Tratamientos naturales para endurecer y hacer crecer las uñas

¿Estás luchando con uñas quebradizas y débiles? Prueba estos fabulosos tratamientos caseros, te van a encantar porque funcionan de verdad

Mantener las uñas largas y saludables puede ser una tarea difícil si no las cuidas en casa. Ir a un salón de belleza una vez a la semana para recibir atención y tratamiento podría no ser posible para todas. Sin embargo, si no tienes tiempo o dinero para visitar al salón de manicura, siempre puedes cuidar tus uñas en casa.

Eso que dicen muchas personas que si tienes las uñas largas y bien cuidadas es porque no haces nada es completamente falso, uno puede tener sus uñas hermosas, maquilladas, sanas y largas y hacer todo en casa.

Hoy te traemos consejos y remedios caseros que tal vez no conocías, con los cuales lograrás esas uñas que siempre has querido, sin dejar de hacer tus cosas.

Consejos para el cuidado de las uñas

Llevar una dieta saludable: No hace falta decir que lo que comes se refleja en tu cuerpo. Tus uñas toman nutrientes de los alimentos y mantener una dieta saludable te ayuda a obtener uñas largas y brillantes sin ningún tratamiento de salón. Las uñas también pueden representar algunas deficiencias nutricionales graves.

Tomar una dieta rica en proteínas y calcio es muy esencial para mantener la salud natural de las uñas. Incluye más lácteos, legumbres y verduras de hoja verde en tu dieta para obtener los máximos beneficios. Bebe mucha agua también.

Dale a tus uñas un poco de tiempo para respirar entre esmaltes de uñas: Este es uno de los errores más comunes cometidos. Tu lecho ungueal también necesita tiempo para respirar para deshacerse de los químicos y la filtración de alcohol debido a la aplicación regular de esmaltes de uñas. Tómate un descanso de 3 a 4 días antes de aplicar una nueva capa de pintura para uñas y evita usar demasiadas capas de esmalte de uñas.

Usa un buen quita esmalte: Evita usar removedores que contengan mucho alcohol y acetona ya que esto puede secar tus uñas y hacerlas quebradizas durante un período de tiempo. Elige un quita esmalte que contenga un solvente suave y que tenga una fórmula sin acetona. Estas fórmulas son suaves para las uñas y eliminan el esmalte de manera efectiva. Además, no te frotes las uñas bruscamente al quitar el esmalte de uñas, mantén suavemente la bola de algodón empapada sobre las uñas y al finalizar lava muy bien tus manos y aplica algún aceite hidratante como el de coco, almendras o vitamina E.

Evitar el contacto con productos químicos: El uso de una gran cantidad de agentes de limpieza y suministros para mantener limpia tu casa puede afectar las uñas, ya que estos productos de limpieza están compuestos de productos químicos que eliminan la humedad de las uñas. No uses estos productos químicos con las manos desnudas y siempre usa guantes para proteger tus uñas y piel.

Pule y lima tus uñas regularmente: Cuidar las uñas no significa que no las cortes. Cortar las uñas a intervalos regulares les ayuda a crecer de manera uniforme y mantiene la forma de tus uñas. Algunas personas se limpian demasiado las uñas, lo que puede eliminar la capa protectora externa de las uñas y las hace vulnerables a infecciones y lesiones. Sin embargo, pulirlas suavemente tiene muchos beneficios, ya que elimina las células muertas y hace que tus uñas se vean brillantes y saludables.

Masajea las cutículas con aceite tibio antes de dormir: Las cutículas forman una parte importante de la salud de las uñas y mantener tus cutículas saludables también puede mantener tus uñas sanas. Hay muchos buenos aceites de cutícula disponibles en el mercado o también puedes usar aceite de coco, almendras, vitamina E o ricino y usar estos aceites tibios para masajear el área de las cutículas por la noche puede ser de gran ayuda para proteger las uñas y complementar su crecimiento.

No te cortes mucho las cutículas: Las cutículas dañadas pueden ser muy dolorosas y pueden dificultar significativamente el crecimiento de las uñas. El cuidado natural de las uñas también debe involucrar el área de la cutícula y uno de los consejos más importantes es no cortar las cutículas. Esto puede causar infecciones y también puede exponer tu piel al ambiente exterior.

