Quiero trabajar y mi esposo no me apoya

El artículo del día de hoy está especialmente dedicado a una de las hermosas mujeres que nos visita todos los días y con la que he tenido la dicha de hablar. Deseo compartir con ustedes parte de su historia (con permiso de ella), tal vez alguna de ustedes se sienta identificada con ella y pueda a lo largo del artículo aconsejarla y darle la fuerza para continuar con sus sueños y si es tu caso, tú también puedas tomar algo para salir adelante.

Ella es una mujer de 24 años, casada desde hace varios años y madre de tres hijos, que durante toda su vida ha trabajado en su profesión de estilista y belleza en general y se ha hecho cargo de su familia, incondicionalmente y con mucho amor. Pero por cuestiones de la vida dejó de trabajar y lleva siendo ama de casa durante dos años y luego de ese lapso de tiempo tiene las ganas y el sueño de regresar a trabajar pero lastimosamente su esposo no la quiere dejar y no la apoya, además no ha encontrado la forma de hacerle entender a él que eso es lo que ella quiere y que como mujer desea ser emprendedora, surgir, aportar y crecer.

¿Qué hacer cuando tu esposo no quiere que trabajes?

Siempre he pensado que el trabajo del hogar es uno de los más fuertes, pesados, mal pagos, admirable, entre otras cosas más y las mujeres deben hacer muchos oficios al mismo tiempo, son administradoras, sicólogas, contadoras, decoradoras, consejeras, asesoras de moda, chef, profesoras, etc., sin embargo a pesar de todo eso, se convierte en una tarea monótona, que para muchas mujeres no es gratificante para su crecimiento personal y profesional y dentro de sus planes de vida está incluido ser una súper mamá, pero también una súper mujer, emprendedora y trabajadora, pero su pareja también debe estar en sintonía con ese crecimiento personal y profesional.

Comencemos por decir que muchas mujeres no tienen una vida feliz, digna y satisfactoria, porque dependen económicamente de sus parejas y el deseo de surgir como mujeres independientes, trabajadoras y al mismo tiempo madres y esposas, se ve obstaculizado por sus esposos, quienes no quieren que sus esposas trabajen. Puede que para muchas no sea un grave problema depender económicamente de su pareja, pero si lo es, ya que tu autoestima se ve carcomida y anulada día a día, presentándose temor o sumisión ya que no existe la forma de salir adelante si esa persona no lo hace por ti. Pero piensa … ¿si esa persona llega a faltar a donde irás?.

Muchos de los hombres que piensan de esta forma, suelen ser inseguros y controladores y en la mayoría de los casos es por machismo, porque creen que las mujeres van a ser mejores que ellos, van a ganar más dinero y por consiguiente tendrán más libertad y siempre existirá esa competencia laboral por parte de ellos, lo que hace que no deseen que sus esposas surjan como mujeres trabajadoras. A diferencia de las mujeres que siempre celebramos el éxito de nuestras parejas y vemos con buenos ojos sus logros y su brillo en todo sentido.

Además cuando tu pareja te conoció sabía que eras una mujer trabajadora y no puede venir de buenas a primeras a decirte que no puedes trabajar, porque te debes a tu hogar. Piensa que nadie puede prohibirte a hacer lo que deseas, si permites que esto continúe con el tiempo vendrán otro tipo de prohibiciones como “no permito que te vistas de tal forma”, “no puedes salir”, entre otras y no puedes dejar que te sometan a sus designios, porque estás dejando fuera de tu relación la conversación, la negociación y el respeto. Como mujer no puedes cargar con la inseguridad de otro. Cuando alguien te impide cumplir con tus metas personales, negándote la posibilidad de crecer como mujer, está negándote y atentando contra tu crecimiento personal y tus derechos, muy al contrario, él te deberá alentar y sentirse orgulloso de tener una mujer muy segura de sí misma, y que a pesar de que tiene todas las comodidades en su hogar, sabe que necesita realizarse, y sentirse satisfecha con lo que hace. Tu esposo no se ha dado cuenta que la superación de la mujer es ahora una cosa muy importante y beneficia el mejor vivir de una familia.

Es normal pero no aceptable que los hombres gusten de tener a sus parejas dedicadas y dependientes de él, de la familia, del hogar y de los hijos, pero es una herencia generacional que ha cambiado a lo largo de los años, las mujeres hoy en día buscamos sentirnos realizadas y felices, haciendo actividades que supongan un esfuerzo intelectual más allá del hogar, por eso la comunicación en la pareja es tan importante, ya que deben convencerse juntos que la familia se busca entre los dos y que tú también puedes aportar en ella. Tienes que asumir el rol de esposa y de ser humano.

Coméntale sobre lo interesada que estás en probar tus propias capacidades personales, académicas y laborales. Hazle ver que eres tan y mas importante que su ego, eres una mujer que merece sentirse plena en todos los aspectos, si él quiere mantener toda la casa que bueno, pero dile que no se trata de dinero si no de tu felicidad, una mujer necesita retos mas haya de esa mancha en la camisa o una casa impecable. Por qué siempre el hombre tiene que pensar mal cuando una mujer decide hacer algo fuera de lo común… La mujer debe ejercer su propio derecho a tomar decisiones sin temor a equivocarse y sin temor al qué dirán o qué pasará. Si definitivamente han decidido juntos que lo mejor es que permanezcas en el hogar y aún así deseas continuar con tus sueños de trabajar, puedes comenzar un negocio desde casa y de esta forma no descuidarás tu hogar y te sentirás realizada como mujer. Si definitivamente dentro de los planes como familia no está que trabajes, debes asumirlo con tranquilidad y responsabilidad, ya que fue decisión de los dos y nadie te lo impuso.

Te invito a reflexionar sobre este tema y espero de todo corazón que haya hecho mella en ti de algún modo, porque nosotras lo podemos hacer, créanlo y anímense. Con mucho cariño como siempre para ustedes.

Mujer… cómete el mundo, sal a triunfar y brilla con luz propia, lánzate no tengas miedo.

Loading...

Sobre este post