Test: Sabes ahorrar o derrochas el dinero

Es bien sabido que las mujeres solemos ahorrar más y en tiempos de crisis tenemos reservas que nos ayudan a soportarlas, pero también existen otras mujeres que tienen problemas para ahorrar y derrochan el dinero, por lo que se debe encontrar un punto medio, para que nuestra economía esté equilibrada y podamos darnos esos gustitos, teniendo cubierto todo en caso de una emergencia.

Los extremos son muy malos, hay muchas que piensan que si gastan algo que puede no ser tan necesario, quedarán en la ruina, otras simplemente no se preocupan por el futuro y gastan sin temores a los momentos de crisis y otras tienen un perfecto equilibrio entre las prioridades, los gustos y el ahorro.

Pero si aún no sabes en que punto te encuentras, entre la mujer ahorradora, ahorradora extrema y la derrochadora, este sencillo test te ayudará a descubrirlo. Toma nota de tus respuestas y al final conocerás el resultado.

Eres ahorradora o derrochadora

1. Cuando cobras el sueldo, tú…

a. Por lo general ya lo tienes todo gastado debido a tus deudas y quedas justo con lo necesario, para pagar tus cosas y tienes que buscar más dinero prestado para el resto de días.
b. Pagas todo, pero aunque necesitas cosas que también son importantes, prefieres guardar todo el dinero, después miras como te las arreglas para suplir esas necesidades que también son prioritarias.
c. Tienes un presupuesto muy organizado, ya has apartado el dinero para lo que tienes que pagar y tienes otro dinero destinado a tu cuenta de ahorros, lo que también te permite darte uno que otro gusto.

2. Llega el fin de mes y tú…

a. No te queda más remedio que usar las tarjetas de crédito para ajustar algunas cosas o tienes que pedir prestado porque no tienes de otra.
b. Has pagado todo, el resto de dinero está guardado y sabes que con el dinero que dejaste para tu mes ya no te alcanza y necesitas cosas muy importantes, pero prefieres apretarte el cinturón antes de sacar el dinero que tienes en la caja fuerte.
c. No te preocupas, tienes todo tan bien planeado que has ahorrado, has pagado todo y te ha quedado algo para uno que otro gusto.

3. Pasas por una tienda y ves algo que te encanta, tú…

a. Aunque sabes que debes todo tu dinero y no sabes como llegarás a fin de mes, entras a la tienda y compras de todo.
b. Aunque te gusta mucho eso que viste y sabes que tienes el dinero para comprarlo y que no te quedarás en la ruina, prefieres no gastar ni un centavo.
c. Aunque tienes un dinero destinado para uno que otro gusto, piensas mejor las cosas y crees que sería mejor ahorrarlo, o esperar a que lleguen las rebajas.

4. Llega a ti un dinero que no te esperabas, tú…

a. No lo piensas dos veces y sales corriendo a comprar esos zapatos y ese vestido que te gustó tanto. Después pensarás como pagas tus deudas, pero primero tus gustos.
b. Lo guardas como un tesoro y a nadie le cuentas que ese dinero llegó. Siempre estás hablando de tu falta de dinero pero aún así tu caja fuerte está llena de billetes.
c. Te das un gusto porque sabes que lo mereces, pero guardas algo de dinero ya sea para una inversión futura o simplemente para ahorrar más.

5. Necesitas algo nuevo para ir a un evento especial y vas al centro comercial, y…

a. Además de comprar lo que necesitabas, compraste casi toda la tienda, se puede decir que en un solo día renovaste tu armario y te quedaste sin dinero ni para un taxi.
b. Antes de gastar el dinero que con tanto celo guardas, prefieres pedirle prestado a alguien una prenda que te quede bien o simplemente arreglas alguna de tu armario para que haga juego con el evento.
c. Compras eso que necesitas, pero siempre buscando el equilibrio, buscas algo que te sirva para ese día y que puedas usar nuevamente, además buscaste algo que se ajustara a tu presupuesto.

6. ¿A menudo te sientes culpable de gastar mucho dinero en cosas que no son tan importantes?

Loading...

a. Siempre te sientes culpable, pero aún así lo sigues haciendo, porque primero muerta que sencilla.
b. Jamás tienes ese sentimiento, porque nunca gastas ni en medias, aunque las tuyas tengan un roto en el dedo gordo.
c. En alguna ocasión te has sentido así, pero sabes que una vez al año no hace daño darse un gusto que no se ajuste a tu presupuesto, igual todo lo tienes bien planeado.

