Receta: Pizza casera

Una de las mejores formas de preparar una pizza en casa es hacerla sin complicaciones, sin diligencias ni mucho menos preocupaciones. Esto es muy fácil que sale con los ingredientes más sencillos, solo se necesita un poco de dedicación para que salga una pasta deliciosa. Una de las recetas favoritas de muchas personas es la receta de pizza casera, pero hacerla en caso no significa que prepararla de tal forma no merezca un puesto de honor en la mesa.

Para preparar una pizza puede ser todo lo complicado que se desee o todo lo sencillo. Hoy te presentamos la receta de una pizza muy fácil con la idea de que todos la puedan realizar en caca simplemente siguiente los pasos y consejos que aquí les vamos a dar. Además, solo se requiere de aproximadamente 2 horas de tiempo y de 4 a 6 personas que quede lista.

Puedes preparar la pizza que desees, con los ingredientes que más te gusten. Esta es una simple idea, pero siguiendo los pasos podrás preparar la pizza casera que desees.

Cómo preparar pizza casera

Receta pizza caseraIngredientes:

  • 300 gramos de harina
  • 160 gramos de agua
  • 5 gramos de levadura de panadería instantánea
  • 20 gramos de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de sal
  • 200 gramos de salsa de tomate
  • 100 gramos de mozzarella
  • 100 gramos de jamón

Pasos para la preparación de la pizza casera

1. En un utensilio se coloca todos los ingredientes de la masa como harina, agua, levadura, aceite y sal para poderlos mezclar bien con una cuchara. Una masa de pizza es como hacer un pan sencillo, se puede preparar con cualquier tipo de harina y la cantidad de agua será de aproximadamente de la mitad de la harina. Si se utiliza harina con más gluten, entonces se necesita de más agua, pero si se usa harina normal con la mitad de agua y un poco más es suficiente.

2. Cuando los ingredientes estén mezclado, se puede iniciar a amasar, si hay un amasador en casa pues genial, porque no se tiene que hacer gran cosa. En caso contrario, lo único que se hace es estirar la pasta y recoger con la palma de la mano hasta lograr una masa que no se pegue a las manos ni a la mesa, se tiene que lograr una masa fina y elástica.

3. A continuación, se deja fermentar la pasta tapada. El objetivo es darle más volumen, aunque esto depende del clima, si hace frío tarda más o al contrario si hace calo tarda menos. Las mejores masas cuando más tarden mejor porque así se desarrolla de otra manera, pero con esta pasta sin complicaciones da igual.  Cuando suba al doble se continúa con el siguiente paso.

4. Ahora que la pasta ha crecido lo suficiente se puede continuar, se aprehende la masa y se desmasifica, es decir, se amasa ligeramente para que regrese a su volumen inicial. Además, se puede dividir para hacer pizzas pequeñas. Media vez estirada la masa, se le añade los ingredientes, primero el tomate, después el queso y el resto de cosas que se desee.

5. El último paso es el horno, y no es el menos importante. Con el horno precalentado a un mínimo de 230° C se coloca la pizza en medio, se puede utilizar una piedra para el horno o una bandeja, de esta forma la pasta queda más crujiente, pero si no, no hay que complicarse la vida, en cualquier bandeja queda deliciosa. Se hornea la masa durante unos 8 a 10 minutos hasta que se dore levemente.

Imagen: Sebastian Mary

Loading...

Sobre este post