7 beneficios que desconocías de la cúrcuma

¿Sabes para qué sirve la cúrcuma? No pierdas la oportunidad de aprender sobre siete beneficios que quizá desconocías sobre esta especia

La cúrcuma es una especia picante que se utiliza regularmente en los países tropicales gracias a su particular sabor, especialmente al toque que le suele dar a las comidas.

Pero ésta no es sólo un ingrediente utilizado en la cocina, gracias a sus altas propiedades antiinflamatorias y antioxidantes esta especia es utilizada comúnmente para favorecer la salud de las personas, específicamente algunos trastornos.

7 beneficios que desconocías de la cúrcumaLa cúrcuma está compuesta por ácidos grasos, aceites esenciales, carbohidratos, curcuminoides, polipéptidos, entre otros; la parte que más se utiliza de dicha especia es el rizoma el cual tiene amplios usos sobre el sistema digestivo.

¿De qué otra manera podríamos utilizar la cúrcuma?

Acción antiinflamatoria

El poder antiinflamatorio de la cúrcuma es comparado con el de la cortisona y el de la fenilbutazona, todo gracias a un compuesto llamado curcumina, responsable también de su exuberante color amarillo.

Por ésta razón, la especia en cuestión es excelente para tratar contusiones, heridas, incluso la molesta y dolorosa artritis. La gran ventaja de la cúrcuma frente a la cortisona y la fenilbutazona, es que ésta no produce efectos secundarios.

Favorece al sistema inmunológico

Su consumo previene ampliamente el desarrollo de diversos cuadros infecciosos y contribuye en la eliminación del cuerpo de agentes extraños y externos al mismo.

Sus grandes beneficios frente al sistema inmunológico se deben a que contiene arabinogalactanos.

Antimicrobiano

Las propiedades de la cúrcuma convierten a ésta especia en un excelente antimicrobiano, ya que bloquea el crecimiento de diversos microorganismos que producen la colecistitis; entre ellos se encuentran la Gaffjya, Sarcina y la Clostridium.

Por otra parte también combate microorganismos y hongos como el Estafilococo, Estreptoco, Entameoba histolytica, entre otros.

Protectora del cerebro

Diversos estudios han establecido que la cúrcuma funciona como protector de los tejidos pertenecientes al cerebro; claro está que también funciona en otros sectores vitales del cuerpo humano.

Específicamente el extracto de cúrcuma se encarga de proteger al organismo de sustancias tóxicas como el plomo y el cadmio.

Un aliado del hígado

Sustancias que componen la cúrcuma como la curcumina, el borneol, la turmenona, el ácido aceico y el eugenol, se encargan de proteger al hígado y a la vez funcionan como tónico biliar.

Por ésta razón, la cúrcuma es un aliado perfecto para la protección del hígado, y ayuda a combatir los cálculos en la vesícula biliar, a desinflamar el hígado si es necesario y a vaciar la vesícula biliar.

Un perfecto antioxidante natural

El carácter fenólico que posee la curcumina, principal componente de la cúrcuma, junto con el extracto acuoso, convierten a ésta especia en un perfecto antioxidante natural.

Comparado ampliamente con las vitaminas C y E, la cúrcuma reduce la peroxidación lipídica, la cual es responsable de diversas enfermedades.

Contribuye al combate contra el cáncer

La curcumina junto a la curcuminoides, los betacarotenos, el curcumenol, la cudiona, el limoneno, entre otros alojados también en la cúrcuma, se encargan de combatir el cáncer, siendo propiamente componentes anticancerígenos.

Dichos componentes, provenientes específicamente del rizoma de la cúrcuma, son especialmente efectivos a la hora de combatir y prevenir cáncer de boca y de colon.

Sobre este post