7. Pasas por una tienda en la que están en ofertas, tú…

a. Adquieres cosas que no necesitas porque definitivamente te cegaste por los precios bajos, hasta compraste cosas que no estaban en oferta.
b. No te llaman la atención ni las ofertas, crees que esas cosas pueden esperar y es mejor guardar ese dinero, aunque necesites algo importante para ti.
c. Las ofertas están muy buenas para ti, sin embargo piensas bien las cosas y te das cuenta que por el momento no necesitas nada.

8. Cuando estás deprimida, tu…

a. Calmas la tristeza con una jornada de compras en tu centro comercial favorito.
b. Te quedas en casa comiendo helado, chocolates y viendo tv.
c. Te encuentras con una amiga, toman un café y te desahogas con ella.

9. Llega fin de mes y todo el mundo te busca para cobrarte…

a. Te sientes mal, pagas parte de lo que debes y sigues con tu vida de compras y gastos innecesarios, después buscas otra persona que te preste.
b. Le debes dinero a algunas personas, pero aunque tienes la plata guardada y puedes pagarla, siempre argumentas que estás mal y que no puedes pagar, pero es solo para no tocar tu preciada caja fuerte.
c. Por lo general no le debes dinero a nadie, pero cuando lo haces no puedes vivir debiendo plata e intentas hacerte cargo pagando todas tus deudas.

10. ¿En tiempos de crisis sueles usar tarjetas de crédito?

a. Si, tienes de todas las tarjetas de crédito que puedan existir, debes dinero en todas, pero aún así sigues usándolas sin remedio.
b. No tienes tarjetas de crédito, además no la utilizarías ya que no necesitas gastar dinero en nada más que los pagos estrictamente necesarios.
c. Solo tienes una por si surge algún imprevisto, pero en raras ocasiones la usas ya que siempre tienes todo muy bien planeado.

Resultados

Mayoría a: Derrochadora
Eres una derrochadora de dinero innata, no te preocupa estar hasta el cuello en deudas mientras puedas comprar y comprar sin medida. El dinero entra a tus bolsillos y sin que te des cuenta sale por otro lado, puede que en ocasiones sientas algo de culpa porque a fin de mes no sabes que hacer, pero aún así no estás dispuesta a dejar tus gustos de lado. Si sigues así lo único que podrás esperar es más deudas, cobradores asechándote y estrés total. Es importante que encuentres un equilibrio, planea mejor tu presupuesto mensual, sal de todas tus deudas y de esa forma el dinero te rendirá mucho más, además no te llenes de cosas innecesarias, prioriza tus necesidades y huye de todo aquello que te genere gastos extremos. No se trata de que te conviertas en una persona que esconde su dinero, puedes darte gustos pero siempre y cuando lo hagas con moderación y pensando siempre en las prioridades de tu vida, te costará mucho al comienzo pero cuando aprendas a ahorrar te sentirás mucho más liviana y encontrarás un equilibrio.

Mayoría b: Ahorradora extrema
Tu obsesión por guardar el dinero sobrepasa cualquier límite, hasta el punto de ser tacaña contigo y con quienes te rodean. Te pasas la vida quejándote por tu falta de dinero, pero tienes una caja fuerte llena de plata y aún así no gastas un centavo en lo que más necesitas, puedes tener tus cosas en el peor estado y aún así piensas que puedes vivir así mientras tengas el dinero bien guardado. Como dice el dicho uno no se lleva nada para la tumba y de vez en cuando debemos gastar dinero en cosas importantes y en gustos también. También debes buscar un equilibrio, pensar que el dinero aunque hay que cuidarlo para tener reservas en tiempos de crisis, no quiere decir que debamos guardarlo aunque estemos en pocas palabras muriendo de hambre, paga tus deudas, hazte cargo de todo, verás que tu dinero puedes cuidarlo bien, no te quedarás en la ruina porque gastes algo. Además no te pases la vida quejándote y tratando de pasar por una mujer que no tiene dinero, eso solo traerá a tu vida ruina. Está bien cuides tu economía, pero a este ritmo vas a convertirte en la más rica del cementerio.

Mayoría c: Ahorradora
Eres una mujer muy centrada y sabes que tienes prioridades, pero aún así cuidas tan bien tus finanzas que hasta te alcanza para darte uno que otro gusto, pero siempre con límites. Has encontrado un equilibrio entre las prioridades y los gustos, sabes muy bien como manejar el dinero para no deberle a nadie y llegar a fin de mes sin muchas preocupaciones.

Loading...

Sobre este post