Macrolane, la nueva terapia no invasiva para aumentar los senos y los glúteos sin pasar por el quirófano

La cirugía cada vez nos sorprende más con sus avances, se tienen mayores garantías de seguridad a la hora de ir al quirófano, pero sin embargo y pese a todos estos avances muchas mujeres no se someterían a una cirugía estética por miedo a los riesgos que causan las intervenciones.

Por esta razón la medicina dedicada a este campo de la estética y la belleza se ha planteado sustituir los métodos tradicionales por nuevos tratamientos que permitan moldear nuestra figura pero sin la necesidad de pasar por el quirófano. Además esta creciente demanda ha llevado a desarrollar técnicas sin cirugía basadas en la aflicción de terapias de belleza no invasivas.

A muchas de nosotras nos gustaría cambiar alguna cosita de nuestro cuerpo para mejorar la imagen y además sentirnos más seguras en algunos aspectos, ya que la impresión que produce un físico agradable ayuda a reforzar nuestra autoestima.  Y ahora es posible realizar cambios de imagen de manera natural, sencillo y bien tolerado por el cuerpo.

Esta nueva tecnología versátil e innovadora se llama “Macrolane”, una sustancia natural que puede aumentar el tamaño de los senos sin la necesidad de colocar implantes, además define y moldea los glúteos, atenúa las cicatrices o rellena hoyos luego de una liposucción. Macrolane permite prescindir del bisturí para su aplicación, resultando por lo tanto menos lesivo que las cirugías convencionales, sufrir menos dolor y reducir el tiempo de la recuperación. El único problema que se plantea la comunidad médica en torno a esta nueva terapia Macrolane es cada cuánto tiempo es recomendable reinyectar el gel, ya que los resultados no son permanentes.

Macrolane es una alternativa a tener en cuenta para aquellas mujeres que desean realizar algún retoque a su cuerpo sin los riesgos de una operación y sin cicatrices visibles.

Macrolane es una sustancia inyectable para el relleno del contorno corporal basada en la tecnología NASHA, patentada por los laboratorios Q-MED. Los geles elaborados con la tecnología NASHA están formulados con ácido hialurónico (AH), fabricado biotecnológicamente y sometido a un proceso por el cual menos de un uno por ciento del AH es estabilizado para formar una red estable tridimensional. La pureza del AH se basa en su origen no animal y en ser biológicamente biodegradable, lo que asegura una mayor permanencia en el cuerpo y un menor riesgo de infecciones.

Mediante una simple inyección puede restaurar el volumen natural del cuerpo o mejorar el tono de cualquier superficie corporal. Una de las aplicaciones más innovadoras que tiene es la del remodelado de lo senos ya que permite aumentar una talla de sin pasar por el quirófano.

Ventajas de Macrolane

Frente a otras intervenciones definitivas, los resultados de Macrolane no son permanentes por lo que si temes arrepentirte de haber retocado algo de tu cuerpo, tal vez esta sea la mejor opción para mujeres más inseguras.

Además, no se trata de un procedimiento quirúrgico como la colocación de implantes y por lo tanto no requiere de anestesia general (solo local) y no deja cicatrices visibles. El tiempo de recuperación es breve por lo que el paciente puede reincorporarse casi de inmediato a su trabajo y actividades cotidianas.

¿Qué partes del cuerpo se pueden mejorar con Macrolane?

Senos: Macrolane al ser una sustancia inyectable no deja cicatrices de incisión. Hasta el momento operarse el pecho sin cicatrices solo era posible mediante la infiltración de la propia grasa corporal; pero este método dependía siempre del volumen de grasa del propio paciente y en algunas ocasiones no era viable por la falta de grasa suficiente en otras zonas para poder reinyectarla. Buscando alternativas a esta técnica, nace Macrolane, un polisacárido natural presente en nuestro organismo por lo que no se desestabiliza ni tiene riesgos de infecciones por tratarse de un producto de origen no animal.

Para aumentar los senos con Macrolane, el especialista hace una exploración previa del pecho de la paciente y una analítica. Se realizan fotos de frente y de perfil y se valoran los posibles resultados. A continuación, el especialista marca las zonas donde se debe inyectar el gel. Se esteriliza la zona y se procede a la administración de la anestesia local, generalmente lidocaína. A través de una mínima incisión, se introduce la pequeña cánula con la que se repartirá el gel. El doctor deberá moldear el producto.

Naturalmente debido a que los resultados de Macrolane no son permanentes, no se puede decir que sustituya definitivamente a las mamoplastias de aumento pero sí es capaz de corregir defectos como una diferencia de tamaño entre ambos senos, falta de volumen, etc.

Glúteos: Muchas mujeres con el paso de la edad sufren de flacidez. Los glúteos es una de las zonas más propensas a la gravedad y es muy frecuente perder tono y firmeza en esta parte del cuerpo. Otras veces se debe a factores hereditarios por los cuales los músculos del glúteo están poco desarrollados por mucho ejercicio localizado que hagamos.

Hasta el momento, hay un cierto rechazo por parte de los cirujanos a colocar prótesis de aumento en la zona de las nalgas ya que pueden aparecer hernias. Los glúteos soportan el peso del cuerpo al sentarse y esto crea bastantes problemas con los implantes. Además las cicatrices quirúrgicas para introducir las prótesis en esta zona son muy evidentes. Ahora, en cambio, gracias a Macrolane las mujeres y los hombres pueden disfrutar de unas formas más sensuales y redondeadas sin las complicaciones que traen consigo los implantes.

Para rellenar el área anatómica de los glúteos, se infiltra Macrolane al nivel del tejido celular subcutáneo, resaltando aquellas zonas donde más lo necesita el paciente. Después de la intervención el paciente puede reincorporarse a sus actividades cotidianas sin necesidad de llevar ningún vendaje compresivo.

Además de las zonas antes mencionadas, Macrolane es capaz de recuperar el volumen y el contorno de las superficies corporales, igualando irregularidades de la superficie de la piel como aquellas que se producen después de una liposucción o de una cicatriz quirúrgica.

Si bien como comentamos los riesgos derivados de la intervención son casi inexistentes, sí es posible que se produzcan reacciones adversas tales como picor, enrojecimiento, hinchazón, hematoma y otras molestias leves que desaparecerán en un par de semanas. Es recomendable evitar el ejercicio físico durante la primera semana posterior al tratamiento para impedir que se produzca presión en el área.

En cuanto a su duración, el gel Macrolane ha sido diseñado para que dure al menos un año. Una vez finalizado este tiempo se hace necesario un retoque para mantener los resultados que se lograron con la primera aplicación.

Este tipo de técnicas deben ser realizadas solo por especialistas que hayan recibido formación específica y están en capacidad de administrar Macrolane. Verifica que tu médico cuenta con dicha preparación. En Bogotá y Medellín, son las únicas ciudades donde ya se está haciendo este tipo de intervención y los costos aproximados están entre 3 y 4 millones cada inyección.

Fuente: somosbellas