Tratamientos estéticos con cáscara de mandarina

La cáscara de mandarina contiene aceites esenciales y nutrientes que le hacen bien a la piel y al cabello. Conoce sus aplicaciones en la belleza

La mandarina es uno de los cítricos más populares en todo el mundo y también uno de los más beneficiosos. Durante años se ha demostrado que tiene un efecto positivo en el tratamiento de la arterioesclerosis, cáncer de pulmón y enfermedades provocadas por algún tipo de infección.

Pero más allá de ser deliciosa  y con muchas bondades para la salud, desde hace un tiempo también se ha demostrado que tiene efectos muy positivos como tratamiento de belleza, en especial para la piel.

Su alto contenido de vitamina C, antioxidantes y aceites naturales podrían contribuir a retrasar los signos del envejecimiento y otros problemas cutáneos.

La pulpa de la mandarina es jugosa, dulce y muy versátil. Sin embargo, a la hora de hablar de belleza, la mejor manera de aprovechar sus propiedades es utilizando su cáscara.

De hecho, en la actualidad la industria cosmética está utilizando la piel de esta fruta con el fin de extraer sus aceites naturales y todas las bondades para la belleza. ¿Quieres conocer sus aplicaciones?

Tratamientos de belleza que puedes hacer con cáscara de mandarina

1. Salud de la piel

El alto contenido de vitamina C de la mandarina es muy bueno para la piel, tanto en consumo interno como en su aplicación tópica sobre la piel.

Tomar el jugo de esta fruta de forma regular contribuye a mejorar el tono de la piel y su firmeza. Además, sus antioxidantes la protegen de los daños causados por los radicales libres y de la aparición temprana de las arrugas y otros signos del envejecimiento.

Visita además: Cómo preparar un aceite anticelulítico casero.

Tratamientos estéticos con cáscara de mandarina
© Valerii Zan – Fotolia.com

2. Piel brillante

Por su alto aporte de fibra dietética, esta fruta también ayuda a limpiar el sistema de todas esas sustancias tóxicas que pueden afectar de forma directa a la piel, provocándole manchas, acné y otras imperfecciones.

3. Lucha contra las arrugas

La aplicación tópica de cáscara de mandarina puede ayudar a disminuir las arrugas y aquellas líneas de expresión que hacen lucir el rostro más viejo y cansado.

4. Cura heridas

El uso de aceite de mandarina sobre las heridas tiene un efecto estimulante que facilita el crecimiento de nuevas células y tejidos, acelerando el proceso de recuperación de la piel.

5. Crecimiento del cabello

Contienen vitamina E y B12, nutrientes esenciales para inducir el crecimiento saludable del cabello.

Además, previene la aparición temprana de canas y al aplicar su jugo de forma directa sobre el cuero cabelludo, se regula el pH e incrementa el brillo.

Lee además: Aceite casero y masaje para reducir medidas en el abdomen.

¿Cómo utilizar la cáscara mandarina como tratamiento estético?

Aunque el jugo de mandarina es una buena opción en los tratamientos de belleza, la aplicación de su cáscara es el mejor complemento para obtener buenos resultados.

La primera forma de aprovechar sus bondades es mediante la preparación de un té:

Introduce unas cuantas cáscaras de mandarina en una taza con agua hirviendo, déjalas reposar 5 minutos y consume la bebida. También la puedes utilizar como enjuague para un pelo brillante.

Otra opción consiste en preparar una mascarilla exfoliante:

Muele unas cuantas cáscaras de mandarina hasta obtener un polvillo, mézclalo con una cucharada de aceite y utilízalo para exfoliar tu piel.

Por último puedes preparar una crema hidratante antiarrugas

Mezcla cáscaras de mandarina molidas con una cucharada de yogur natural y aplícala con un suave masaje por toda tu piel.

Sobre este post