Dile NO al maltrato contra la mujer ¡Ni una más!

¡Ni una más! esta debería ser la consigna que todos gritemos, rechazando la violencia contra las mujeres y porque no decirlo también en contra de los hombres, que han sido maltratadas, asesinadas y violentadas durante tanto tiempo.

Los colombianos en este momento llevamos en nuestros corazones sentimientos de asombro, indignación y tristeza, causados por los últimos acontecimientos, que han dejado como víctimas a tantas mujeres, víctimas ya sea por inocencia, por quedarse calladas o simplemente porque se cruzaron en el camino de un monstruo que las maltrató, violentó y asesinó, con tal frialdad, que hasta guardan una sonrisa en su rostro, y, que en este momento sus familias y Colombia entera, luchan porque se haga justicia y que estas historias no queden en la impunidad, como una cifra más o por llamar audiencia en los noticieros.

El día de hoy alzo mi voz y escribo estas líneas por Rosa Elvira Cely, Vivian Paola Urrego Pulido y Johana Samacá, pero esto no debe quedarse solo en una convocatoria generada por estas tristes historias, sino por la de cada una de las mujeres que sufren en silencio el maltrato, el temor de denunciar y por todas aquellas que han muerto a manos de estos salvajes.

Este es un artículo en el que rechazo y busco crear conciencia sobre los problemas de violencia en contra de las mujeres y en el que también busco que las mujeres que en este momento son maltratadas o violentadas, hagan un alto en el camino y digan NO MAS, denunciando a los agresores y buscando la felicidad, la tranquilidad y el reencuentro consigo mismas.

La violencia hacia la mujer no debe ser solo una cuestión de titulares en la prensa amarillista, o una estadística más, esto debe movernos el alma, el corazón y la voz, ya que la indiferencia ante estos actos atroces no debe continuar. Es increíble, inadmisible y hasta humillante, ver como no solo en Colombia, sino en el mundo entero, ocurren estos hechos detestables y es aún más inexplicable como en una sociedad existan personas con la mente tan retorcida y criminal, que sean capaces de ejecutar este tipo de acciones y resulta alarmante además, que a pesar de ser conocidos por todos, los dispositivos de seguridad, el gobierno, etc., sigan permitiendo que actúen a sus anchas, dejándolos en libertad por falta de pruebas u otorgándoles penas tan cortas en las cárceles.

Es obvio que una cadena perpetua o la pena de muerte no recuperarán la vida de aquellas mujeres que han muerto a manos de estos monstruos, pero es necesario que castiguemos ejemplarmente estos actos atroces, dignifiquemos a las víctimas y seamos concientes de que no podemos tapar el sol con un dedo, argumentando que una pena de 25 años de cárcel terminará con sus crímenes o que estas “personas” también tienen derechos y que deben ser respetados como iguales.

Es sorprendente descubrir que millones de mujeres que conocemos, que vemos caminar por la calle o que simplemente escuchamos o vemos sus historias en televisión, sufren algún tipo de maltrato, ya sea por parte de sus parejas o familiares y aún así continuamos con nuestras vidas como si nada. Algunas de ellas sufren en silencio, pero debemos ser concientes que es un problema que nos puede llegar a tocar la puerta en cualquier momento y debemos estar unidas en contra de estos actos.

“Ni una mujer más violentada”, lastimosamente vivimos en una sociedad que sigue fomentando la violencia contra la mujer y su trato como un ser humano de segunda, ya que todavía existe la creencia de que si una mujer es víctima de maltrato o agresión es porque “algo hizo” y esto debe cambiar porque no hay excusas para agredir a una mujer.

No te quedes callada, no confundas las situaciones, no creas que todo lo que se hace debe ser en nombre del amor, porque el amor no daña, no lastima, no violenta. No hay ninguna excusa o razón para maltratar a una mujer y mucho menos para que tú te dejes maltratar. Son muchas las mujeres que agachan la cabeza y al momento de hablar del tema se culpan por cosas que han hecho, pero tú no tienes la culpa de nada y mucho menos eres la causante de un golpe, un grito, etc., no tengas miedo a denunciar, no tengas miedo a la soledad, lucha por tu libertad, por tu dignidad y busca una vida mejor al lado de quienes si te aman y te respetan.

Todos tanto hombres como mujeres debemos gritar “No a la violencia contra la mujer”, basta ya de los abusos y el maltrato en contra de las mujeres, aunque esto no sea suficiente y no acabemos con estos actos atroces, si sentamos nuestra voz de protesta en contra de los abusadores, monstruos y bárbaros que maltratan día tras día a quienes no tienen la culpa.

Enfrentar la violencia no es solo asunto de unos cuantos, es asunto de todos… ¡Ni una más!, por favor.

Con cariño y admiración ♥♥♥Carito♥♥♥

 

Loading...