Arma la lonchera de tus hijos, ricas pero nutritivas

Si siempre te haces la misma pregunta todos los días ¿Qué darle en la lonchera a mi hijo para que coman a la hora de la merienda que sea nutritivo y a la vez que le guste?, aquí te damos algunos consejos para hacer de este dilema algo más fácil.

Consejos para hacer la lonchera de mi hijo más saludable pero deliciosa

1. Muchas veces por la falta de tiempo, llenamos las loncheras de nuestros hijos con snacks, golosinas, jugos artificiales, gaseosas, etc., que no son los mejor a la hora de alimentarlos así para ellos sea delicioso abrir la lonchera y ver toda esa gama de alimentos chatarra. Por esta razón es importante que desde pequeños les enseñemos la importancia de una alimentación saludable y una vida sana.

Arma la lonchera de tus hijos, ricas pero nutritivas2. Otra opción muy fácil para nosotras pero terrible para ellos, es darles dinero para que él mismo vaya a la tienda del colegio y elija lo que desea, pero es importante que sepas que lo primero que van a comer son chucherías y muchas veces sin saberlo puede que la comida esté en mal estado o contaminada.

3. Puede que tus días estén llenos de ocupaciones y que no tengas mucho tiempo para pensar en ese tipo de cosas, pero es una buena idea que prepares con anticipación los menús y si te es posible levantarte un poco más temprano para prepararlos.  Cuando tú misma preparas las loncheras de tus hijos, puedes elegir los mejores ingredientes y productos, de esta manera tu hijo no solo estará más saludable sino que su rendimiento intelectual mejorará.

4. Nunca reemplaces el desayuno o el almuerzo con la merienda, el desayuno es una de las comidas más importantes del día y jamás debes dejar de ingerirla, es una fuente de energía adicional que le permitirá a tus hijos prestar más atención y concentrarse en clase.

5. Variar los alimentos en la lonchera es importante, para que tu hijo no se aburra de abrir la lonchera y encontrar lo mismo todos los días, además los alimentos deben ser fáciles de digerir, destapar, consumir, etc. Evita enviarle alimentos que puedan regarse con facilidad, que tengan olores muy fuertes o que se puedan dañar en corto tiempo.

6. Para saber la cantidad de alimentos que le debes envías en la lonchera a tu niño debes tener en cuenta la edad, el desarrollo y el tiempo que dura la jornada escolar. Aunque la jornada pueda ser larga no es necesario que llenes la lonchera de cosas, simplemente a medida que el niño va creciendo las necesidades nutricionales van aumentando.

7. Puede que le envíes alimentos muy nutritivos a tu modo de ver pero que para él no sean llamativos ni apetitosos y de esta forma lo único que estás consiguiendo es que la lonchera regrese a casa intacta.

8. Ten en cuenta que el material de la lonchera es muy importante a la hora de conservar los alimentos, deben ser de materiales aislantes, resistentes al agua y fáciles de limpiar. Aunque a tu hijo le parezcan más llamativas las de muñequitos, trata de que estas sean de materiales resistentes y que preserven los alimentos.

9. Es bueno que le permitas a tu hijo participar en la elección, decisión y preparación de los alimentos. Llévalo a comprar los ingredientes y enséñalo a prepararlos y empacarlos. Puede que sea algo difícil que lo hagan todo pero de esta manera le estás dando la oportunidad de elegir lo que desea comer.

10. Una lonchera nutritiva debe incluir alimentos energéticos como galletas, pan, bizcochos caseros, etc. Puedes incluir alimentos de origen animal como quesos, tortilla de huevo, etc. Y una bebida refrescante de preferencia natural como leche, yogurt, jugo de fruta natural o una fruta fresca. Puedes también incluir frutos secos como almendras, pasas o nueces, cereales de cajita, barras de canola o pasas, tomate en tajadas, rollitos de jamón, galletas de avena, juego de uvas natural, etc.

11. No le incluyas en la lonchera gaseosas o jugos artificiales, galletas rellenas de crema, caramelos, donuts, pasteles rellenos, comida muy condimentada ni galletas saladas rellenas con cremas artificiales o tocino.

12. Empaca los alimentos de una manera adecuada en recipientes plásticos, limpios y seguros de tal forma que los alimentos no se rieguen. Si la comida es necesario que la consuma con algún tenedor o cuchara envuélvelo en una servilleta o algún método que lo conserve limpio.

13. Lava la lonchera y recipientes diariamente para prevenir enfermedades. Si a tu hijo le gustan los jugos frío colócalos en el refrigerador desde la noche anterior y a la hora de empacar envuélvelo en una servilleta, así se mantendrá más tiempo frío y fresco.

Loading...