¿Te comes las uñas? Entérate de 5 razones por las cuales no debes hacerlo

Procura dejar de 'comerte las uñas', puede traer consigo pésimas consecuencias. Entérate aquí de qué se trata:

Aunque no es una práctica bien vista por la mayoría de las personas, ‘comerse las uñas’ es realizada por gran parte de la población, especialmente en situaciones tensas de nervios o ansiedad, lo que conlleva hacerlo, incluso, de manera involuntaria.

Este mal llamado científicamente como onicofagia se puede presentar en cualquier etapa de la vida y además de ser estéticamente feo, también suele provocar malas cosas para la salud de nuestro organismo.

¿Te comes las uñas? Entérate de 5 razones por las cuales no debes hacerloA continuación les expondremos una serie de razones para no ‘comernos las uñas’, un mal evitable a toda costa.

Dolor constante

Cuando acostumbramos a ‘comernos los uñas’ mantenemos las mismas y los dedos bastante heridos a causa de las mordeduras de los dientes, por tal razón, estas zonas del cuerpo mantendrán bastante sensibles.

Tal sensibilidad contribuye a que los dedos y la zona donde termina la uña mantengan adoloridas; cosas tan sencillas como abrir una bolsa con frituras, escribir en el computador o en una agenda, incluso rascarnos, puede resultar una misión apoteósica a causa del dolor.

Enfermedades causadas por bacterias

Generalmente las uñas son un gran lugar para la proliferación de las bacterias, por lo tanto, el constante roce entre la boca y nuestro dedos puede conllevar diversos padecimientos provocados por las miles de bacterias que se encuentran allí.

Según la ciencia, la parte inferior de las uñas son el lugar perfecto para que se den bacterias como la E Coli y la Salmonellla, aunque otras también pueden yacer aquí por el excesivo contacto de los dedos con todas, o la mayoría de cosas que nos rodean.

Vergüenza

Aunque se lea un poco extraño, realizar esta práctica puede llevar a que la persona que la padece sienta algo de frustración y vergüenza, especialmente por la apariencia de sus dedos completamente mordidos.

Con el paso del tiempo, si este mal no se trata, puede desembocar en problemas de orden emocional y social.

Dolor en las articulaciones

Cuando leemos este punto, lo normal es pensar que los dolores se presentan en las articulaciones de las falanges (dedos) que mantenemos mordiendo, sin embargo, los dolores se presentan en las articulaciones de la zona cervical en el cuello y en la mandíbula.

Son datos sorprendentes, pese a eso el extremo y repetitivo esfuerzo realizado por el cuello y el los maxilares por morder los dedos, lleva a que las articulaciones se inflamen y produzcan un dolor bastante molesto.

Problemas de crecimiento en las uñas

Aunque es un caso extremo, cuando las personas que acostumbran a realizar ese ‘ritual dañino’, pueden arrancar las uñas por mitades o por completo, afectando demasiado la salud de los dedos y de las mismas.

Al arrancarlas con los dientes, los dedos presentarán bastantes problemas con respecto al crecimiento de las uñas, éstas irán paulatinamente saliendo pero de una forma bastante irregular e inadecuada.

Aparte del problema de salud presentado en las uñas, que se encontrarían debilitadas y ajenas a diversos nutrientes despojados por los dientes, también se verán estéticamente mal.

Un dato ‘menor’: aunque la estética y la belleza es un factor menos para las personas que acostumbran a realizar tal práctica, aplicar esmaltes con sabores fuertes o amargos, pueden llevarlos a dejar este ‘vicio’, a la vez que se verán estéticamente bien las uñas.

Sobre este post