Los mejores aceites naturales para la piel sensible y con acné

Si tienes acné o la piel sensible, pero deseas hidratar tu piel a profundidad y evitar la aparición de imperfecciones, utiliza alguno de estos aceites naturales y notarás lo sana que estará tu piel

Los aceites naturales son una excelente manera de aportar a nuestra piel no solo la humectación que esta requiere, sino también los nutrientes que le ayudarán a tratar sus problemas entre los que tenemos los del acné de y los de la piel sensible para los cuales existen varios aceites naturales que pueden ser utilizados para tarar estas condiciones.

Ten en cuenta que los aceites naturales para la piel sensible y con acné pueden o no llegar a ser costosos dependiendo del ingrediente utilizado para extraerlo, pero es una manera natural de tratar los problemas de tu piel sin que esto signifique que tengas que exponerla a químicos que para estos problemas también suelen ser costosos, así que si de todos modos vas a gastar dinero, que al menos sea en ingredientes naturales que no dejan efectos colaterales.

Son siete los aceites naturales para la piel sensible y el acné que les queremos recomendar en este artículo. Úsalos de manera regular para humectar a profundidad tu piel, reduciendo al mismo tiempo la aparición de imperfecciones.

Es importante que además del uso de estos aceites también lleves una alimentación saludable y limpies tu piel dos veces al día con algún producto indicado para pieles sensibles y con acné.

Los mejores aceites naturales para la piel sensible y con acnéAceites ideales para pieles sensibles y con problemas de acné

Aceite de jojoba

La gran ventaja del aceite de jojoba es que este es muy parecido a los aceites que produce naturalmente nuestra piel; tienen un efecto antiinflamatorio, lo que lo hace ideal para tratar el acné y la hipersensibilidad en tu piel; tiene efecto emoliente y no te deja sensación grasa luego de usarlo.

Aceite de semillas de uvas

También tiene propiedades antiinflamatorias, ideales para tratar este tipo de pieles. Pero debemos agregarle sus propiedades astringentes y sobre todo que ayuda a que se controle el exceso de producción de aceites naturales por parte de la piel. Aporta vitamina C y le da un brillo natural a la piel.

Aceite de semillas de cáñamo

La gran propiedad de este aceite es que es no-comedogénico, es decir, que es un aceite que no te bloqueará los poros de la piel, algo muy bueno para aquellas personas con pieles propensas a sufrir de acné pues este se debe muchas veces a la oclusión de los poros por piel, exceso de aceites naturales, mugre e incluso otros productos que usan para humectar la piel. Además, ayuda a combatir los radicales libres, lo que significa una piel más joven durante más tiempo.

Aceite de argán

A menudo se refiere como “oro líquido”, el aceite de argán contiene altos niveles de vitamina E que promueve el colágeno saludable, trata el acné, y los signos prematuros de envejecimiento. Se ha utilizado ampliamente en el cabello, debido a su alto contenido en vitamina E.

El aceite de coco

Es cierto, nos encanta el aceite de coco. ¿Por qué? Se repara las células, es rico en antioxidantes, y suaviza la piel. Se promueve una piel suave y el pelo, que le da un brillo saludable, y se puede quitar el maquillaje. Básicamente, es el mejor amigo de su piel.

Aceite de semilla de cáñamo

El aceite de semilla de cáñamo es no comedogénico, lo que significa que no obstruye los poros, y tiene propiedades anti-inflamatorias. Protege la piel de los radicales libres y ayuda a mantener la elasticidad y suavidad de la piel.

Aceite de árbol de té

Este es uno de los mejores aceites que existe para eliminar los granitos y las espinillas. Este aceite se utiliza únicamente sobre las imperfecciones y se deja actuar durante toda la noche, aunque en algunas personas puede causar quemaduras, por lo que es importante realizar una prueba de sensibilidad antes de aplicarlo y dejarlo sobre la piel. Al día siguiente es importante aplicar bloqueador solar.

Recomendaciones…

Elige alguno de estos aceites naturales (menos el de árbol de té) y úsalo de manera regular. Lo mejor es usarlos después de retirar todo el maquillaje, aplicando unas cuantas gotas en el rostro y cuello, realizando suaves masajes hasta conseguir que la piel lo absorba.

Al día siguiente lava tu rostro como de costumbre y realiza tu rutina de belleza normal.

Sobre este post