedes hacer para mantener tu libertad, evitar problemas, no afrontar la realidad, llevar una vida normal, etc., pero cada acción tiene su consecuencia y de ti depende hacerte cargo de ella, no puedes culpar a ese ser por tu egoísmo. En la mayoría de casos sucede en las mujeres jóvenes, que por salvarse de los regaños, el rechazo y los reproches de los padres, quienes a su vez, sólo piensan en el honor de la familia, terminan tomando esta difícil decisión.

Pero esta no es una decisión solo de la persona que se encuentra en el dilema de abortar o no, los padres también juegan un papel muy importante en todo el proceso, ya que deben orientar, haciendo énfasis en las consecuencias de un embarazo no deseado y también concientizándolos sobre la vida, ya que la vida no nos pertenece a nosotros como para decidir cuando quitarla.

Desafortunadamente los padres piensan que sus hijos les cuentan todo lo que pasa en sus vidas, pero deben aceptar que todos desarrollamos una personalidad única y que todos tenemos derecho a la privacidad y la independencia, pero por esta razón es tan importante el acompañamiento y la información antes de que sus hijos salgan al mundo y se les abran las puertas, sobretodo en cuando a la vida sexual.

Cada vez es más común ver niñas más jóvenes, en embarazo y aunque los tabúes han pasado a un segundo plano, este tema aún es difícil de tratar con ellos, sobretodo cuando los niños piensan que se las saben todas y no desean escuchar consejos de nadie. También es importante decir que aunque las farmacias estás abarrotadas de medicamentos, métodos en todas las formas posibles para evitar un embarazo no deseado, los jóvenes siempre tienen la mentalidad “esto a mi no me va a pasar”, “ni que fuera tan de malas”, etc.

Además en cuanto al uso de métodos de anticoncepción Colombia aún se encuentra muy atrasada, ya que pocas son los hombres y mujeres que pueden acceder a ellos, aunque hemos avanzado un poco, gracias a la ayuda de entidades que informan a las jóvenes y adultas sobre el tema. Pero también prima en los jóvenes el miedo de acudir a estos lugares, ya que temen que sus padres se enteren de lo que está pasando con sus vidas. Como lo mencioné antes los padres siempre creen que sus hijos son los más centrados, maduros, inteligentes, se negarán ante las tentaciones y que en todo momento saben que está bien y que está mal, pero lastimosamente esto no es así, los niños a una edad más temprana están en busca de nuevas experiencias y sus hormonas se encuentran flotando y ellos solo quieren probar sin pensar en las consecuencias, los jóvenes el riesgo no existe.

Pero al mismo tiempo esa mujer que se encuentra en este grave problema de un embarazo no deseado y que obviamente jamás pensó que le iba a pasar, porque en su momento de debilidad no pensó en las consecuencias, debido a su corta edad para asumir responsabilidades, pero si para experimentarlo todo, no está preparada para tenerlo, mantenerlo, educarlo, cuidarlo y en pocas palabras brindarle los cuidados que ella aún necesita, por lo que su única opción es abortar, pero el miedo y la angustia no la deja pensar en que en su vientre tiene un bebé y el aborto se presenta como única opción, lamentablemente la decisión la toma la joven en soledad, en el abandono emocional de quien al igual que ella se dejó llevar por la emoción del momento.

Obviamente para los padres debe ser una situación muy difícil de sobrellevar, que la niña de sus ojos, a quien creían haber educado para no caer y a esta corta edad está esperando un bebé. También la pareja se ve inmiscuida en la misma situación, pero para él es mucho más fácil decir aborta, porque él puede seguir con su vida, mientras la mujer que aborta queda con ese sufrimiento para toda su vida.

Pero es lamentable admitir que no es algo que se da sólo entre las jóvenes, muchas veces las mujeres adultas piensan que por estar casadas o por tener más experiencia en la vida, las excusas son valederas, o de peso suficiente para excusar el acto de interrumpir una vida.

Si el bebé fue concebido dentro o fuera del matrimonio, si fue solo un desliz, si la pareja no quiere hacerse cargo, etc., no es excusa para acabar con una vida, debemos afrontar las consecuencias de nuestros actos, el bebé es un ser humano como tú, que tiene derechos y merece ser respetado y amado, pero por encima de cualquier cosa a ser protegido.

