Renueva el aspecto de tu piel y elimina las manchas con este peeling casero

¿Quieres lucir un rostro más joven, luminoso, libre de impurezas e imperfecciones? No dejes de probar este peeling casero que te traemos el día de hoy, que con sólo dos ingredientes dejará tu piel hermosa. ¡Te encantará!

El peeling facial es un método de exfoliación profunda que tiene como principal objetivo disminuir las manchas, combatir las arrugas y eliminar las capas de células muertas que hacen lucir la piel opaca.

Consiste en aplicar una sustancia que se adhiere de la capa superficial de la dermis, hidratando sus células y eliminando las impurezas que se le adhieren en el ambiente.

Su aplicación regular estimula la producción de colágeno, activa la circulación de la piel y mejora su capacidad de absorción para obtener más beneficios de los demás productos de belleza.

También resulta eficaz contra la dilatación de los poros y es una excelente solución contra los molestos puntos negros de la llamada zona T.

Si bien hasta hace poco era un tratamiento exclusivo de los centros de estética profesionales, ahora se han revelado algunas fórmulas para hacerlo en casa de forma eficaz y económica.

Entre las opciones nos encontramos con una receta de miel y aspirinas que, además de remover los residuos, previene los signos tempranos de la edad y renueva la piel sin causarle agresiones.

A continuación te contamos en detalle cuáles son sus bondades y qué pasos seguir para prepararla en casa.

¡Pruébala!

Renueva el aspecto de tu piel y elimina las manchas con este peeling casero Peeling casero de miel y aspirina para una piel renovada

La combinación de miel de abejas con aspirina triturada nos da como resultado un completo tratamiento para limpiar y reparar la piel.

Sus propiedades atenúan las manchas, reduce el tamaño de las cicatrices y nutre las células para evitar las arrugas finas, además reduce significativamente el acné y las cicatrices dejadas por el mismo. 

Sus principales bondades se la atribuyen a su aporte de hidroxiácido, un liposoluble que hace parte de muchas cremas y productos restauradores.

También tiene un efecto antiinflamatorio y astringente que beneficia las pieles con acné y otros tipos de afecciones cutáneas.

De hecho, dado que la miel es hidratante y reparadora, su uso puede calmar las quemaduras superficiales y minimizar el impacto negativo de los radicales libres.

¿Cómo hacer este peeling casero con miel y aspirina?

Para comenzar a consentir tu piel como toda una profesional, solo debes seguir unos simples pasos de preparación y aplicación.

Ingredientes

  • 6 aspirinas
  • 4 cucharadas de miel orgánica
  • 3 cucharadas de agua
  • 5 gotas de vitamina E (opcional)

Preparación

  • Pon las aspirinas en un mortero y tritúralas hasta convertirlas en un polvo.
  • A continuación, incorpora la miel de abejas y el agua y remueve hasta conseguir una pasta espesa.
  • Si gustas le puedes añadir vitamina E para potenciar sus beneficios.

Modo de aplicación

  • Lava bien tu rostro con un jabón suave y asegúrate de dejarlo libre de maquillaje.
  • Luego, extiende el peeling con un suave masaje, cubriendo la totalidad del cutis, el cuello y el escote.
  • Ten cuidado con el contorno de los ojos y la boca ya que estas partes son un poco más sensibles.
  • Deja que actúe durante 20 minutos y enjuaga con agua tibia.
  • Para finalizar, sécate con un paño suave y aplícate una crema hidratante.
  • Repite su uso dos o tres veces a la semana.

Desde la primera aplicación podrás sentir un rostro más fresco, iluminado y suave. Sin embargo, usándola de forma continua, a largo plazo notarás una piel más joven y libre de imperfecciones.

¡Fascinante!

Loading...