Soluciones naturales para combatir los hongos vaginales

Descubre las mejores soluciones naturales para hacerle frente a los hongos vaginales. ¡Toma nota!

Los hongos en la zona íntima son uno de los problemas de salud que más tienen que enfrentar las mujeres de todas las edades. Las infecciones por hongos vaginales suelen producirse por el crecimiento excesivo de una levadura llamada Cándida Albicans.

Estos se producen por el crecimiento excesivo de la Cándida Albicans, un tipo de levadura que se desarrolla con facilidad en ambientes húmedos y cálidos, y se trata de una afección común de la mujer que, de no ser controlada, puede ocasionar incómodos síntomas que afectan la vida sexual y la salud.

Se trata de una condición bastante incómoda, ya que suele provocar un flujo abundante y amarillento, comezón, irritación e inseguridad al mantener relaciones sexuales.

Se estima que por lo menos 3 de cada 4 mujeres las padecen a lo largo de su vida, aunque se desarrolla de múltiples formas en cada organismo. Sus principales signos incluyen ardor y comezón en la zona íntima, pero también puede que se sienta un dolor al orinar. Algunas lo identifican mediante las alteraciones en el flujo vaginal, el cual pasa a tener un color amarillento y un olor fuerte.

La buena noticia es existen varios métodos naturales que permiten controlar todos sus síntomas mientras se combate de forma directa la infección. A continuación queremos compartir los mejores remedios caseros para que no dudes en emplearlos cuando sientas que este hongo ataca.

soluciones-naturales-combatir-hongos-vaginales

Probióticos

Los probióticos se han convertido en uno de los remedios más populares y eficaces contra las infecciones que afectan la salud.

Se trata de unos cultivos de bacterias saludables que alimentan la flora bacteriana del tracto digestivo y la vagina.

Su ingesta favorece la destrucción de gérmenes y la regulación del pH natural.

Vinagre de manzana

La aplicación tópica de vinagre de manzana orgánico diluido en agua es una excelente forma de aliviar la comezón, irritación y demás síntomas de las infecciones vaginales.

Procura usarlo solo en las zonas externas de la vagina para evitar reacciones indeseadas.

Yogur natural

Si bien este alimento hace parte de los probióticos, le hacemos una mención especial por su capacidad para neutralizar el crecimiento de los hongos.

Contiene ácido láctico, una sustancia que equilibra el pH de la flora vaginal. Además, es beneficioso tanto a nivel interno como externo.

Visita además: Todo acerca de la vaginosis bacteriana.

Aceite de orégano

El aceite esencial de orégano cuenta con interesantes propiedades antifúngicas que contribuyen a controlar el crecimiento de los hongos vaginales.

Aplícalo un par de gotas en las zonas externas de la vagina y consume hasta 9 gotas al día.

Zumo de arándanos

El zumo natural de arándanos es una poderosa fuente de antioxidantes que participan en la eliminación de las levaduras.

Su ingesta regular protege frente al daño oxidativo y, por si fuera poco, previene las infecciones vaginales y del tracto urinario.

Utiliza ropa suelta

El uso de ropa suelta es una de las claves principales para combatir de forma eficaz los hongos que crecen en la zona vaginal.

La ropa ajustada facilita su desarrollado dado que crea un ambiente húmedo y cálido por tiempo prolongado.

Es primordial ventilar la zona y usar prendas que no retengan la humedad.

Aceite de árbol de té

Este aceite esencial es un antiséptico y antimicótico que puede controlar varios tipos de infecciones tópicas.

Pon un par de gotas en tu ropa interior, o bien, agrégalo al agua de la ducha.

Evita aplicarlo de forma directa en los labios vaginales porque puede ser un poco irritante.

soluciones-naturales-combatir-hongos-vaginales

Aceite de coco

El aceite de coco es uno de los mejores remedios para combatir la candidiasis tanto a nivel tópico como interno.

Por vía oral se deben consumir dos cucharadas al día, preferiblemente en ayunas o con una de las comidas principales.

En forma externa basta con empapar un trozo de algodón con el producto y frotar la parte externa de la vagina.

Bicarbonato de sodio

Las infecciones vaginales por hongos conducen a una alteración del pH natural de la zona íntima, lo cual crea el ambiente necesario para que los microorganismos continúen creciendo.

Con el fin de recuperar el equilibrio normal de la flora vaginal, toma una pequeña cantidad de bicarbonato de sodio en polvo y aplícala sobre los labios vaginales.

Este ingrediente alcaliniza la zona y disminuye la proliferación de las bacterias y los hongos que provocan la infección.

Ajo

El ajo es uno de los antibióticos y antimicóticos naturales más poderosos que nos ofrece la naturaleza.

Su consumo regular aumenta las defensas y crea un sistema de anticuerpos que combate los gérmenes que nos causan infecciones.

También se puede usar de forma externa mediante la aplicación directa de un diente triturado y humedecido con un poco de aceite de oliva.

Este tratamiento se realiza todas las noches, teniendo cuidado de no introducir el producto en la zona interna de la vagina. Se debe repetir hasta que se curen por completo los síntomas de la infección.

Como complemento a estos remedios caseros recuerda reforzar tus hábitos de higiene y la alimentación. Además, procura utilizar ropa interior de algodón transpirable para que la humedad no se quede atrapada en la zona.

¿Sufres infecciones vaginales con mucha frecuencia? Procura consultar con tu ginecólogo de confianza para determinar su causa.

Más recomendados