¿Está bien revisar las cosas de tu pareja, para asegurarte que no te está engañando?

Cuando la desconfianza en nuestra pareja nos carcome y más aún cuando existen señales que indican que algo está pasando con nuestra relación, llamado “tercera persona”, solemos buscar la forma de encontrar la verdad, investigando hasta debajo de las piedras, desesperadas por una respuesta.

Sin embargo ¿qué tan aceptable es revisar las cosas de nuestra pareja, cuando se está buscando la verdad?.

Para quienes han pasado por esta incertidumbre, en la que todas las señales indican que hay una tercera persona en la relación, podría ser aceptable revisar las redes sociales, el correo electrónico y el celular de su pareja, cuando ellos no se percatan de la situación. Pero para quienes no han tenido este tipo de experiencias, pueden pensar que es una falta de respeto revisar las cosas de sus parejas y preferirían acudir a la comunicación, para de esta forma saber si existe una infidelidad.

Esta bien revisar las cosas de tu pareja para asegurarte que no te esta enganandoPero si analizamos la situación, cuando nuestra pareja está siendo infiel, lo último que desea es que nosotras nos enteremos y por esta razón intenta de cualquier modo ocultar su asunto, así que la comunicación en estos casos, lleva a más mentiras y a alimentar una relación de tres personas, en la que una de ellas sufre por culpa de esa infidelidad y por esta razón se acude a este tipo de medidas desesperadas en búsqueda de la verdad.

Pero por otro lado pienso que el que nada debe, nada teme y no por esa razón tu pareja no tendría por qué esconder su celular, contestar cuando está completamente solo o escondido, recibir llamadas extrañas en la noche, etc., pero también debemos ser conscientes del respeto hacia la privacidad del otro, ya que a nadie le gusta que escudriñen en sus cosas, para descubrir algo, que con comunicación se puede averiguar.

En estos tiempos la disponibilidad de la información es grandísima, por lo que es muy fácil acceder a ese tipo de cosas de muchas maneras y es muy tentador utilizar nuestro tiempo libre o cualquier descuido de nuestra pareja para averiguar de más. Pero cuando encontramos las pruebas de una infidelidad, que nos destrozan el alma y la tranquilidad, pensamos si lo mejor hubiera sido no haber visto nada y haberlo preguntado.

Lo más curioso de toda esta investigación que realizamos en las cosas de nuestras parejas, es que a los hombres se les descubre muy fácilmente cuando son infieles, ya que cambian demasiado en sus actitudes cotidianas y nosotras contamos con un sexto sentido que no lo dice todo, pero aun así lo más asequible para nosotras, es indagar en sus pertenencias en busca de algún desliz, que lo haga caer.

En otras ocasiones, simplemente revisamos sus cosas porque tenemos muchas inseguridades, no solo en ellos, sino en nosotras mismas y nos convertimos en detectives, inventándonos cosas que no están pasando, lo que genera molestia en nuestra pareja y cuando se cruza la línea, olvidándonos de su derecho a tener cosas privadas, podemos encontrar no una infidelidad, sino la culminación de la relación, por nuestra culpa.

Por eso te aconsejo… No sigas revisando sus cosas, sea cual sea la verdad, no te sigas matando la cabeza todos los días pensando en cómo vas a hacer al día siguiente para ver su celular o revisar sus redes sociales, obviamente no te estoy diciendo que te hagas la de la vista gorda si estás casi segura que algo está pasando, simplemente quiero decirte que existen otras formas, que te ayudarán a determinar si tu pareja te está siendo infiel.

Es mucho mejor ser acusada de “loca”, que de metiche, por estar invadiendo la privacidad de tu pareja. Si lo deseas, coméntale que estuviste revisando sus cosas porque tienes temor de que te esté engañando y cuéntale por qué has notado este tipo de cambios en su actitud. Acepta que cometiste un error al investigar en sus cosas y ofrécele disculpas, pero también exígele que te diga la verdad.

Recuerda que violar la privacidad del otro es una conducta de denota inseguridades y también imposición, y, la privacidad de los dos es un elemento primordial en una relación, ya que de allí parte la confianza y si necesitas estar revisando sus cosas para confiar en él, tu relación no está nada bien, más cuando no hay señales de infidelidad y por el contrario él se porta muy bien contigo.

En mi opinión, lo más sano es que si sospechas de algo y las señales indican que en tu relación hay una tercera persona, hables, acude a la comunicación y busca la verdad con la palabra.

La persona que mereces, es aquella que teniendo la libertad de hacer lo que quiera, te elige a ti en todo momento ♥♥CaritO♥♥ 

Sobre este post