Cómo utilizar yema de huevo para lavarte el cabello

Te enseñamos a utilizar la yema de huevo para lavarte el cabello y asi tenerlo brillante, sedoso y joven.

En la búsqueda de productos naturales para nutrir y fortalecer el cabello nos hemos encontrado con un ingrediente muy interesante para revitalizarlo y aumentar su crecimiento.

Se trata nada más y nada menos que de la prodigiosa yema de huevo, un alimento rico en proteínas, vitaminas y minerales que benefician la salud capilar.

Su ventaja sobre otros tipos de productos es que no contiene aditivos químicos y puede usarse sin el riesgo a alterar el pH del cuero cabelludo.

Como sabemos que muchos aún no la han utilizado con este fin, a continuación queremos compartir los beneficios de usarla para lavar el pelo.

Cómo utilizar yema de huevo para lavarte el cabello

¿Cuáles son las propiedades de la yema de huevo para lavar el cabello?

A pesar que durante muchos años tuvo mala fama por sus niveles de colesterol, el huevo es uno de los alimentos más recomendados para la dieta.

Tanto su consumo como su aplicación tópica tienen interesantes beneficios para cuidar el pelo y mantenerlo en buen estado.

Su textura nos permite usarlo como un champú natural, ideal para todos los tipos de cabello y necesidades.

Contiene vitaminas del grupo B, incluyendo el ácido fólico y la biotina. También aporta vitaminas A, E y D, necesarias para un pelo brillante, sedoso y joven.

Hay quienes prefieren usar solo la yema, pero también puede mezclarse con otros ingredientes para potenciar sus beneficios.

¿Cómo preparar un champú natural con yema de huevo?

Para preparar este champú casero con yema de huevo te recomendados elegir huevos de granja ya que son bastante naturales.

Si tienes el cabello largo debes usar por lo menos dos yemas.

Ingredientes

  • 1 yema de huevo
  • 5 gotas de aceite esencial de árbol de té
  • 5 gotas de aceite de limón

yema huevo para el cabello
¿Qué debes hacer?

  • Bate la yema de huevo y mézclala con los aceites esenciales recomendados.
  • Cuando el producto esté listo, humedece tu pelo y aplícalo como el champú habitual.
  • Asegúrate de repartirlo bien por toda la cabeza, masajeando suavemente y esperando algunos minutos para que actúe.
  • Luego, usa abundante agua tibia para eliminar los excesos y el mal olor.
  • Debes evitar el uso de agua caliente porque la yema se puede cocer y después te será difícil eliminar los trocitos del pelo.
  • Finalizado este tratamiento puedes aplicarte un poco de vinagre de manzana como alternativa ecológica a los acondicionadores comerciales.

¡Para tener en cuenta!

Este champú con yema de huevo revitaliza el cabello seco y promueve la reparación de las raíces grasas y las puntas abiertas.

Se aconseja usar una vez a la semana o cada diez días para no dejar de obtener sus beneficios sobre la melena.

Una buena opción es mezclar la yema de huevo con ingredientes caseros como el yogur, el aguacate o el plátano maduro para obtener beneficios adicionales.

También puedes emplear un poco de aceite de coco para mantener las puntas saludables y brillantes.

Ten en cuenta que al igual que otros productos naturales, los efectos de la yema de huevo tardan un poco en hacerse notorios y solo se consiguen cuando se usa de forma continua.

Anímate a incluirla en tu rutina de belleza y comprueba que es una gran aliada para tu pelo.

Sobre este post