¿Por qué deberías congelar el aloe vera o sábila? Aquí te lo contamos

El gel de aloe vera o sábila es un ingrediente que no falta en nuestros hogares debido a sus beneficios, pero hoy que sabes que puedes congelarlo no vas a dejarlo de usar jamás

La sábila (aloe vera) es uno de esos productos naturales que se han utilizado de generación en generación y cada día se van descubriendo más beneficios tanto para la salud como para la belleza. Y es que si nos fijamos casi en todas las casas tienen una planta de sábila, ya que las abuelas y las madres la utilizan en muchos remedios caseros y tratamientos estéticos.

Lastimosamente aunque el gel de sábila o aloe vera es tan beneficioso y se usa en tantos remedios caseros, muchas veces se pierde la mayor parte del gel ya que se usa sólo un poco y el resto debido a su consistencia es muy difícil de manipular y guardar de manera adecuada, por lo que terminamos botando el resto y este sobrante podría ser utilizado si lo congelamos.

Por suerte esta técnica de aloe vera o sábila congelada está siendo tan utilizada y de fácil almacenamiento, además de ser súper beneficioso para nuestra piel y de manera sencilla podremos preparar nuestros remedios caseros sin perder ni un poco de esta fabulosa planta.

Hoy te enseñaremos a preparar el aloe o sábila congelada y te contaremos todos los beneficios que obtendrás al hacerla y utilizarla ¡No te lo pierdas!

Por qué deberías congelar el aloe vera o sábila

¿Por qué deberías congelar el gel de la sábila?

El gel como ya lo mencionamos anteriormente es muy beneficioso tanto para nuestra belleza como para nuestra salud y la mayor parte de los remedios caseros que realizamos suelen usar el gel recién extraído de la penca, pero como no se usa toda se suele perder el resto del gel, algo que podríamos estar utilizando otro día para el mismo u otro remedio casero y es desaprovechado.

Por esta razón es tan eficaz esta técnica de congelar el aloe vera, ya que además de no desperdiciar ni una gota de ese fabuloso gel, también obtendremos excelentes beneficios al hacerlo, ya que esto no disminuye su eficacia y no vas a creer lo que estos hielitos de aloe le hacen a tu piel.

¿Cómo congelar el gel de aloe vera o sábila?

Este procedimiento es muy sencillo, simplemente debes tener a la mano una penca de sábila grande y una cubetera de plásico o silicona.

Preparación

  • Lo primero que debes hacer es retirar la parte verde de la penca de la sábila, dejando únicamente el gel del aloe vera que es nuestro ingrediente principal y fabuloso.
  • Con la ayuda de una cuchara podremos retirar cualquier resto de gel que quede pegado en la cáscara de la penca para no perder ninguna cantidad.
  • Parte el gel en cuadros y ve colocándolos en la cubetera.
  • Lleva la cubetera llena de gel al congelador y déjala allí hasta que se congele y así poder usarla de manera sencilla.
  • Si deseas agregarle algo más a este fabuloso gel para potenciar su efecto en la piel y para que dure más tiempo, puedes añadir gotas de  jugo de limón a cada espacio de la cubetera con gel o unas gotas de vitamina E que también es muy beneficioso para tu piel.

¿Cómo utilizar el aloe vera congelado?

Cuando el gel de la sábila ya esté congelado, puedes utilizarlo sin problemas y obtener todos sus beneficios. Aquí te decimos cómo puedes usarlo y cuándo:

1. Quemaduras

Si te quemaste ya sea con el sol o en la cocina, no te preocupes, este hielo de aloe vera te va a ayudar mucho ya que además de refrescarte también es un excelente cicatrizante.

Simplemente debes lavar muy bien la zona a tratar y aplicar suavemente un cubito de hielo de sábila. También puedes dejar descongelar el hielo y aplicar el gel en la zona afectada hasta que esta se recupere.

2. Venas várices

Cuando tenemos venas varices una de las molestias principales es la inflamación de la zona, por lo que el aloe vera es un remedio casero muy efectivo para desinflamar y la aplicación de este aloe congelado también nos ayuda a disminuir las arañitas vasculares.

Para utilizarlo debes envolver el hielo de aloe vera en un paño suave y delgado y masajea suavemente las zonas en donde tienes venas varices. Vas a notar un alivio inmediato. Aplica mínimo tres veces a la semana.

3. Ampollas y hongos

Muchos sufrimos de ampollas y hongos en los pies, debido al calzado o no secarnos muy bien después de la ducha, por lo que el aloe vera congelado es un excelente remedio para eliminar las molestas y dolorosas ampollas y trata también los hongos.

Para utilizar el aloe debes descongelar el hielo y lavar muy bien los pies, una vez el gel esté descongelado, debemos frotarlo en las zonas afectadas y dejarlo actuar allí todo el día o la noche.

Lee además: Descubre los beneficios de la terapia del limón congelado.

4. Combatir el acné

Es bien sabido que la sábila es un excelente producto para la piel de nuestro rostro, ya que además de ayudarnos a cicatrizar, también nos humecta, nos otorga firmeza, entre otros. Pero en este caso también nos ayuda a tratar el acné y las cicatrices que este nos deja.

Para usarlo simplemente debemos tomar un cubo de hielo de aloe vera y con nuestro rostro limpio pasar el gel por todo el rostro sobretodo por las zonas donde tenemos acné y cicatrices. Deja actuar toda la noche y repite la aplicación en la mañana pero esta vez si es importante que laves muy bien tu rostro con agua fría para poder maquillarte.

5. Piel perfecta

Como ya lo hemos mencionado el gel de aloe vera en este caso congelado es muy beneficioso para la piel de tu rostro, en este caso te ayudará a evitar el envejecimiento prematuro, hidrata la piel, le otorga brillo y ayuda a reducir las imperfecciones.

Puedes dejar descongelar el hielo o triturarlo así congelado y añadirle otros ingredientes como aceite de coco o de oliva. Con tu rostro limpio, aplica este gel en todo tu rostro y cuello, haciendo un suave masaje. Déjalo actuar durante una hora o toda la noche y repite su uso tres veces a la semana todas las noches.

6. Eliminar ojeras y desinflamar ojos

¿Amaneces con los ojos inflamados y con ojeras?, no te preocupes, estos cubitos de aloe vera son fabulosos para combatir ese problema y lucir una mirada más despierta.

Sólo tienes que pasar el cubito de hielo por el rededor de tus ojos suavemente y notarás como las ojeras y la inflamación van desapareciendo. Además con el paso de los días notarás el contorno de tus ojos más joven y humectado.

Visita además: Descubre 6 formas útiles de usar hielo en tu belleza.

Como vez el aloe vera es increíble para tu piel y ahora que sabes como debes almacenarlo para que dure más tiempo, también sabes que de esta forma te ofrece muchos beneficios. No dejes de probarlo ya que te vas a sorprender.

No te puedes ir sin leer:

  • Tónico capilar de aloe vera para estimular el crecimiento
  • Aprende a preparar un gel natural para disminuir las estrías, quemaduras y manchas
  • Temas de interés