Mujer… ámate sin importar tu talla o tu tamaño (II)

Continuando con el artículo Mujer… ámate sin importar tu talla o tu tamaño, hoy deseo darles sencillos pero efectivos consejos para comenzar a amarnos tal cual somos, gorditas, flaquitas, etc., espero que les sirvan mucho y que aprendan a agradecer y amar su cuerpo sin importar sus excesos o falencias.

Hemos hablado en el anterior artículo de lo importante que es para muchas mujeres lucir un cuerpo perfecto y de lo agobiante que es no lograr ver en el espejo lo que deseamos. Además les di algunos consejos para amarnos sin importar si somos delgadas, gorditas, blancas, morenas, etc., y, hoy continuaré con más tips.

Aprende a amarte sin importar la talla o el tamaño de tu cuerpo  

Sé que para muchas de nosotras es agobiante mirarnos al espejo y ver cómo esos rollitos salen descontrolados por nuestra ropa, aunque hagamos miles de dietas no bajamos de peso o la ropa no luce bien porque somos demasiado delgadas, pero es importante que comencemos a alejarnos de la obsesión por el “cuerpo perfecto”, ese que vemos en revistas y televisión, que está completamente alejado de la realidad, obviamente si tenemos problemas de salud por el sobrepeso o la delgadez, es importante que busquemos maneras saludables de mejorar esa parte, para poder gozar de buena salud y realizar lo que deseamos.

Mujer amate sin importar tu talla o tu tamanoEs normal que muchas de nosotras en algunos momentos de nuestras vidas, comencemos a señalarnos por esos aspectos que nos disgustan de nuestro cuerpo y más en esos momentos en los que nuestra autoestima flaquea, por lo que distorsionamos por completo el aprecio que tenemos ante nosotras mismas, por esta razón es tan importante que antes de señalar esos defectos, comencemos a amar nuestras virtudes y a concientizarnos que no somos sólo un cuerpo sino que somos un complemento de muchas cosas que nos hacen únicas y hermosas.

Recordemos que la belleza en estos momentos está valorada no por lo que se es como persona, sino por un estereotipo de mujer que se ha ido imponiendo en la sociedad, por la publicidad y que la mayoría de las mujeres que logran alcanzar ese estereotipo, se sienten realizadas sólo en ese sentido, pero su felicidad queda en un segundo plano, ya que no son valoradas como personas sino como objetos.

Es importante que sepan que la autoestima no se aumenta sólo con mirarse al espejo y amar lo que ven allí, la autoestima no tiene nada que ver con un cuerpo perfecto, sino que tiene que ver con la aceptación y el amor que tenemos hacia nosotras mismas con todo lo que llevamos tanto dentro como afuera.

Una persona con un cuerpo perfecto, armado desde cero, no tiene por qué considerarse con una buena autoestima, pero si la tendrá aquella persona que se respeta, se ama así misma y admite sus fallos con orgullo, pero aprende de ellos. Por el contrario las personas que se consideran “perfectas” sufren demasiado, ya que no se perdonan el no estar siempre guapas, se martirizan pensando en el paso del tiempo y no viven una vida a plenitud.

Se debe saber que todo el mundo es un ser completo y que cuenta con sombras y con luces y que la persona que conviva a su alrededor deberá hacerlo con lo positivo y con lo negativo que tenga. Lo primero que debemos saber y entender es que no hay un ser perfecto y que debemos aceptar lo que somos. También debemos entender que no debemos ser seres perfectos en todos los sentidos para poder amarnos como somos. Pensemos bien las cosas y pongamos en una balanza todas las cosas buenas que tenemos, nuestras virtudes y también nuestros defectos, puede que de esta forma comprendas que los aspectos positivos que tienes compensan los negativos y es importante sentirnos orgullosas de lo que somos por encima de cualquier cosa que critiquemos de nosotras mismas.

Concientízate de que eres hermosa sin fijarte en tu peso, gorditos, etc., haz una lista de las 10 cosas que más te gustan de tu cuerpo, pero como lo mencioné antes, no te fijes en tu peso. Deja esta lista frente al espejo y cada vez que te mires en él, lee la lista y redescubre tu belleza. Con el tiempo vas a ver que comenzarás a añadir más cosas a la lista y te sentirás muy agradecida con lo que ves en el espejo.

Aprecia y celebra todo lo que puede hacer tu cuerpo día a día, bailas, cantas, respiras, vives, corres, brillas, y, todo eso debes agradecerlo. Tu cuerpo es un templo y la belleza no está en el cuerpo sino en nuestro interior… hay es donde encontraremos la belleza auténtica.

Aceptar tu cuerpo tal como es y sentirte bien con tus formas, requiere celebrar tu individualidad y finalmente hacer las paces con el reflejo que ves en el espejo. Descríbete de forma positiva y evita usar palabras negativas que destruyan tu amor propio. Reconoce que la belleza se acaba. Cultiva y alimenta las cosas duraderas, como tu mente, el amor, la amistad y los buenos momentos en tu vida.

Mujer… ámate sin importar tu talla o tu tamaño (Primera parte)

Loading...

Sobre este post