Mascarillas caseras para cerrar los poros abiertos

Cierra los poros dilatados con estas sencillas pero efectivas mascarillas que tú misma preparas en casa ¡No te vas a arrepentir!

Los poros de la piel ayudan a la transpiración y permiten que los aceites  lleguen a la superficie de la piel. Estos poros son esenciales para que la piel respire. Por otro lado, cuando estos poros se agrandan, arruinan la belleza de la cara. Los poros abiertos pueden ser un problema importante de la piel, en general, las mujeres con piel grasa se enfrentan a estos problemas. Los poros grandes y abiertos hacen que la piel sea propensa a la contaminación, lo que puede provocar acné y otros problemas.

Hay una serie de factores que afectan el agrandamiento de los poros de la piel. Para evitar tales problemas de la piel, uno debe descansar lo suficiente, evitar el estrés excesivo, limpiar los poros, usar tónicos, etc. Los factores genéticos también son responsables de tales problemas de la piel. Sin embargo, hay varias formas de tratar los poros abiertos. La mejor manera de combatir este problema de la piel es usar remedios naturales y caseros.

Por lo tanto, hemos traído algunas de las mejores técnicas caseras para manejar los poros abiertos.

Harina de garbanzos y cúrcuma

La cúrcuma es uno de los mejores ingredientes naturales para combatir los problemas de la piel. La harina de garbanzos cuando se mezcla con cúrcuma, aceite de oliva y leche, proporciona una pasta efectiva que es muy efectiva para tratar los poros abiertos de la piel. Además es una mascarilla fabulosa para reducir las manchas del rostro.

Ingredientes 

  • 1 cucharada de harina de garbanzos
  • 1 cucharada de leche
  • Media cucharada de cúrcuma en polvo
  • 1 gota de aceite de oliva

Preparación y uso 

Mezcla bien los ingredientes hasta formar una pasta. Ahora almacena esta pasta en el refrigerador durante media hora. Aplica la pasta fría en la cara y déjala mínimo de 30 minutos. Lava con agua fría y después de enjuagarla, aplica un cubito de hielo en la cara. Finalmente finaliza el proceso con una crema humectante.

Se recomienda la aplicación de esta mascarilla durante al menos dos meses, dos o tres veces a la semana.

Jugo de tomate, avena y limón

El jugo puro de tomate tiene muchos beneficios y actúa como uno de los mejores antioxidantes naturales para la piel. Un vaso de jugo de tomate también funciona eficazmente en la recuperación de poros obstruidos y también se ha demostrado que es beneficioso para la piel obstruida. Esta mascarilla además de reducir el tamaño de los poros, también elimina eficazmente las manchas de la piel.

Ingredientes 

  • 2 cucharadas de jugo de tomate
  • 1 cucharada de avena en polvo
  • 1 cucharada de jugo de limón

Preparación y aplicación 

Cargando...

Para obtener el jugo de tomate, simplemente pela un tomate y hazlo puré, luego cuela esta pulpa y extrae el jugo. Ahora mezcla este jugo con los demás ingredientes y aplica en el rostro limpio únicamente en la noche. Deja que actúe en la piel por unos 10 minutos y luego lava con agua fría. Repite esta aplicación dos veces a la semana, únicamente en la noche.

Yogurt y puré de pepino

El yogur y el puré de pepino cuando están juntos forman un paquete facial de primera clase para tratar los poros abiertos de la piel.

Ingredientes

  • 3 cucharadas de yogur
  • 2 cucharadas de puré de pepino

Preparación y aplicación 

Mezcla muy bien los dos ingredientes y aplica la mezcla sobre la piel. Deja que la mezcla se seque en el rostro y luego enjuaga bien con agua fría. Usa este paquete diariamente para obtener mejores resultados.

Jugo de limón y miel

La miel ha demostrado ser útil para retener la humedad de la piel. Aparte de eso, la miel está llena de elementos antimicrobianos que luchan contra una serie de problemas de la piel. El jugo de limón también es otro elemento beneficioso de la fruta para la piel debido a sus propiedades astringentes.

Ingredientes

  • 1 cucharada de miel
  • Media cucharada de jugo de limón

Preparación y uso

Mezcla una cucharada de miel con media cucharada de jugo de limón.
Agrega un poco de azúcar a la mezcla (solo una pizca). Ahora masajea tu cara con esta mezcla y déjala por un tiempo. Lávalo con agua tibia y luego pasa un cubo de hielo por el rostro. Aplica esta mascarilla dos veces a la semana, únicamente en la noche.

Cargando...
Sobre La Autora
Sobre este post