Evitar el exceso de exposición al agua: La exposición prolongada al agua puede encoger la piel ya que el agua elimina la humedad natural y deja las uñas débiles y deshidratadas. Cuando laves los platos, usa guantes para proteger tus uñas y manos de la exposición continua al agua. Si expones tus uñas al agua durante un largo período de tiempo, hidrátalas después de la exposición para recuperar la humedad natural.

Cargando...

Limita el uso de uñas acrílicas falsas con mucha frecuencia: Las uñas falsas se adhieren a las uñas naturales usando pegamento y esto crea un espacio de reproducción para hongos entre tu uña real y la uña acrílica. El pegamento utilizado para pegar estas uñas tampoco es de muy buena calidad y puede causar infecciones y lesiones dolorosas si se usa con mucha frecuencia. Si tienes que hacerte uñas acrílicas, ve a un salón de renombre para obtener mejores resultados y minimizar los riesgos.

Ahora que hemos compartido algunos consejos básicos pero muy importantes para cuidar tus uñas de forma natural, aquí hay algunos tratamientos naturales para las uñas que puede probar en casa para mantener y mejorar la condición de tus uñas:

Fortalecedor de uñas

Mezclar 1 cucharada de miel y 1 cucharada jugo de limón con 1/4 taza de aceite de oliva y un poco de sal y calentar esta solución mediante el método de la doble caldera o baño de maría. Cuando la solución se caliente, quítala del fuego y deja que esté tibia, para remojar las uñas durante 10 o 15 minutos. Lávate las uñas con agua y jabón después de 15 minutos y sécalas para obtener uñas más sanas y fuertes.

Crema suavizante de cutículas

Prepara esta crema de cutículas en casa mezclando 2 cucharadas de manteca de karité batida con una cucharadita de aceite de jojoba y 1 cucharadita de aceite de coco junto con tus aceites esenciales favoritos, como la manzanilla y la lavanda a la mezcla y viértala en un envase con tapa pequeño. Usa esta crema todos los días por la noche para nutrir e hidratar tus cutículas y uñas fácilmente.

Tratamiento con sal marina para uñas débiles

Mezclar un poco de sal marina con jugo de limón y aceite esencial de germen de trigo para hacer un remojo de uñas. Remoja tus uñas en esta mezcla durante 10 minutos una vez por semana para fortalecer tus uñas. También puedes usar vinagre de manzana y agua para crear esta solución de remojo, ya que el vinagre es rico en nutrientes y se usa en muchos remedios caseros para la piel, las uñas y el cabello. También puedes usar aceite esencial de limón en lugar de jugo de limón para hacer que la mezcla sea más hidratante y nutritiva.

Solución antimicótica del árbol del té para hongos

Las uñas también pueden debilitarse y quebrarse debido a las infecciones por hongos y esta solución mantendrá estas infecciones a raya. El aceite de árbol de té es un agente antifúngico muy común y también trata la decoloración en las uñas. Dado que el aceite de árbol de té sin diluir es muy fuerte, siempre se recomienda usarlo en forma diluida. Mezcla unas gotas de aceite de árbol de té con aceite de oliva o almendras y luego aplica la mezcla en tus uñas. Déjalo por 30 minutos antes de limpiarlo y lavarte las uñas con agua.

Mascarilla de proteínas

La falta de proteínas y calcio en el cuerpo es una de las causas más comunes de uñas débiles y sin brillo. Prepara este tratamiento de proteínas en casa usando yema de huevo y leche, ya que ambos ingredientes son ricos en proteínas y calcio. Mezclar una yema de huevo con 2 cucharadas de leche y batir la mezcla para obtener una consistencia suave. Sumerge las uñas en esta mascarilla y masajea por unos minutos para ayudar a que se absorba fácilmente. Lávalo con agua tibia después de 10 o 15 minutos.

Tratamiento de cerveza

La cerveza es muy rica en nutrientes y minerales que son esenciales para el crecimiento de las uñas y esta solución de cerveza mantendrá tus uñas sanas y protegidas.

Mezcla 2 partes de cerveza con 1 parte de vinagre de manzana y un poco de aceite de oliva tibio y remoja las uñas en la mezcla durante 10 o 15 minutos. Repite este tratamiento una o dos veces por semana para obtener mejores resultados y si tienes uñas muy débiles.

Cargando...
Sobre La Autora
Sobre este post