 

Desafortunadamente tenemos la creencia de que por el hecho de ser personas tenemos el derecho a decidir que hacer con nuestro cuerpo, sin embargo, quien decide por el cuerpo y la vida de un bebé, porque como lo dije antes, él también tiene derechos y aunque no tenga la posibilidad de hablar, un hijo es amor y él siente todo lo que pasa a su alrededor, por eso no tenemos derecho a decidir sobre él.

La verdad sea dicha en cuanto a los embarazos que son causados por violaciones no tengo nada que decir, creo que mal se haría si se trae al mundo una personita a la cual solo sentiremos odio y repudio por saber de que manera fue concebido. Sin embargo es importante también la información, ya que como lo he mencionado antes ninguna de nosotras tenemos derecho a terminar con una vida, por esto acude a centros de apoyo a mujeres embarazadas y toma la mejor decisión para ese pequeño que viene en camino.

Mujer… protege a tu bebé, lo mejor y creo que aunque te suene ilógico la única opción es el amor. No hay embarazo indeseado cuando hay un corazón dispuesto a amar, no hay corazón lleno de amor hasta que no se intenta amar….

Y tú que piensas del aborto??.

Deseo compartir con ustedes un texto que me encantó con respecto a este tema, espero que les guste…

¿Qué es esto? ¿Dónde estoy? Siento que estoy flotando en un océano de agua tibia. ¡Qué placer! Oigo el latido del corazón de mi madre y ese sonido me inunda de seguridad, confianza y amor.

Me siento tan bien, todos los días mi cuerpo crece y me siento diferente. ¡Tengo tantas ganas de vivir! Todo alrededor es maravilloso porque me invade un arco iris de colores y sensaciones placenteras y siento que estoy en el paraíso.

Sin embargo, a veces escucho que alguien llora y eso me pone tan triste que también me haría llorar si pudiera.

Ahora me he dado cuenta que la que llora es mi madre y esto me ha preocupado tanto que ya no veo los hermosos colores que tanto me agradaban sino que me invade una misteriosa oscuridad que me da mucho miedo.

Los días pasan y me he acostumbrado a estar triste, porque mi madre llora todos los días. No se qué hacer para alegrarla, si tan solo pudiera decirle que no se preocupe, que yo la voy a hacer muy feliz cuando nazca, cuidándola, queriéndola mucho y consolándola siempre.

Siento muchos gritos, parece la voz de un hombre, y ahora el mundo parece derrumbarse porque siento que caigo en el vacío violentamente.

No sé qué pasó, creo que alguien golpeó a mi madre y la derribó. Casi no me he hecho nada malo pero sentí un fuerte cimbronazo que me aturdió un poco.

Ahora los dos nos hemos recuperado porque siento que todo está normal aunque mi madre siga llorando.

Hoy me desperté con un presentimiento, no se, siento que va a pasar algo que no me va a gustar. Tengo miedo. ¿Por qué me parece que algo muy terrible va a pasar?

No oigo nada, ningún ruido, sólo un extraño olor a desinfectante, tengo un poco de sueño, creo que dormiré un poco.

¿Pero qué está pasando? Siento que me arrastra la corriente y una enorme tijera me amenaza con matarme.

Trato desesperadamente de refugiarme en un rincón pero es inútil, ese infernal aparato se acerca más y más y ya casi me alcanza.

¡Socorro! ¡Ayúdenme! ¡No me maten! , yo no hice nada, por qué quieren hacerme daño. ¡Quiero vivir!

Un gran dolor me deja sin respiración, siento que mi vida se escurre por esa herida, casi no me queda aliento, sólo pienso en mi a amada madre tan querida que hubiera deseado conocer.

Pero no puedo más, ahora además siento frío y una luz brillante que me hiere, me ahogo, pero sin embargo alcanzo a percibir que estoy bañado en sangre mientras una persona vestida de blanco me sostiene con brutalidad antes de depositarme en una mesa de mármol como si fuera sólo un objeto.

Ahora que todo ha pasado me siento mejor porque me he liberado de mi cuerpo malherido, que por fin ha dejado de sufrir y ha muerto.

Percibo a una mujer en la cama que está despertando, está sola y parece triste. Siento que ella es mi madre, por fin la conozco, es muy joven y muy hermosa.

Todavía llora, quisiera consolarla pero no me escucha, me da mucha pena porque me gustaría estar a su lado para abrazarla, consolarla y decirle que la amo y que la perdono.

Pero es inútil, parece que va a llorar siempre. Mejor me voy porque siento que alguien me atrae, me gustaría que fuera el amor de otros padres que estén juntos y que realmente me quieran.

Fuente: psicologia.laguia2000.com

Sobre este post