Los 10 errores más comunes que cometen las chicas al maquillarse

Conoce los 10 errores que más cometen las chicas al maquillarse y trata de evitarlos por completo

El maquillaje se ha convertido en uno de los grandes aliados de la belleza, siendo casi que indispensable para la mayoría de mujeres.

Los productos de cuidado facial junto con los cosméticos constituyen una parte importante en la rutina diaria para lucir hermosas y a la moda.

Este hábito no suele hacerse con conocimientos previos y la mayoría lo hacen de forma autodidacta según lo que consideran que les queda bien.

No obstante, muchas cometen ciertos errores que pueden arruinar el resto de su look o simplemente hacerlas lucir mal.

Los 10 errores más comunes que cometen las chicas al maquillarse
© Maridav – Fotolia.com

Por esta razón, en el espacio que tendremos a continuación, queremos compartir esas 10 equivocaciones que muchas cometen durante esta rutina y que en ocasiones ni suelen tenerlas en cuenta.  Descúbrelas y trata de corregirlas la próxima vez.

Errores que cometemos a la hora de maquillarnos

1. Probar la base en la mano

La base es uno de los productos más importantes a la hora de maquillarse. Como su nombre lo dice, es como el todo de lo que se utiliza posteriormente.

Elegir un tono inapropiado puede crear un efecto de máscara que se va a ver terrible cuando se le aplican el resto de productos.

El principal error es que la mayoría la prueban en la mano cada vez que van al mercado a comprarlas. ¿Lo haces? Pues estás equivocada. El tono de la mano no es el mismo que el del rostro y por eso después va a quedar extraño.

Lo más recomendado es hacer una pequeña prueba a la altura de la mandíbula, difuminándola para ver si queda con el tono original de la piel.

2. Utilizar un tono de rubor muy encendido

El rosado no es el único color de los rubores y tampoco les queda bien a todas las chicas. El problema es que muchas se limitan y eligen esas tonalidades encendidas sin considerar si en verdad les luce.

En el catálogo de las marcas que lo ofrecen se pueden encontrar varias tonalidades y eso te facilitará elegir la más apropiada a tu tono de rubor natural.

3. Usar demasiado corrector de ojeras

Las ojeras son un problema con el que tienen que lidiar muchas mujeres, pero en ocasiones la solución que le dan terminan siendo peor.

Usar demasiado corrector o elegir uno de un tono muy blanco arruina todo el maquillaje y hace lucir el rostro como si tuviese un antifaz.

Según lo oscuras que se encuentren, lo mejor es buscar dos tonos más claros al de la piel y siempre difuminarlo muy bien para que no queden grumos.

Un truco muy sencillo consiste en aplicar una fina capa de corrector y por encima ponerle un poco de polvo compacto.

4. Pintar fuera del borde del labio

El paso de delinearse los labios quedó atrás, al menos para las chicas más jóvenes. Muchas hacen un intento por darle más volumen a su boca con este truco, pero lo cierto es que terminan luciendo por fuera de lugar.

Si hay dificultades para pintar los labios sin salirse de sus bordes, lo más apropiado es conseguir un pincel de cerdas sintéticas finas que ayuden a darle forma con el mismo labial.

5. Hacerlo bajo la luz equivocada

Muchas veces en el baño o el lugar de maquillaje hay luces blancas o fluorescentes que no dejan distinguir bien cómo es que se están aplicando los cosméticos.

Al maquillarse bajo este tipo de luces hay una gran probabilidad de aplicarse exceso de productos, lo que termina creando grumos o efectos extraños en la piel.

6. Hacer muchas combinaciones de colores

Para adaptarse a todos los tipos de pieles, los cosméticos que venden en el mercado ofrecen diferentes colores y tonos que pueden combinarse de varias formas.

¡Pero ojo! El hecho que exista variedad no quiere decir que quede bien aplicarse uno y otro color al mismo tiempo sin hacer un equilibrio entre las tonalidades.

Por ejemplo, si las sombras para los ojos son azules con verde, los labios no deben ser fucsia o rojo intenso.

Recuerda que es importante tener en cuenta factores como el tono de la piel, el color del cabello, la ocasión y el estilo de los atuendos que se estén usando.

7. Utilizar la crema incorrecta

La crema hidratante es uno de los productos esenciales para mantener el rostro joven, humectado y libre de varios tipos de trastornos cutáneos.

Sin embargo, elegir una demasiado grasosa puede dañar posteriormente el maquillaje y dificultar la aplicación de los productos.

Si la piel es mixta o grasa, se deben usar cremas refrescantes, libres de aceites. De lo contrario, es probable que el rostro luzca brillante y como si estuviese sucio.

Un buen truco es mantener papelitos de arroz  para absorber la grasa y tener una piel más fresca y suave.

8. No difuminar de forma adecuada las sombras

¡Gran error! En ocasiones las sombras dejan líneas o pequeñas acumulaciones irregulares que no se acentúan bien sobre la piel.

El truco para que queden perfectas es difuminarlas con la ayuda de la brocha o el pincel hasta que queden en el tono preciso.

9. Usar demasiado rímel o dejarlo grumoso

El rímel es uno de los productos claves para lucir un maquillaje perfecto. Su capacidad para alargar las pestañas y hacerlas lucir voluminosas lo destacan como uno de los infaltables en todas las rutinas.

Sin embargo, el uso de más de dos capas crea unos pequeños grumos que casi siempre hacen pegar unas pestañas con otras haciéndolas lucir mal.

Si este producto ya está muy espeso o seco, lo mejor es que lo cambies por uno nuevo.

10. Dormir con maquillaje

Este es uno de los peores errores y también es el más cometido. Por cuestiones de trabajo, por llegar muy tarde de una fiesta o porque simplemente hubo flojera antes de ir a dormir, muchas se acuestan a dormir con todos esos cosméticos en su rostro.

En un principio parece un hábito inofensivo que no pasa de un par de ojeras de rímel que se borran con removedor de maquillaje. Sin embargo, más adelante y tras repetirlo en muchas ocasiones, la piel pasa factura y empieza a tener algunos inconvenientes.

Por ejemplo, debido a las impurezas que no son eliminadas, los poros se obstruyen y forman pequeñas espinillas o granos de acné.

También impide la adecuada oxigenación del rostro durante las horas de descanso, lo que influye de forma directa en el envejecimiento prematuro.

El hábito de dormir con máscaras de pestañas no solo influye en las ojeras, sino que puede provocar problemas oculares por los químicos que contiene.

¿Cómo me puedo empezar a maquillar mejor?

Si después de leer todos estos errores te has sentido identificada, es momento de empezar a corregirlos. Para esto, empieza por revisar los productos que tienes en casa y verifica que son los adecuados para tu piel.

Tras estar segura de tener los tonos indicados, una buena solución es buscar tendencias o vídeos tutoriales que faciliten esta tarea.

En la actualidad hay muchos canales que se dedican a enseñar cómo hacerlo de manera correcta, según el rostro, la ocasión y el estilo que se desee llevar.

Para terminar, recuerda desintoxicar tu piel una que otra vez, utilizando alguna mascarilla facial y productos exfoliantes.

Pese a que muchas veces es casi imposible notarlo a simple vista, en el rostro se van acumulando varias células muertas e impurezas que más adelante afectan la belleza. ¡Toma nota!

Sobre este post