Exfoliantes caseros para cada tipo de piel

Asegúrate de saber cuál es el tipo de piel que conforma tu rostro y con base en ello utiliza un exfoliante que además de ayudarte a eliminar las células muertas e impurezas, beneficie tu piel

No cabe duda que mantener nuestra piel en las mejores condiciones es algo primordial para nosotros día a día, no sólo por lo que irradia y transmite en la rutina diaria, sino por nuestra salud.

La piel, siendo el órgano más extenso de todo el cuerpo humano necesita de diferentes nutrientes y componentes para mantener en estados óptimos, sin embargo, hay zonas de ella que se encuentran expuestas en mayor medida a las impurezas, el polvo y otro tipo de cosas que pueden afectarla profundamente.

Una de las maneras para mantener nuestra piel renovada es la exfoliación, la cual consiste en quitar las células muertas de toda la epidermis; en el presente artículo les mostraremos las diferentes maneras de exfoliar la piel. Nuestro cuerpo lo exige.

Exfoliantes caseros para cada tipo de pielExfoliar nuestro cuerpo

Como lo nombrábamos anteriormente, nuestra piel es el órgano más grande que posee el organismo, y al estar ubicado en la parte externa de nuestro cuerpo es mucho más propenso a sufrir algunos padecimientos, la mayoría por condiciones higiénicas insuficientes.

Por lo anterior cabe recordar que debemos exfoliar todo nuestro cuerpo y no sólo nuestro rostro y nuestras piernas; para exfoliar nuestro cuerpo podemos utilizar cepillos de cerdas naturales o guantes exfoliantes.

Loading...

En caso de conseguir el cepillo podemos exfoliar nuestro cuerpo sin necesidad de hacerlo en la ducha, lo haremos con masajes circulares y leves.

Pero si el caso es el del guante, debemos ponérnoslo y estregarnos en el momento intermedio de nuestro baño, puede ser con un poco de jabón o con la ayuda de cremas exfoliantes para el cuerpo.

Tener en cuenta los tipos de piel

Quizá el resto de nuestro cuerpo no tenga problema a la hora de ser exfoliado, ya que el tipo es mucho más similar de persona a persona, pero el tipo de piel a la hora de llegar al rostro varía demasiado.

Es en este punto donde debemos detenernos un momento y evaluar la situación; considerar qué tipo de piel poseemos en nuestro rostro, especialmente en nuestro cutis, una vez lo hayamos determinado, continuar.

Con base en lo anterior, les mostraremos diversos métodos de exfoliación acordes al tipo de piel que tengan.

Exfoliación para piel normal

Para comenzar debemos conseguir un exfoliante para piel suave, luego lo aplicaremos en nuestro rostro ayudándonos de masajes en círculo; en caso de que tenga prohibido usar estos exfoliantes por su médico, pruebe con gránulos de azúcar.

También podemos realizar mascarillas con glicólico en todo el rostro.

Exfoliación para piel sensible

Cerciorarnos de conseguir un jabón suave y que no altere nuestra piel debe ser el primer paso, luego empaparemos un poco, una toallita de uso personal, con agua tibia y el jabón.

Una vez la tengamos preparada realizaremos un breve masaje sobre la piel del rostro, debe ser en forma circular. Se recomienda comenzar por la nariz y terminar en el resto del rostro.

Exfoliación para piel grasa

Antes de exfoliarnos debemos retirar el exceso de grasa del rostro, nos podemos ayudar con almohadillas de glicólico.

Una vez hayamos retirado los excesos de grasa nos exfoliaremos con un cepillo especial de manera suave y prolongada; la piel grasa resiste exfoliaciones diarias.

Loading...

Sobre este post