Las 6 claves para acabar con la flacidez corporal

La flacidez es un problema muy difícil de combatir pero no es imposible. Descubre las 6 claves para acabar de una vez con la flacidez de todo tu cuerpo

La flacidez es la pérdida de firmeza de la piel que se produce cuando se debilitan las fibras de colágeno y elastina. Este problema es bastante común puesto que en su aparición influyen factores como la mala alimentación, el embarazo, los cambios bruscos de peso, la obesidad, entre otros.  Independientemente de cuál sea su causa, la flacidez es uno de los problemas más difíciles de combatir, pues se requiere de mucha disciplina y voluntad para volver a recuperar la firmeza de la piel y una serie de cuidados especiales que son claves en este proceso.

Si estás dispuesta a asumir el reto de reafirmar tu piel y eliminar por completo la flacidez, ten en cuenta las siguientes 6 claves que son esenciales para obtener buenos resultados.

Las 6 claves para acabar con la flacidez corporal Modifica tus hábitos alimenticios

Antes de adoptar un plan de ejercicios y/o utilizar algún producto para reducir la flacidez, es muy importante que adoptes hábitos alimenticios saludables que te permitan combatir por completo este problema y evitar que vuelva a aparecer. Si no eres capaz de dejar la comida chatarra, las grasas y todo eso que le hace mal a tu cuerpo, créeme que ningún otro truco te servirá para combatir la flacidez.

Realiza ejercicios localizados

Los ejercicios localizados permiten trabajar específicamente esas áreas del cuerpo donde hay una mayor concentración de flacidez. Por ejemplo, puedes realizar abdominales para reducir la cintura o levantar pesas para tonificar los brazos. Así mismo, también puedes buscar rutina para los glúteos, el busto, el rostro, el cuello y todas esas áreas que reflejan flacidez.

Complementa tu rutina con cardio

Los ejercicios cardiovasculares nunca sobrarán en una buena rutina y siempre ayudarán a mejorar los resultados que esperamos. Este tipo de ejercicios ayudan a activar el metabolismo y son claves para quemar la grasa localizada que es la responsable de la flacidez.  Realiza por lo menos 30 minutos de ejercicios cardiovasculares al día y goza de todos sus beneficios.

Incrementa tu consumo de agua

El consumo de agua es vital para tener una piel saludable, firme y libre de imperfecciones. El agua es esencial para la producción de colágeno y elastina, que son los compuestos que le dan firmeza a la piel. Recuerda que lo ideal es consumir por lo menos dos litros de agua al día para aprovechar al máximo todos sus beneficios.

Hidrata tu cuerpo todos los días

Además de consumir más agua todos los días, es muy importante hidratar todo el cuerpo con una buena crema reafirmante que contenga Q10, colágeno, retinol o elastina, así como vitaminas y nutrientes esenciales para la piel. Estas cremas vienen en diferentes presentaciones y son una excelente ayuda para reafirmar la piel.

Crema casera para combatir la flacidez

Si no quieres invertir dinero en las cremas para combatir la flacidez y prefieres la alternativa casera, estas cremas reafirmantes naturales también te ayudarán a obtener buenos resultados. Obviamente es importante complementar su aplicación con los consejos anteriores para ver los cambios rápidamente.

1. Primera crema 

Ingredientes

  • 1 vaso de yogur natural.
  • El zumo de un limón.

¿Cómo prepararla?

Mezcla ambos ingredientes en un recipiente y luego aplícalos en las zonas más afectadas por la flacidez. Realízate masajes circulares con la crema casera, déjala actuar media hora y luego retírala con agua fría. Lo ideal es que te la apliques dos veces por semana

2. Segunda crema

  • Aceite de bebé pequeño
  • 4 Pastillas de alcanfor

¿Cómo prepararla?

Tritura muy bien las pastillas de alcanfor y añádelas al tarro con el aceite de bebé, revuelve muy bien y deja reposar por una semana. Aplica todos los días en las zonas que deseas tonificar, dando masajes vigorosos durante 20 minutos.