¿Tampones o toallas higiénicas?

¿Qué es mejor usar tampones o toallas higiénicas en esos días?, todas tenemos diferentes gustos a la hora de usar una u otra opción, sin embargo cada una de estas opciones tiene sus ventajas y desventajas.

En el mercado podemos obtener muchas alternativas de tampones y toallas higiénicas y no siempre es fácil elegir la más adecuada, por esta razón hoy deseo hablarles de este tema y ustedes decidirán cual de estas dos opciones es la que más les gusta o las hace sentir más cómoda en esos días.

Usar toallas higiénicas o tampones

1. Las toallas higiénicas son ideales ya que aportan seguridad, en cuando a la ropa interior se trata, porque la protege de posibles manchas y se acomodan muy bien al cuerpo. Sin embargo muchas mujeres que usan toallas higiénicas se quejan de irritaciones en la zona, además de ardor y picazón.

2. Con el uso de toallas higiénicas puedes sentirte algo incómoda o insegura, ya que no ofrecen la garantía de no mancharte si tienes un periodo abundante, por lo que muchas mujeres deben usar más de una toalla en cada cambio para sentir esa seguridad.

3. Al usar toallas higiénicas se pueden producir olores desagradables, ya que la sangre en contacto con el aire puede causarlos. Por lo que es recomendable para las mujeres que las usan, cambiarlas de forma constante, aproximadamente cada cuatro horas y realizar una limpieza exhaustiva de la zona con agua o toallitas húmedas.

4. Al usar toallas higiénicas puedes mancharte con frecuencia, ya que en muchas ocasiones debido a los movimientos que realizas, se pueden correr, y, aunque controlas la cantidad de flujo que tienes en el momento, esto también puede causar las manchas en el pantalón y lugares que frecuentas.

5. Cuando usas toallas higiénicas puede que tengas que buscar muy bien la ropa que utilizas, ya que en ocasiones suelen marcarse en los pantalones y notarse que las llevas puestas. Además de ello debes tener especial cuidado ya que si debes meterte al agua puede que salga volando por lo que es recomendable usar tampón para estas ocasiones o simplemente abstenerte de meterte al agua.

6. Debes tener especial cuidado si usas toallas higiénicas en los dos primeros días de tu periodo ya que el flujo de esos días es mayor, por lo que puede causarte problemas como manchas y malos ratos. Lo que detesto personalmente de las toallas es que en cada cambio tengo que verla y cogerla, cosa que me causa mucho asco.

7. Las toallas higiénicas tienen una ventaja para las noches en los que no controlas su cambio, ya que te ofrecen opciones adecuadas para este momento, con toallas más grandes o largas que te ayudan a tener un sueño placentero y evitar posibles manchas en las sábanas y ropa.

8. Existen distintos modelos para adaptarse a tu período. Las hay perfumadas y sin perfumar; algunas son más grandes o están diseñadas para que duren toda la noche, aunque el sangrado sea excesivo; otras son ultra-delgadas para que puedas utilizarlas con ropa ajustada sin que se noten o simplemente para que te sientas como si no tuvieras nada, otras tienen alas para evitar que se te manche la ropa interior y algunas tienen una tela especial para que te sientas siempre seca o la tela es súper suave, para que no se te irrite la piel.

9. Al igual que las toallas higiénicas los tampones deben cambiarse al menos cada cuatro horas y también debemos tener especial higiene en la zona lavándola o limpiándola con toallitas húmedas, sin embargo el uso de tampones tiene una ventaja más grande que las toallas y es que te ofrecen comodidad y la discreción, ya que a diferencia de las toallas, los tampones no se notan, otorgan mayor libertad de movimiento y hay menos riesgos de manchas o molestias.

10. Los tampones tienen la ventaja de venir en tres tamaños, que debemos elegir según la cantidad de flujo que tengamos en esos días. Sin embargo en la noche es recomendable usar toallas higiénicas, por lo que debemos tener igualmente las dos opciones en casa para cada momento del día.

11. Usar tampones puede que no te permita controlar la cantidad de flujo que tienes, por lo que puedes llegar a mancharte con facilidad, sin embargo es recomendable usar protector diario para cuidar cualquier mancha que pueda presentarse y tu ropa interior. Sin embargo la ventaja es que no sentirás cada vez que te levantas esa salida de flujo tan molesta.

12. Se cree que el uso prolongado del tampón, cuando no se realiza el cambio indicado, podría favorecer la aparición de una infección, debido al ambiente que crea en la zona, sin embargo esto no significa que sea usual, por el contrario, son muy pocas las mujeres que lo presentan, por lo que es recomendable siempre tener una buena higiene y cuidado para no presentar problemas.

13. Los tampones no causan irritación ni picazón, además no sufrirás con los repentinos olores que causan las toallas higiénicas y al momento de cambiarlas no tendrás que ver nada como en las toallas.

14. Si vas a usar tampones por primera vez, elige siempre el más pequeño y utilízalo cuando tengas un flujo abundante, para facilitar su inserción. Estar tranquila y relajada es muy importante, porque si estás muy nerviosa, los músculos de la zona se tensarán y eso dificultará las cosas. Si sigues al pie de la letra las instrucciones que vienen en el paquete, lo más seguro es que no tendrás problemas. Prueba distintas posiciones para decidir cuál te resulta más cómoda, algunas mujeres prefieren colocar una pierna en el asiento del baño o la tina mientras que otras prefieren acostarse. Puede que este sea un punto en contra ya que muchas mujeres temen usar tampones por esta razón.

15. Al usar tampones puedes realizar tus actividades con más seguridad y si vas a ir a una piscina no te preocuparás por nada ya que son bastante cómodos y discretos, por esta razón nadie sabrá que tienes el periodo y no te perderás de nada.

16. Es posible que te moleste un poco al colocarlo o al quitarlo, pero las molestias irán disminuyendo a medida que te acostumbres a hacerlo. Además, también hay distintos modelos para facilitar la colocación, algunos incluyen un aplicador (que para algunas es más sencillo) y son de diferentes tamaños y de diferentes formas. Si vas a empezar a usarlos, lee atentamente las instrucciones en las cajas de los productos, algunos son especiales para quienes recién comienzan. Por ejemplo, son más pequeños o tienen la punta más redondeada.

17. Sin importar el tamaño de la toalla sanitaria, siempre se puede sentir, mientras que el tampón, cuando está bien colocado, no tiene porque sentirse.

18. Cuando llevas tampones en tu bolsillo o en tu bolso nadie los verá, ya que son muy pequeños, podrás ir al baño sin llevar el bolso y que todos noten que vas a cambiarte, en cambio con las toallas puede que se te salgan del bolsillo sin saberlo y además para guardarlos son menos discretas. Con los tampones solo tendrás que abrir el bolso, agarrar el pequeño tampón y guardarlo sin problemas.

Ya sabes cuales son las ventajas y desventajas de las toallas higiénicas y tampones. Tú eres quien decide cual de las dos opciones usar y con cuál te sientes más cómoda.

¿Tú que prefieres… las toallas o los tampones?