Qué hacer si tu esposo no te valora

Cuando nos enamoramos pensamos que ese hombre que amamos y que juramos amar hasta el final de nuestros días es un ser perfecto, vivimos momentos maravillosos y sentimos que tocamos el cielo con las manos cuando estamos a su lado. Pero desafortunadamente el tiempo o ese hombre que idealizamos como perfecto no lo es o se va convirtiendo en alguien desconocido para nosotras, nos hace sufrir y no sabemos como afrontar esta situación.

Cuantas veces no hemos pensado en que para encontrar ese príncipe azul que está a nuestro lado tuvimos que besar muchos sapos, pero ese “príncipe” por el contrario se convirtió en un ser que ni te mira, no te trata bien y siempre te critica buscando que discutan todo el tiempo por lo que haces o dejas de hacer.

La relación comenzó como un cuento de hadas, llena de esperanzas y sueños, comenzaste una nueva vida junto a un hombre que demostró amarte y a quien tú amas pese a muchas circunstancias, lo consideras tu amigo y confidente, creando así cada día una relación sólida llena de amor, alegría, comprensión y respeto, con la fe de poder juntos conformar una familia y dar así ese gran paso llamado matrimonio, porque consideras que ese es el hombre adecuado para ti.

Pero la relación se convirtió en una monotonía diaria, esos sueños idealizados y los que se han cumplido terminan rompiéndose, el irrespeto está a la orden del día y llega con todo esto la desilusión, ese hombre ya no te mira o si lo hace es cuando él quiere y no cuando tú lo necesitas, ya no tiene tiempo para ti, nada de lo que haces le gusta, no tiene detalles, critica todo hasta tu forma de vestir y lo hace frente a muchas personas y todo esto te envuelve en la tristeza y la impotencia de no saber que hacer, pero piensa siempre que quien no te valora no te merece… el respeto comienza por ti misma, que alguien te valore solo depende de ti… no te aflijas, aunque te sientas enfadada y pienses que todo lo que has entregado no ha valido de nada, pero no te derrumbes… la solución está en ti.

Comienza pensando por qué dejaste que las cosas cruzaran ese límite del irrespeto, la dejación, la humillación, los insultos, por qué permitiste que te menospreciara. Desafortunadamente y aunque te cueste entenderlo, tú eres quien permite que esa persona te atropelle y te trate mal, debes aceptar que aunque lo ames con todas tus fuerzas, nadie tiene derecho a insultarte o humillarte, no permitas que en nombre de ese amor que le tienes hagan pedazos tu dignidad y a ti misma.

Tú dejaste que te manipulara y abandonaste ser esa persona que siempre deseaste ser, porque encapsulaste tu vida solo en esa persona y dejaste que los límites los cruzara él solo, permitiéndole que te viera solo como la mujer de la casa y de los hijos. Te miras al espejo y ves una mujer diferente que no te gusta, porque estás anulada como mujer y como persona. Puede que cuando intentes hablarle las únicas respuestas que encuentres sean más humillaciones o frases como “si no te gusta esta vida, puedes irte, la puerta está abierta”, además te menciona cosas como que te pongas a trabajar y que ya no eres atractiva ni para él ni para nadie, te reduce a lo más mínimo con sus comentarios.

Entiendo que lo ames demasiado y que a pesar de todas estas cosas que te están haciendo daño temes dejarlo, pero piensa muy bien las cosas, analiza la situación y entiende que el amor propio es lo que debe primar para ti. Aléjate de esa persona que te está hiriendo, es mejor sufrir un tiempo que estar así toda una vida, esa persona no te valora, no te merece y mucho menos ese amor incondicional que le has entregado, entiende que por más cosas que hagas él ya no te amará, tú no te mereces una vida así, eres una mujer creadora de vida, pero sobretodo de amor y bondad, por esta razón y aunque tropieces debes levantarte y alejarte de eso que te está haciendo tanto mal.

Tú misma debes tomar la decisión de retirarte de su vida, te mereces un amor verdadero, una relación hermosa, no te mereces jamás estar soportando todos los días que pisoteen tu corazón y tu dignidad. Si te respetas y te amas a ti misma, llegará el día en el que llegue esa persona que te dará tu lugar y que te amará como a ninguna, pero sobretodo que te valore por encima de todo, recuerda siempre que hay que tener dignidad y solo de esta forma podrás alejarte de estas relaciones tóxicas que terminan haciendo tanto daño.

No seas masoquista por el hecho de pensar en el amor que le tienes y aunque tengas las ganas y la fuerza para luchar por él, si ves que esa persona no le entrega la misma respiración que antes a la relación lo mejor es que te alejes por completo, busca trabajo y conviértete en un ser independiente económicamente y en todo sentido, hazte respetar y cuando él desee dirigirse a ti que lo haga con respeto. Intenta recuperar tu autoestima y salir de esa vida llena de soledad en la que estás metida, busca regresar a esa vida que tenías antes, si deseas recuperarlo busca la manera de atraer a esa persona con las cosas que hacías antes, por algo él se enamoró de ti, entonces solo depende de ti, pero si sigues siendo la sirviente que cuida el hogar y los hijos, es mejor que busques la felicidad sola con tus hijos, sin nadie a tu lado que te aniquile. Piensa siempre esto “Si alguien no me respeta, yo misma me voy a dar a respetar”.

Mujer… tú mereces que te amen, te respeten y que jamás te lastimen, lo vales todo por el simple hecho de ser mujer y lo único que jamás puedes perder en la vida es la dignidad.