Dieta en enfermedades hepáticas

El hígado es un órgano fundamental  en cuanto a funciones complejas en el organismo, entre sus múltiples operaciones se encuentran:

  • El procesamiento de las proteínas las cuales en un paciente con problemas hepáticos puede causar que se acumulen resto de estas y lleguen hasta el cerebro afectándolo en gran manera.
  • Los carbohidratos son transformados a glucógeno lo cual haría en un enfermo hepático que se aumentara la ingesta de carbohidratos para equilibrarlo con las proteínas.
  • Ya que el hígado interviene en el metabolismo, una disminución o aumento de proteínas, grasas, carbohidratos, puede afectar la producción de proteínas y vitaminas.

Recomendaciones

Para poder obtener la dieta exacta según la enfermedad o el deterioro que tenga el hígado es importante tener una valoración médica ya que se pueden presentar malos entendidos. A continuación se presentan unas recomendaciones que pueden ser de utilidad en general para pacientes con daño hepático:

Loading...
  • Consumo alto de alimentos con carbohidratos, los cuales deben ser la mayor fuente de calorías en esta dieta.
  • El incremento recomendado de grasas y carbohidratos ayuda a preservar las proteínas en el organismo y prevenir su descomposición.
  • Consumo aproximado de 1 gramo de proteína por kilogramo de peso corporal al día. Esto no incluye la proteína proveniente de almidones y verduras. Sin embargo, evite reducir demasiado la proteína porque puede llevar a desnutrición.
  • Suplementos vitamínicos, en especial vitaminas del complejo B.
  • Limitar el consumo de sodio (normalmente 1 – 2 gramos por día) si usted está reteniendo líquidos.

MENÚ

  • DESAYUNO: Jugo de naranja, una galleta integral, dos cucharaditas de mantequilla, té.
  • MEDIA MAÑANA: Leche con galletas integrales o fruta
  • ALMUERZO: Carnes (pescado, pollo), un almidón (papas, arroz), verdura cocida, ensalada, fruta fresca, leche, dos cucharadas de margarina, pan integral.
  • MEDIA TARDE: Leche con galletas integrales o fruta
  • CENA: Carnes (pollo, pescado), frutas frescas, un vaso de leche, ensalada, una verdura cocida, un almidón (papas, arroz), dos cucharaditas de margarina.

Como recomendación se debe tener la asesoría de un medico o un medico nutricionista para el seguimiento de una dieta indicada para pacientes con enfermedades hepáticas.

Loading...

Sobre este post