Todo sobre el perro adoptado

La adopción de perros se está volviendo costumbre y día a día aumenta más debido a la gran cantidad de animales que son abandonados, sin embargo, las personas no saben qué hacer cuando un perro adoptado llega a casa puesto que no conocen sus costumbres y por ende no saben cómo educarlo, el mito de que “perro viejo no aprende trucos nuevos” no es valedero en estos seres de cuatro patas ya que estos sí pueden ser educados. Estos son algunos puntos a tener en cuenta cuando adoptamos a un perro:

Antes de llevarlo a casa debemos prepararle una zona especial, un lugar donde se sienta tranquilo y que se pueda acostumbrar al nuevo hogar (podemos adaptar un cuarto pequeño o una cerca de madera para que este permanezca ahí mientras se acostumbra al ambiente), lo más común es que el nuevo integrante de la familia se muestre confundido y temeroso los primeros días, pero con el tiempo lograra acostumbrarse.

Para enseñarle al perro a hacer sus necesidades en ciertos lugares, (en el patio o en la calle) es fundamental salir con él en las mañanas, después de comer, luego cada 2 a 3 horas y por último en la noche antes de irse a acostar.

La mejor  forma es recompensar es felicitándolo luego de que haga sus necesidades en los lugares elegidos, así aprenderá que está bien hecho y que cada vez que sale debe hacer sus necesidades para ser recompensado, Es normal que los primeros días el animal se acostumbre a hacer sus necesidades dentro de la casa, por eso es fundamental estar pendiente y regañarlo si lo encontramos haciéndolas en la casa diciéndole por ejemplo “No, vamos afuera” y sacarlo, así el asociará las palabras con el hecho de salir a hacer sus necesidades y sabrá que adentro de no debe hacerlo.

Este entrenamiento vale la pena realizarlo ya que el comenzara a manifestarse cuando quiera salir a hacer sus necesidades a la calle.

Con relación a los castigos, estos no son muy aconsejados ya que debemos tener en cuenta que él se encuentra en un ambiente extraño, con unas personas que no son familiares y por eso no se siente muy cómodo así que no es aconsejable el castigo físico (no es una buena manera de iniciar la relación con el nuevo integrante de la familia). No tiene sentido castigarlo por algún acto que haya hecho sin que nos hayamos dado cuenta puesto que él no sabrá porque está siendo castigado y no lo asociará.

En caso de que ocurran accidentes sin que lo hayamos sorprendido lo que  podemos hacer es evitar el castigo y limpiar, puesto que por más que le hablemos fuerte el animal nunca aprenderá porque está siendo castigado.

Por último, no olvidemos que un perro adoptado puede ser un perro que haya sido maltratado y no es bueno que lo adoptemos para seguir maltratándolo, lo único que lograremos es que este huya de nosotros o que nos agreda.

Los animales adoptados son de los más agradecidos que pueden existir y retribuyen de manera exponencial todo el cariño y los cuidados que les podamos brindar, por otro lado, la mejor decisión de adoptar una mascota es la mejor puesto que no solo las entregan vacunadas y desparasitadas sino que son animales que fueron totalmente olvidados por sus dueños, maltratados o abandonados y realmente necesitan de una mano amiga.

Loading...

Sobre este post