Dieta de mantenimiento

Es lógico que luego de haber empezado con una dieta, las personas quieran  seguir con las costumbres alimenticias que llevan y acostumbrar a su cuerpo a un régimen nutritivo, así que en esos momentos es donde una dieta de mantenimiento es puesta en práctica.

Ventajas de una dieta de mantenimiento

  • Las dietas de mantenimiento permiten mantener el peso ideal y a la vez aportan energía y vitalidad al organismo.
  • Una dieta de mantenimiento tiene que ser equilibrada, de tal forma que aporte suficientes hidratos de carbono, proteínas, vitaminas y minerales.
  • Las dietas de mantenimiento deben incluir cinco comidas al día (desayuno, media mañana, comida, merienda y cena).

Indicaciones

Loading...
  • El azúcar y la miel deben sustituirse por la sacarina y los caldos o consomés deben desgrasarse previamente, para que no aporten calorías.
  • Tanto el alcohol como las bebidas refrescantes están prohibidas. El primero por su contenido en calorías y las segundas por la alta aportación de azúcar.
  • Las verduras deben tomarse como mínimo, una vez al día y también se recomiendan las legumbres dos veces semanales por su alto contenido en fibra.
  • Es importante que la dieta de mantenimiento se combine con algo de ejercicio, como salir a caminar 30 minutos al día.

MENÚ

  • Desayuno: leche o yogurt descremado, cereales, pan integral con mermelada, frutas (evitar el banano)
  • Media mañana: un yogurt descremado, una fruta (evitar banano), queso descremado.
  • Almuerzo: Ensalada de vegetales o verduras, pollo o pescado, infusión de té, arroz light
  • Media tarde: Pan integral, ensalada de frutas, té.
  • Cena: Ensalada de tomate, arroz light, queso descremado, pollo o pescado en filete.

Cabe resaltar que si decides practicar este método de reducción de peso, debes consultar con tu médico nutricionista.

Loading...

Sobre este post