¿Por qué es importante limpiar el rostro diariamente y cómo hacerlo?

Si eres de esas mujeres que no retira su maquillaje todos los días o no lava su rostro a diario, lee este artículo en el que te contamos por qué a partir de hoy debes comenzar a hacerlo sin falta

Limpiarnos el rostro todos los días antes de dormir y al levantarnos, debería convertirse en un hábito así como lo es bañarnos. Limpiando nuestro rostro haremos que permanezca fresco y libre de impurezas, además la conservaremos mucho más joven y sana por más tiempo.

Si limpias diariamente tu piel, los poros permanecerán limpios, libres de grasa y evitarás que se acumulen impurezas bajo la superficie de la piel, esta limpieza debemos realizarla dos veces al día, preferiblemente en la mañana y en la noche, así no te apliques maquillaje.

Por qué es importante limpiar el rostro diariamente y cómo hacerlo
© ipag – Fotolia.com

Existen en el mercado muchos productos para la limpieza de la piel, pero antes de adquirir uno debemos conocer que tipo de piel tenemos ya que debemos elegir uno adecuado para ello, existen presentaciones en gel, crema, aceite, leches limpiadoras y bifásicas que son especiales para las pieles mixtas, entre otros. Pero sin importar que tipo de limpiadoras utilices, es importante que no utilices jamás el jabón como limpiadora de tu rostro, ya que reseca la piel. En el mercado también encontrarás toallitas húmedas especiales para retirar el maquillaje, que pueden serte de gran ayuda y son mucho más cómodas y prácticas al momento de retirar las impurezas.

Cómo limpiar tu rostro

 

Antes de limpiar tu rostro, debes lavarte muy bien las manos y luego aplicar tu limpiadora favorita, haciendo un suave masaje sobre rostro y cuello, eliminando de esta forma suciedad y maquillaje, si ves que aún sale maquillaje o mugre puedes aplicar nuevamente limpiadora y repetir el proceso, para finalmente retirar con un algodón humedecido con agua o directamente retirarlo con agua, de preferencia fría o a temperatura ambiente para cerrar los poros y no resecar la piel. Luego de retirar el producto debes secar muy bien tu piel y para hacerlo debes usar una toalla limpia, pero no debes restregarla en la piel ya que la maltrataras y además estimula la producción de grasa, es mucho mejor dar pequeños golpecitos para secar y estimular la piel o deja que se seque sola para aumentar la humedad de la piel. Si te gusta más usar productos naturales, puedes limpiar tu rostro con leche o yogurt natural.

Para continuar con este ritual de limpieza del rostro, debes continuar aplicando un tónico, que además de limpiar a profundidad tu piel de los restos de maquillaje que puedan quedar y del producto que acabas de utilizar, también prepara tu piel para la hidratación, cierra los poros de manera suave, tonifica tu piel para mantener el equilibrio de humectación natural y la deja muy fresca. Puedes usar para este paso el agua de rosas que tiene muchos beneficios para la piel. Y finalizas con una crema hidratante ya sea de noche o de día para tener una piel mucho más suave y hermosa.

Recuerda que estos pasos debes hacerlos tanto en el rostro como en el cuello.

Sobre este post