Todo lo que deberías saber sobre la sábila para la salud y la belleza

Ya sabes que la sábila es un ingrediente excelente para la salud, utilizado por nuestras abuelas para muchas cosas, pero hoy te contaremos más cosas acerca de este gel que te encantarán ¡Pruébala!

La sábila o, también conocida como aloe vera es la planta más conocida a nivel mundial por sus extraordinarias propiedades que tiene para la salud, el cuidado de la piel  y el hogar.

El nombre científico de la sábila es Aloe Barbadensis,  es una planta que alcanza 50 cm de largo y 7 cm de grosos,  es de color verde claro. Se ha utilizado de generación a generación a través de la historia como tratamiento de enfermedades como la gastritis, varices, ulceras y otras.

Las hojas contienen tres capas: la primera es denominada coriácea exterior, es la que protege, La segunda es conocida como el acibare, es una capa fibrosa que segrega liquido amarillento verdoso y la tercera capa es por decirlo de alguna manera, el corazón donde se guardan sustancias con propiedades curativas y sus reservas de agua.

Cuenta con un gran contenido nutricional, contiene ácido fólico, minerales, vitamina A, C, E y B1, B2, B3, B6, B12, entre otros.

Todo lo que deberías saber sobre la sábila para la salud y la belleza Tipos de Sábila o Aloe vera

Miller o vulgaris

Su nombre es vulgaris por el taxonomista suido H. Miller, debido a la gran concentración de esta planta, decidió dedicar su vida al estudio de esta variedad. En honor a su investigador, lo llamaron Miller.

El origen de Miller está ubicado en marruecos hacia la costa, las islas de tangarife, canarias y cabo verde.
Mitriformis

Se denomina de esta manera debido a que presenta una forma de mitra (cabeza), tiene hojas cortas y anchas en forma de corazón, tiene la tendencia de abrirse cuando llega al suelo. Sus hojas son carnosas, pero por su tamaño inferior no genera productividad en el comercio.

Humilis

Recibe su nombre por el tamaño reducido, tiene hojas alargadas y pequeñas. Su color es verde más azulado y oscuro. Su rendimiento comercial es muy bajo.

Como se cultiva

Para cultivar esta planta se debe saber cuáles son sus dos enemigos naturales: el frío (por debajo de 10ºC) y el exceso de agua. Es muy resistente a la falta de agua y a las plagas.

Se puede cultivar en macetas, jardín, una terraza o un patio. Para reproducir la sábila lo podemos hacer a partir de los hijos que salen alrededor de la planta madre. Si se encuentra en las mejores condiciones, antes empezara a aparecer los hijos. Solo se tendrá que descubrir la raíz de la planta madre, se separa con una navaja la de los hijos y se planta en otro lugar.

Propiedades medicinales de la sábila

  • Tiene acción digestiva.
  • Ayuda a la regeneración de tejidos internos.
  • Regenera las células de la piel.
  • Elimina virus y hongos.
  • Protege el sistema inmunitario.
  • Tiene efecto analgésico.
  • Posee acción antiinflamatoria.
  • Tiene efecto depurativo.
  • Hidratante.
  • Astringente.

Beneficios de la sábila

Anti gástrico: al tener un gel con propiedades de regeneración celular y tisular, ayuda a curar las úlceras bucales, como las lesiones inflamatorias, irritativas de la mucosa gastro-intestinal.

Anti Asma

El gel actúa como broncodilatador por su acción vasoconstrictor, facilitando la respiración.

Antivaricoso

Reduce la presencia de los procesos varicosos por su acción vasoconstrictora, que evita la formación de estas.

Anti úlceras

Sus propiedades antiinflamatorias y la mucosa gastrointestinal destaca la acción protectora en lesiones, siendo su actividad anti ulcerosa.

Coagulante

El calcio, potasio y celulosa que se encuentran en la sábila, forman en las heridas una red de fibras que ayudan a las plaquetas de sangre a que coagulen de manera rápida, pudiendo cicatrizar.

Cicatrizante

El gel permite cicatrizar las heridas abiertas, además tiene un efecto antimicótico antiinflamatorio  que permite curar las heridas de la mejor manera.

Uso cosmético

Para el acné

Su beneficio para curar y prevenir el acné de sebe a su acción desinfectante, evitando que las bacterias que estimulan la formación de acné se reproduzcan.

Para la piel

Sus propiedades de hidratación y limpiador, permite la regeneración natural de la piel.  Sus vitaminas ayudan a la producción de nuevas células.

Para el cabello

Es idónea para el cuidado del cuero cabelludo y el cabello, ayudando a que crezca sano y se regenere correctamente.

Remedios caseros para el cabello a base de sábila

1. Sábila para el cabello

Ingredientes

  • 2 pencas de sábila.
  • 1 gorro de baño.
  • Licuadora.
  • Recipiente.
  • Cuchillo.

Preparación

Con el cuchillo sacamos la pulpa de la sábila, cuando ya se haya sacado se introduce la pulpa en la licuadora y se mezcla hasta que quede como gelatina y se  pasa a un recipiente.

Se debe lavar el cabello como de costumbre dos veces, aplicar la gelatina con la ayuda de los dedos, desde la raíz hasta las puntas masajeando suavemente. Poner el gorro y con la ayuda de un secador dar calor por pocos minutos, dejar reposar por 30 minutos y pasado este tiempo se debe lavar con abundante agua.

2. Sábila con miel (para la caída del cabello)

Ingredientes

  • 1 cucharada de miel.
  • 2 pencas de sábila.

Preparación

Sacar la pulpa de la sábila y licuarla hasta que quede un gel, luego se agrega la cucharada de miel. Aplicar la mezcla de sábila con miel solo en el cuero cabelludo, dando masajes, dejando actuar de 20 a 30 minutos, se  enjuaga con abundante agua fría. Repetir tres veces a la semana.

3. Sábila y aceite de coco

Ingredientes

  • 1 penca de sábila.
  • 2 cucharadas de aceite de coco.

Preparación

Licuar la pulpa de la penca de sábila y agregar las dos cucharadas de aceite de coco.  Se debe aplicar la mezcla en todo el cabello masajeando, con los dedos o un peine, se deja actuar por 30 minutos y se enjuaga con agua fría.

4. Mascarilla de sábila para la piel sensible

Ingredientes

  • 2 cucharadas de yogur natural.
  • 4 cucharadas de gel puro de sábila.
  • 6 cucharadas de jugo de pepino fresco.

Preparación

Mezclar todos los ingredientes, aplicarlo en el rostro y el cuello dejando actuar por 20 minutos. No se debe frotar la cara. Se enjuaga el rostro con agua tibia y luego fría, se recomiendo secar con una toalla limpia y suave dando pequeños golpecitos. Realizar una vez por semana.

Loading...

Sobre este post