Cómo realizarte el autoexamen de los senos

El cáncer de mama es una de las enfermedades que causa más muertes en todo el mundo, pero si es detectado a tiempo con los tratamientos adecuados la esperanza de vida y recuperación es muy alta, por esta razón es importante la prevención.

Por esta razón debes acudir periódicamente a tu ginecólogo y también debes realizarte autoexámenes de senos mensualmente desde los 20 años en adelante y de preferencia luego de la menstruación.  Puede que tu periodo sea irregular por lo que es aconsejable que realices el autoexamen en las mismas fechas. Este auto examen es la herramienta principal para detectar el cáncer a tiempo y puede salvarte la vida.

Cómo realizarte el autoexamen de los senos
© Iaroslava Zubenko – Fotolia.com

Es un procedimiento simple, gratuito e indoloro que tú misma puedes practicarte. A continuación te doy las indicaciones de como hacer el autoexamen de mama o de senos.

Cómo realizarse el autoexamen de los senos

Palpación al bañarte
La piel húmeda facilita el examen. Con la mano izquierda palpa la el seno derecho y viceversa buscando masas, depresiones y en general cualquier anormalidad. Nota cualquier anormalidad que te llame la atención, para consultar posteriormente con tu médico

Observación en el espejo
Coloca tus brazos a los lados del cuerpo y luego levántalos sobre la cabeza y observa buscando cualquier cambio en el contorno o alguna asimetría.  Trata de anotar cualquier anormalidad que te llame la atención para luego consultar con tu médico.

Luego descansa las palmas de las manos sobre tus caderas y los codos flexionados 90 grados, presiona firmemente para contraer los músculos pectorales y escribe en algún lugar cualquier anormalidad que observes.

Deja tus brazos pegados al cuerpo y observa la forma de tus pechos controlando la textura de la piel, el contorno que debe ser regular, en el pezón, no debe de estar hundido. Para culminar levanta los brazos sobre tu cabeza y vuelve a revisar visualmente tus senos.

Recostada

Recostada boca arriba  y con el torso denudo coloca el brazo derecho bajo la cabeza y con la mano contraria presiona de forma circular todo el seno derecho. En esta etapa verifica que no haya ningún bulto o dureza en tus senos. La mejor forma de palpar toda su extensión es haciendo una división mental en 4 partes y en dirección a las agujas del reloj.  Seguidamente hacer lo mismo con el otro seno.

Luego oprime el pezón entre el pulgar y el índice y observa cualquier líquido o secreción que salga.

En caso de que hayas notado alguna anormalidad, molestia, dolor o dureza no pierdas el tiempo y visita a tu ginecólogo de confianza.

Loading...