Remedios caseros para tratar el dolor de rodillas

El dolor de las rodillas con frecuencia se puede tratar con éxito en el hogar, pero antes de intentar tratar el dolor de las rodillas en casa con remedios, debes tener cuidado, ya que lo primero que debes hacer es buscar atención médica, porque algunos tipos de dolor de rodilla pueden requerir cirugía u otras intervenciones, sin embargo, si el dolor se debe a inflamación, artritis o una lesión menor, existen opciones que puedes probar en el hogar que han demostrado su eficacia.

Si deseas reducir el dolor de las rodillas y que esto no te impida hacer las cosas que quieres, puedes tratar el dolor de rodilla con estos remedios caseros simples y fáciles.

remedios-caseros-tratar-dolor-rodillas

Compresas frías para tratar el dolor de rodilla

Colocarse compresas frías en las rodillas adoloridas es una de las mejores formas para eliminar las molestias y la inflamación de las mismas.

Cómo hacerlo:

Simplemente debemos tomar un puñado de cubos de hielo y envolverlos en una toalla o si tienes una bolsa de hielo sería fabuloso y lo que debemos hacer es colocar esto en la rodilla adolorida, envolviéndola con una venda para evitar que se mueva de su lugar y dejarlo actuar por unos 20 minutos, mientras mantienes las piernas elevadas y te relajas un momento.

Vinagre de manzana para eliminar el dolor de rodillas

El vinagre de manzana, ya sea que se consuma o se aplique por vía tópica, ayuda a combatir el dolor en las articulaciones de las rodillas, ya que contiene ácido acético que tiene propiedades antiinflamatorias, ayudando a reducir el dolor y la hinchazón en el área afectada.

Cómo hacerlo:

Agrega dos cucharaditas de vinagre de manzana a un vaso de agua y mezcla bien, consume esta mezcla diariamente, preferiblemente antes de las comidas.
También puedes mezclar dos cucharadas de vinagre de manzana con una cucharada de aceite de coco y aplicarlo a la rodilla afectada, haciendo un suave masaje y se debe hacer dos veces al día.

Visita además: Remedios naturales para tratar el dolor y la inflamación de los pies.

Jengibre para aliviar el dolor de rodilla

Se descubrió que el jengibre ayuda a las personas que sufren de dolor de rodilla al flexionar debido a la osteoartritis, debido a la presencia de compuestos como el gingerol lo convierte en un poderoso remedio antiinflamatorio y analgésico.

Cómo hacerlo:

Agrega una pulgada de jengibre a una taza de agua y hierve a fuego lento por 5 minutos. Cuela y deja que la infusión se enfríe un poco, para sumergir un paño limpio o una gasa en el agua tibia de jengibre y colócalo en el área afectada. Envuelve el paño empapado alrededor de tu rodilla y permite que actúe por unos minutos. Haz esto varias veces al día para obtener mejores resultados.

Cúrcuma para reducir el dolor de las rodillas

La curcumina, el principal componente de la cúrcuma, es un poderoso compuesto antiinflamatorio, se sabe que alivia los síntomas de dolor en las articulaciones y la inflamación debido a sus propiedades antiinflamatorias.

Cómo hacerlo:

Prepara una bebida caliente con una cucharada de cúrcuma en polvo y un vaso de leche, consume esta mezcla para aliviar el dolor. Bebe esta mezcla una o dos veces al día.

También puedes hacer una pasta de cúrcuma con una cucharada de cúrcuma en polvo y una cucharada de Vicks VapoRub, mezcla muy bien y aplica esto en la rodilla que te duele haciendo un masaje y envolviendo la zona con una venda, para dejarla actuar el mayor tiempo posible. Este tratamiento lo puedes hacer todos los días.
remedios-caseros-tratar-dolor-rodillas

Pimienta de cayena para aliviar el dolor de rodilla

La pimienta de cayena o pimienta roja es un excelente remedio para tratar el dolor en las articulaciones y en este caso especialmente el de rodilla, ya que contiene capsaicina que actúa como un analgésico natural debido a sus propiedades antiinflamatorias y analgésicas.

Cómo hacerlo:

Agrega tres cucharadas de pimienta de cayena a una taza de aceite de oliva y
calienta en una olla a baño de maría durante aproximadamente 10 minutos a fuego medio. Ahora a esta mezcla agrégale media taza de cera de abeja y revuelve continuamente.

Continúa revolviendo hasta que la mezcla esté suave y la cera de abejas se haya disuelto por completo, transfiere este bálsamo a un frasco de vidrio con tapa, deja que se enfríe y una vez esté fría refrigera la mezcla por 10 minutos, luego de lo cual debes batir nuevamente. Esta mezcla se puede usar por hasta una semana y media y debes aplicar esta mezcla en el área afectada varias veces al día para aliviar el dolor y las molestias, haciendo un suave masaje y dejando que actúe el mayor tiempo posible.

Visita también: 7 Remedios caseros para el dolor de oídos.

Limón para aliviar el dolor de rodilla

Los limones tienen propiedades antiinflamatorias que ayudan a reducir la inflamación, el dolor y la hinchazón que acompañan al dolor de rodilla.

Cómo usarlo: 

Extrae el jugo de un limón y mézclalo con una cucharada de aceite de sésamo, aplica esta mezcla en la rodilla afectada, haciendo un suave masaje. Déjalo actuar durante aproximadamente 30 a 40 minutos y repite las veces al día que consideres necesario.

Aceite de menta para reducir el dolor de las rodillas

Uno de los principales componentes del aceite de menta es el mentol que es naturalmente antiinflamatorio y puede ayudar a aliviar el dolor y la inflamación asociados con el dolor de rodilla.

Cómo usarlo: 

Agrega siete gotas de aceite de menta a una cucharadita de aceite de coco, mezcla bien y aplica esta mezcla directamente al área afectada, haciendo un suave masaje en la zona y dejando actuar toda la noche o 30 minutos.Repite cuántas veces al día lo veas necesario.

Sales de Epsom para eliminar el dolor de rodilla

Dado que la sal de Epsom contiene magnesio y sulfato, sus poderosas propiedades analgésicas no son una sorpresa, ya que se sabe que el sulfato de magnesio reduce la inflamación, lo que convierte a este ingrediente en un remedio sorprendente para el dolor articular de la rodilla.

Lee también: Cómo reducir el dolor de túnel carpiano naturalmente.

Cómo usarlo: 

Agrega una taza de sal de Epsom (sulfato de magnesio) a una tina llena de agua caliente, con la ayuda de una toalla aplica lo más caliente que puedas aguantar esta agua con sulfato de magnesio en la rodilla adolorida y haz esto durante 20 minutos. Has esto una vez al día para obtener los efectos deseados.

Más recomendados