Cómo hablar en público

Cuantas veces no te has visto enfrentada a los nervios que se sienten cuando se debe hablar en público, tiemblas, tartamudeas, repites mil y un veces la misma palabra, no concretas las ideas y en conclusión, quisieras que se abriera un hoyo y nos tragara la tierra, no solo en una exposición en la universidad o en el colegio, muchas veces la timidez hace que no puedas mantener tampoco conversaciones en donde haya un grupo grande de personas.

A mi me pasó muchas veces y era tal el temor que me daba que me ponía roja como tomate y se me olvidaban las cosas, tanto que en las exposiciones del cole y la universidad dejaba los temas a medias y no me iba muy bien en los exámenes orales por este motivo.

La única solución que tenemos en el momento es hablar y superar el miedo en el preciso instante, o dejar de lado lo que estás haciendo que no es la mejor solución ya que podrías estar perdiendo mucho debido a este pánico escénico si así pudiésemos llamarlo.

Por esta razón este artículo está dedicado a quienes tememos hablar en público.

Consejos para hablar en público:

1. Lo primero que debes hacer es tener en cuenta que inevitablemente ese momento nos hará sentir tensas y aunque quieres salir de eso lo más rápido posible, debes aprender a controlar la ansiedad para que con el tiempo ya no tengas que desear que pase algo fuera de lo común para librarte de ese momento y puedas hablar en público tranquilamente.

2. Prepara muy bien lo que vas a decir, no es necesario que sepas hasta el último punto y coma pero si vas a hablar en público es importante que tengas claro de que se trata el tema y cual es tu objetivo. De esta forma llegarás mucho más tranquila y si te hacen alguna pregunta no te irás por las ramas tratando de responder que es algo que nos pone aún más nerviosas y tensas.

3. Procura vocalizar y pronunciar bien las palabras, además es importante también que manejes bien el tono de la voz, ya que en muchas ocasiones si te dicen “habla más duro que no te oímos nada” sentirás más nervios de los que tenías cuando comenzaste a hablar. Para mejorar tu dicción puedes tomar un lápiz y colocártelo en la boca, tratando de hablar lo más claro posible y con la voz alta durante unos 15 minutos, de esta forma mejorarás el tartamudeo.

4. Mira al público, ya que muchas personas para disipar los nervios tratan de mirar un punto fijo pero como si estuvieran hablándole al aire y eso no está bien porque las personas no sentirán que hablas con ellas y no prestarán atención a tu exposición. Trata de mirar al auditorio a los ojos o si no te sientes capacitada para eso intenta buscar varios puntos ciegos en el espacio donde estás, así parecerá que los miras y centrarás la atención en tus palabras.

5. Maneja las manos, muchas veces cuando tenemos nervios lo que hacemos es mover mucho las manos, las metemos en los bolsillos o las cruzamos y esto está mal. Es mejor que las pegues a lo largo del cuerpo o las coloques atrás del cuerpo, intenta de ves en cuando enseñar las palmas de las manos ya que esto denotará seguridad y sinceridad en lo que hablas.

6. Confía en ti misma, muchas veces el miedo a “embarrarla” nos paraliza y nos hace pensar que las cosas que los demás hacen son las que funcionan bien y las nuestras no. Nosotras también tenemos muchas habilidades,  también podemos lograr lo imposible, es cuestión de confianza. Además trata de no estar pendiente de lo que puedan estar pensando o hablando de ti las personas que te están escuchando, solo concéntrate en lo que sabes, estudiaste y estás hablando.

7. Se clara, gran parte de lo que hagas dependerá de tus fortalezas conceptuales y argumentativas, hecho que te concederá seguridad para hablar frente a los demás. Cuando conoces bien el tema, los términos complicados y manifiestas de forma concisa lo que quieres expresar o explicar, no dejarás dudas en los demás y de esta forma no te bombardearán con preguntas que puedan corcharte.

8. La postura es importante, párate con confianza frente a la gente, nadie le va a poner atención a alguien que no sólo no presenta características de líder sino que ni siquiera puede tener una buena postura.

9. Relájate, para así poder dejar que las palabras fluyan, ten en mente que cualquiera que quiera hablar en público se va a equivocar más temprano que tarde. El secreto más grande es que no te fijes en tus errores, porque si tu no los notas nadie más lo hará.

10. No dependas solo de apoyos visuales, eres tú quien debe mostrar dominio del tema, así que no te pongas a leer diapositivas ni nada por el estilo a menos que sea estrictamente necesario. Si necesitas tarjetitas con las palabras más importantes para guiarte recuerda no estar mirándolas todo el tiempo, simplemente míralas cuando necesites apoyo o recordar algo importante.

11. Piensa en posibles preguntas, luego de la exposición, por lo general se abre un espacio para que el público te pregunte algo. Pues bien, adelántateles un poco y antes de que ellos te digan sus interrogantes, elabora una lista previa con las posibles inquietudes, ello te ahorrará dolores de cabeza y te sumará dominio y conocimiento del tema.

12. Evita los “ammmm” “ehhhh”, son muletillas que utilizamos cuando tenemos nervios y no podemos ser consecuentes con las ideas, pero no estás en una clase de las vocales ni nada parecido. Si necesitas tiempo para hilar tus ideas, es mejor que te quedes en silencio, muevas lo que tienes en las manos como un esfero o las tarjetas de apoyo o si puedes toma agua para disimular.

Recuerda que siempre debes confiar en ti misma y en lo que sabes, tú puedes, tú sabes.

Sobre este post