Los perros imitan lo que hacemos

La relación entre los perros y los humanos data de siglos y es una de las más exitosas asociaciones entre dos especies distintas. Hemos llegado a compenetrarnos tanto con nuestros perros que hemos empezado a tratarlos como miembros de la familia. Los perros también han aprendido mucho de nosotros, han logrado entender nuestras palabras para complacernos y lograr una recompensa, a comportarse y a convivir con nosotros  y han llegado al punto de estudiarnos e 2000OCT14imitarnos. Recientemente se realizó un estudio entre la manera en que los perros imitaban las acciones de las personas o de otros canes para observar si simplemente imitaban las acciones que veían ó si tenían poder de decisión para lograr una meta.

El estudio fue  realizado por Friederike Rango y Ludwig Huber, investigadores de la Universidad de Viena y Zsofia Viranyi de la Universidad de Budapest, el objeto de estudio se conoce como “imitación selectiva” y consiste en probar que así como los infantes humanos los perros no simplemente imitan una acción que ven sino que también ajustan la acción dependiendo de la situación a la que se enfrenten. En el experimento los perros tenían que tirar de una barra para abrir un contenedor que tenía comida los investigadores sabían que los perros prefieren usar su boca para realizar este tipo de acciones así que por eso entrenaron a unas perras para que abrieran el contenedor con su pata y no con la boca después de un tiempo los demás perros comenzaron a imitar a la perra y empezaron a abrir el contenedor con la pata y no con su boca lo que demostraba la capacidad de imitación del perro luego de haber logrado esto, hicieron que las perras entrenadas sostuvieran una pelota en su boca y abrieran el contenedor con sus patas, sorprendentemente los demás perros que no estaban entrenados pero que antes habían imitado la acción de las perras no siguieron imitando ese comportamiento y prefirieron abrir el contenedor con la boca como lo venían haciendo,  lo más sorprendente fue que al hacer que las perras entrenadas volvieran a abrir el contenedor con su pata sin la pelota en la boca, los perros no entrenados las volvieron a imitar, ¿qué podría probar esto?

Estos actos demostraron que la forma en que el perro imita una acción se ajusta al objetivo de la acción. Cuando los perros no entrenados observaron que las perras tenían sus bocas ocupadas con las pelotas, ellos prefirieron realizar la acción más fácil y utilizar sus bocas, pero cuando vieron que las perras habrían los contenedores con sus bocas desocupadas seguramente pensaron que había una razón por lo cual las perras entrenadas usaban sus patas en vez de sus bocas para abrir el contenedor y por eso decidían imitar la acción.

Así que, como con los niños, debemos tener cuidado con el ejemplo que le demos a nuestros perros, ellos son muy observadores y aprenden a realizar patrones y asociaciones en su cabeza de nuestras acciones, la mayoría de las veces podemos pensar que nuestras mascotas no están atentas a todo lo que realizamos, pero al parecer las subestimamos y nos pueden dar demasiadas sorpresas.

Sobre este post