Cómo prevenir y tratar naturalmente las várices

¿Tienes venas várices y no sabes cómo tratarlas? En el siguiente artículo te indicamos cómo tratar y prevenir naturalmente este problema

Las várices son venas inflamadas que, por lo general, se pueden ver bajo la superficie de la piel. Estas aparecen principalmente en las piernas, pero pueden llegar a formarse en cualquier otra parte del cuerpo.

Aunque las várices son —relativamente— difíciles de tratar, y resulta algo complicado eliminarlas sin tener que recurrir a las cirugías o a las dolorosas inyecciones, es bueno saber que existenremedios caseros efectivos para sobrellevar el problema de las anti-estéticas «arañitas». Sigue leyendo para conocer más sobre ello.

Remedios y consejos para el tratamiento de las várices

1. Gel de aloe vera

Aplicar sólo en las zonas afectadas de las piernas (o donde se encuentren las venas várices) haciendo un suave masaje. Se debe aplicar todos los días para poder obtener los resultados deseados.

Zanahoria, gel de aloe vera y vinagre de manzana Colocar sobre la zona afectada una mezcla de zanahoria rallada con un poco de gel de aloe vera y un poco de vinagre de manzana. Mientras se aplica esta mezcla se deben mantener las piernas en alto, dejando que estas compresas actúen por lo menos durante veinte minutos. Retirar con abundante agua tibia.2. Vinagre de manzana

En primera instancia, se debe hacer un suave masaje y luego se coloca un paño bien mojado con este vinagre en la parte afectada. Dejar actuar durante veinte o treinta minutos todos los días o día de por medio.

3. Baño caliente en las piernas

Se recomienda hacer —a menudo— baños en las piernas con agua caliente, una taza de vinagre de manzana y un puñado de sal gruesa. Esto ayudará a desinflamar las piernas afectadas por las venas várices, ya que de esta manera se activa y mejora notablemente la circulación de la sangre.

4. Descanso cada día

Al terminar el día se debe tomar —siempre que sea posible— un descanso donde se eleven las piernas, por lo menos, durante veinte minutos. Esto ayudará a desinflamar y relajar las piernas, ya que durante toda la jornada se han visto obligadas a soportar el peso del cuerpo o a estar en una misma posición durante un período extenso de tiempo.

5. Realiza ejercicio físico

Se recomienda hacer algún tipo de ejercicio físico durante media hora todos los días, ya que así se evitará la formación de venas várices, además permitirá reducir las que ya se han presentado. El ejercicio más efectivo es caminar.

6. Zanahoria, gel de aloe vera y vinagre de manzana

Colocar sobre la zona afectada una mezcla de zanahoria rallada con un poco de gel de aloe vera y un poco de vinagre de manzana. Mientras se aplica esta mezcla se deben mantener las piernas en alto, dejando que estas compresas actúen por lo menos durante veinte minutos. Retirar con abundante agua tibia.

Consejos para prevenir las aparición de venas várices o arañitas

  • No permanecer durante mucho tiempo sentada. El ejercicio es fundamental para evitar que las várices aparezcan.
  • No cruzar las piernas al sentarse, por lo menos durante un tiempo muy prolongado. Esta posición puede hacer que las venas empeoren o que se formen, ya que la sangre se detiene al no poder circular con libertad.
  • Elegir con cuidado el calzado. Este no debe ser demasiado alto o estrecho.
  • No usar ropa ajustada y evitar el uso de fajas y medias que se ajusten demasiado en la parte media de las piernas.
  • Mantener el peso controlado. El exceso de peso favorece la aparición de las várices.
  • Consumir vitaminas como la A y la C, ya que facilitarán una mejor circulación sanguínea.
  • Realizar masajes suaves en las piernas, empezando desde los tobillos y avanzando hacia la parte alta de las piernas.

¡Recuerda!

El uso de cremas y geles especiales para tratar las várices son un complemento de todos los procesos que se deben seguir para aliviar esta condición. Recuerda que es supremamente importante asistir donde el médico para tratar los problemas varicosos. Todos los remedios anteriormente expuesto se deben complementar con ejercicios, una sana alimentación y unos hábitos saludables de vida.

Sobre este post