La amistad, consejos para que perdure

"Un amigo te conoce como eres, entiende lo que has sido, acepta en lo que te has convertido y todavía te deja crecer" William Shakespeare

Si no fuera por mis amigos, nunca hubiera sobrevivido a algunos de los momentos más difíciles de mi vida. Cuando he pasado por eventos desafiantes y dolorosos en mi vida, mis amigos vinieron al rescate y me salvaron.

Mis amigos estaban allí para darme consejos y una perspectiva nueva sobre mi vida, mis amigos estaban allí para darme la fuerza y ​​el coraje que necesitaba, también estaban allí para reírnos y animarnos, por eso hora me doy cuenta de que la amistad se prueba durante los momentos difíciles de la vida y se fortalece al enfrentar y superar la adversidad.

La amistad

Una de las mejores medicinas del mundo es “la amistad”, porque cada vez que nos vemos con nuestros verdaderos amigos el tiempo parece detenerse, los problemas quedan a un lado y las risas no paran.

“Los amigos son la familia que nosotros elegimos” por lo que tener un buen amigo es algo que debemos agradecer y cuidar, ya que no todos los que dicen ser tus amigos lo son y es muy difícil encontrar una persona que de verdad sea sincero, empático y desinteresado.

Un amigo de verdad está en las buenas y en las malas, te acompaña en todos los momentos de tu vida, celebra tus logros como si fueran de él y también es capaz de hacerte notar cuando estás haciendo las cosas mal.

Pero así como cuidamos nuestras relaciones de pareja, las amistades necesitan también ser cuidadas para que crezcan sanas, fuertes y sean para siempre. Las siguientes son pautas que debemos tener en cuenta para construir amistades más fuertes y verdaderas, que duren para siempre.

Valora más a tus amigos

A veces estamos tan ocupados con el trabajo, el estudio y la familia que nos olvidamos que tenemos amigos. Debemos ser conscientes que los amigos en nuestras vidas no estarán allí para siempre. Muchas veces estamos con nuestros amigos todo el tiempo cuando nos sentimos solos o no tenemos pareja, pero en el momento que conseguimos un novio, nos casamos o nuestro círculo social en el trabajo crece, nos olvidamos de nuestros amigos y no debemos dejarlos de lado, ya que la amistad debe ser incondicional y debemos buscar tiempo para cultivarla y cuidarla.

No des la amistad por sentado

No olvides que la amistad es una elección, no una obligación. Si no valoras tus amistades, eventualmente desaparecerán. En el mundo agitado de hoy, estamos constantemente en movimiento y si ignoramos nuestras amistades, se alejan hasta que un día nos preguntamos qué pasó con las personas que fueron tan importantes en nuestras vidas y terminamos solos, sin esa parte que ha sido tan importante y que nos a ayudado en momentos difíciles.

Ayuda a un amigo en problemas

No hay mejor momento para ser un gran amigo que en tiempos de dificultades y problemas. No es necesario que resuelvas sus problemas, pero puedes ser un hombro en el que apoyarse, alguien con quien compartir una comida o simplemente un buen oyente.

A menudo, los amigos que están experimentando dificultades no piden ayuda por temor a molestar a los demás, pero así como ellos en algún momento te escucharon y ayudaron, es momento de hacerlo tú también.

No te olvides de los detalles

No estamos hablando de detalles materiales, ni nada por el estilo. El tiempo es uno de los mejores regalos y elementos fundamentales para mantener una amistad, cuidarla y quererla. En caso de que no tengas tiempo, no te olvides que puedes tener muchos detalles con esas personas especiales de diferentes maneras, una llamada, una visita inesperada, una invitación a tu casa, un mensaje de texto, una frase especial en alguna red social, una felicitación en su cumpleaños con algunos mensajes de cumpleaños para una amiga o amigo etc., son buenas formas de demostrar que esa persona te importa, la piensas y la valoras.

Pasa tiempo con tus amigos

Esto puede parecer obvio, pero ¿cuándo fue la última vez que pasaste momentos agradables con tus amigos?. Es comprensible que el trabajo o la familia consumen la mayor parte de nuestro tiempo y nuestra vida diaria puede ser una lista interminable de cosas por hacer, pero siempre es posible reservar tiempo para los amigos. Un viernes por la noche, un fin de semana, una salida a tomar un café, en fin, no es necesario pasar todo el día juntos, pero si es posible regalar por lo menos una hora de tu tiempo será bastante valioso.

Comunícate con ellos regularmente

Además de no compartir tiempo con los amigos porque en ocasiones son cosas imposibles porque viven en países diferentes, la falta de comunicación también afecta tus amistades. En un mundo donde la tecnología hace que sea tan fácil comunicarse, contactar a un amigo hoy en día requiere sólo un mensaje de texto rápido, un breve correo electrónico, una llamada telefónica o una visita.

Intenta mantenerte en contacto para saber cómo están, qué están haciendo y cómo va su vida. Llámalos por lo menos una vez al mes y tómate el tiempo de escuchar todo lo que tienen por contar y tú también cuéntales parte de tu vida en esa pequeña llamada ¡no te cuesta nada y si ganarás mucho!.

No los juzgues, pero aconséjalos

Los amigos pueden molestarte o enojarte por sus características, gestos o comportamiento. Si son buenos amigos de mucho y valoras la relación, pasa por alto sus defectos. Aunque a veces sea difícil pasar por alto algunas cosas, aprende a aceptarlas por el bien de tu amistad con esa persona que valoras.

Además si notas que las decisiones o el camino que está tomando tu amigo no es el apropiado, no lo juzgues, simplemente intenta de buena forma pero con completa sinceridad, hacerle ver que eso que está haciendo no está bien y no lo va a llevar a ningún lugar bueno. Recuerda que los amigos además de hacerte reír, también deben estar allí para decirte qué es lo mejor.

Más recomendados