Consejos para trabajar desde casa (I)

Cada vez son más las mujeres que aunque tengan como oficio estar en casa cuidando a sus niños y estar pendientes de las labores del hogar, desean emprender su propia empresa o negocio desde casa. Y es que aunque trabajar desde casa es muy cómodo y puede generar ingresos considerables ya que no necesitamos invertir dinero por ejemplo en  transporte, si debemos tener en cuenta que en ocasiones es mucho más complicado cumplir con las tareas asignadas, no tener distracciones cotidianas del hogar y por esta razón se dificulta la concentración, además al ser nosotras mismas jefes y administradoras, también podemos dejar de lado cosas que parecen no se tan importantes pero que al final son las que le dan el nombre y el profesionalismo a nuestro trabajo.

Quiero comentarles que yo trabajo desde mi casa y estos puntos me han servido bastante para optimizar el tiempo y sacarle partido a este lujo que nos damos aquellas mujeres que no tenemos que salir de casa para trabajar y rendirle cuentas a un jefe. Por esta razón hoy deseo, darles mis propios tips o consejos que han funcionado en mi vida trabajando desde mi casa, a esas mujeres que desean emprender un trabajo desde casa y aquellas que ya lo hacen, para que sepan cómo comenzar y continuar con este gran trabajo.

Tips para trabajar desde casa

1. Madruga
Aunque la mayoría de mujeres ya tienen un horario establecido todos los días, es importante que tengas en cuenta que debes también tener un horario establecido para comenzar con tus labores matutinas en el trabajo, así como lo harías si trabajaras en una oficina. Lo mejor es comenzar después de las 9 de la mañana y si te es posible antes de las 8 de la mañana. Debes tener en cuenta también que tipo de trabajo realizas en casa, ya que debes estar disponible en los momentos en que el resto del mundo y quienes deseen comunicarse contigo para adquirir tus servicios puedan encontrarte y no tengas ninguna distracción que pueda entorpecer tu negocio.

Además contar con un horario puede optimizar todas tus tareas tanto en el trabajo como en tu hogar. Por ejemplo destina unas horas para hacer tus labores hogareñas y luego comenzar de lleno con el trabajo, también si tienes que preparar el almuerzo o estar pendiente de la llegada de los niños del colegio, también ten en cuenta los horarios para poder organizarte mejor. Define con total claridad desde qué hora y hasta qué hora vas a trabajar. No puedes tener jornadas de 12 horas seguidas. Tampoco es recomendable que un día trabajes mucho y otro día poco, establece un horario y cúmplelo todos los días.

2. No trabajes en pijama
Puede parecerte gracioso este punto, pero créeme que a mi me ha pasado, me concentro tanto en mi trabajo que a veces me olvido de que ando en pijama. Es importante que todo lo que hagas sea realmente serio y tu misma te creas que lo es, porque es lo que te da el pan de cada día y debemos cuidarlo mucho, aunque nadie te esté mirando y solo tengas que contestar un teléfono es importante que recibas tu trabajo como lo harías si estuvieras en una oficina. Por esta razón es importante que hagas tus quehaceres diarios, te duches y te vistas bien, no con una sudadera o el buzo de los domingos. Créete las cosas, así como cuando trabajas en una oficina tienes un horario para hacer las cosas, lo que quiero decirte es que todo lo que te genere distracción o pérdida de tiempo no te está dejando surgir como deberías, verás que si optimizas tus labores todo saldrá mejor.

Utiliza ropa cómoda, pero nada completamente informal, aunque no lo creas, influirá en tu actitud mental frente al trabajo. Por esta razón, muchas personas que trabajan en casa gustan vestir tan formales como lo harían en su oficina. Elije la opción que más te acomode.

3. Tu propio espacio
Aunque pocas veces lo pensamos, es importante crear y organizar nuestro propio lugar de trabajo, lo más importante es elegir un lugar de tu casa en el que te encuentres tranquila y donde puedas tener todas tus herramientas de trabajo (computador, teléfono, libros, etc.). Si te gusta la música y no te crea distracciones, coloca música a bajo volumen para crear un espacio más acogedor. Rodéate también de luz natural y si te gustan las plantas puedes decorar tu espacio con una linda matita. Recuerda que el ambiente es muy importante para el trabajo y te ayudará a sentirte cómoda y feliz con lo que haces todos los días.

4. Planifica tu día
Ya te lo he explicado durante el artículo, es importante que primero comiences por las tareas rutinarias como llevar a los niños al colegio, hacer el almuerzo, arreglar la casa, etc., y luego si comiences con tu trabajo o al revés, debes seguir un sistema que funcione y de que al final del día hayas conseguir hacer el trabajo que te propusiste. Lo importante es saber antes de empezar qué quieres conseguir ese día, qué tareas tienes pendientes y organizar el trabajo de modo que lo más urgente no quede sin hacer.

Ese es uno de los problemas de no tener un jefe que te exija todo el tiempo que debes hacer y que no, ya que caemos en distracciones que al final debemos ser concientes que no son beneficiosas para nuestra empresa. Puedes organizar tu tiempo en tu computador, o si no trabajas con una computadora, utiliza una agenda o sácale el máximo provecho a tu teléfono celular. No puedes iniciar tu día sin saber qué debes hacer. Si tienes claras tus actividades, decidirás mejor y priorizarás con mayor certeza.

5. Exige respeto de quienes están a tu alrededor
Debes tener muy claro que es importante separar las cosas personales y las del trabajo. Por esta razón debes además de crear tu propio horario, hacérselo saber a quienes te rodean en tu hogar, ellos deben tener muy claro cuales son los momentos en los que te encuentras cien por ciento disponible para ellos y para tu trabajo. Fija unas reglas también con tu pareja en los temas que consideras importantes para seguir con tu trabajo y el tiempo que vas a dedicarle a él y a tu familia. Si debes combinar labores domésticas con tu trabajo, establece un horario, por muy corto que sea.

6. Motívate
Una de las grandes ventajas del trabajo en equipo es la motivación grupal para alcanzar un objetivo. Si tu oficina está en casa y tu interacción se reduce al correo electrónico, Messenger y teléfono, tendrás que buscar cómo automotivarte para dar un poco más de ti todos los días. Algo de presión puede hacerte bien. Fíjate metas diarias o semanales y preocúpate por alcanzarlas.

7. Evita hacer favores innecesarios
Es algo casi imposible de hacer, pero debes intentarlo, ya que muchas veces las personas que te rodean suelen creer que por el hecho de trabajar en casa no tienes las obligaciones u horarios que tendrías si lo hicieras en una oficina con un jefe. No dejes que las personas piensen que por el hecho de trabajar en casa tienes la obligación de cubrir sus emergencias y dejar de lado lo que haces. Hazles saber que tu trabajo es igual o más importante que el que se realiza en una empresa y que lo amas y por esta razón intentas cada día entregarte en cuerpo y alma a él y que aunque ellos crean que tienes algún tiempo disponible no es así.

8. Administra tu negocio
Trabajar cómodamente desde tu hogar no significa que no tengas que administrar con rigurosidad tu negocio. Lleva un control del tiempo y los recursos que dedicas a cada proyecto, para que así sepas cuánto cobrar y a qué plazos comprometerte. Además de eso ten presente que debes cobrar por tu trabajo porque en realidad vale mucho y aunque puede que alguien cobre menos que tú, no trates de ser la que cobre menos simplemente por quedarte con todos los clientes. La verdad es que si el cliente que te quiere contratar esta buscando la opción más barata, de seguro va a ser un proyecto desagradable. El cliente va a querer exigirte todo lo que pueda por lo que esta pagando, por lo que debes preocuparte de fijar limites claros y alertarle que si se salen del plan, vas a cobrarle las horas extras. No tengas miedo de cobrar y siempre habla de plata en las primeras reuniones u conversaciones.

Recuerda que al comienzo para adquirir más experiencia puede que el trabajo lo comiences a hacer gratis o a un costo más bajo, pero como vas adquiriendo experiencia, cobra lo que vale realmente tu trabajo.

9. Muéstrate profesional
Debes preocuparte por parecer profesional en todo sentido y transmitirlo con mucha fuerza. Contesta el teléfono como si fuera una oficina y no permitas que tus hijos lo hagan si estás en jornada laboral. Si es posible, ten una línea telefónica exclusiva. Tu página en Internet también es clave. Debes promover una imagen tan seria como la de cualquier otro negocio.

10. Ten presente tu propósito original
Si decidiste trabajar desde casa es por alguna razón, por ejemplo más tiempo para la familia, libertad de acción, soledad controlada, mejor concentración, etc. Con el paso del tiempo, puede que tu propósito original pase a segundo plano. Ten cuidado con eso. Si lo que buscabas era pasar más tiempo con tus hijos no puedes estar conectado a la computadora 14 horas al día y trabajar los fines de semana.

11. Realiza cursos
Si te es posible por lo menos una vez al mes, haz un curso que tenga alguna relación con tu empresa o tu sector o con la economía en general, o asiste a un seminario, o a una conferencia.

12. Toma nota de todo
Es importante que lleves un registro de todo lo que tienes que hacer y los planes que tienes tanto a corto como largo plazo, ya que son guías que te ayudan a fijarte metas.

Consejos para trabajar desde casa (II)