Cómo utilizar el Feng Shui para decorar tu casa

fengshui_yinyang_sEl Feng Shui “viento y agua” es una tradición china que se basa en el equilibrio del ambiente y las energías de la naturaleza y en la decoración del hogar tiene algunas reglas sencillas.

Esta tradición milenaria busca encontrar un equilibrio entre las energías que nos rodean y se trata del arte de la disposición del entorno para crear un espacio que favorece la salud, el bienestar, la armonía y el éxito.

Su práctica se basa principalmente en los conceptos del Yin y el Yang, las direcciones terrestres y los 5 elementos madera, agua, fuego, metal y tierra. Por ejemplo, el Feng Shui busca el equilibrio y la complementariedad de los opuestos el Ying y el Yang. En casa, el objetivo es buscar el equilibrio para encontrar la armonía y favorecer el desplazamiento del Qi que es la energía vital.

Por regla general, evita los ángulos agudos y aristas cortantes en las paredes, los muebles y los objetos. Cuidado con los rincones que atrapan la energía. Sobre todo, evita el desorden porque la energía no puede circular en una casa desordenada. Por lo tanto, ordénala, tira lo que estorbe y haz espacio.

La entrada
El Universo es una  puerta de ida y vuelta: recibimos aquello que damos. El recibidor marca la  transición entre el estado de conciencia de afuera de casa y el de adentro. Venimos de un espacio Yang: la calle, el tránsito, el movimiento entramos a un lugar Yin: privado, protegido, estable, personalizado: el recibidor debe decirnos Estás en tu casa.

Al entrar en casa, la puerta principal nunca debe dar directamente a una escalera. Lo mismo da que el tramo sea ascendente o descendente, es una disposición de mal augurio, y cuanto más largo es el tramo, más perjudica a la puerta.

Lo ideal es que sea espaciosa, despejada y muy luminosa, puedes decorarla con plantas que otorgan energías beneficiosas. Recuerda que todo debe estar ordenado y no coloques jamás espejos delante la puerta de la entrada.

La sala
Debe ser cálida y acogedora, idealmente, se situará cerca de la entrada, debe estar bien iluminada y ofrecer la sensación de estar despejada. Elije colores vivos y alegres e ilumina bien este lugar.

Elige colores como el verde, el amarillo o el rojo. Coloca el sofá de modo que quede frente a frente. Sitúa un gran espejo frente a donde vayas a comer de modo que se refleje toda la familia. La mesa de la sala o comedor, debe de tener las esquinas redondeadas, si no es así compénsalo con objetos y floreros circulares o con curvas.

Dispón de una mesa baja y por lo menos dos sillones de cara a la alfombra teniendo cuidado de no colocar ninguno de los sillones de espaldas a la puerta. Si tienes televisión, no orientes todos los asientos hacia ella, puesto que esto la convertiría en el elemento dominante. No escatimes en iluminación: todo aquello que inspire vida en este lugar es positivo. También puedes escuchar música, colocar plantas verdes y agua como una pecera o fuente, instalar una estatua o un cuadro representando una pareja de enamorados y un bonito ramo de flores.

El dormitorio
Debe favorecer la energía Yin relajante, de ser posible, la habitación deberá estar situada lejos de la entrada de la casa para aislarla de las idas y venidas. La decoración debe ser sobria,  coloca la cama contra una pared sin ventana, en diagonal respecto a la puerta y reserva espacios simétricos a ambos lados de la cama para favorecer la armonía de la relación de pareja, la cama debe tener respaldo, el respaldo de la cama simboliza el respaldo y la seguridad en la vida..

Elimina los elementos que perturben el sueño: espejos, aparatos electrónicos, colores vivos, plantas, objetos del trabajo, lámparas de araña encima de la cama. No guardes más que uno o dos libros. Finalmente, no hace falta agua en esta habitación. Evita por lo tanto peceras y cuadros u objetos que representen el mar. Elige colores relajantes como el azul, los tonos beige y claros.

No debería haber ventanas o espejos detrás de la cama, ya que pueden debilitar la sensación de respaldo. Si hay una ventana colócale cortinas bien pesadas, si hay un espejo, muévelo a otro lugar. No debe haber más de un espejo en el dormitorio y que uno no debe verse desde la cama mientras está acostado. Es buena idea atenerse a esta regla. Los espejos deben tratar de ubicarse siempre donde nos devuelvan la mejor imagen de nosotros mismos.

Es muy importante lo que se pone sobre la mesita de noche: se deben disponer objetos como fotos o recuerdos que ayuden a mantener un estado de ánimo óptimo. Evita tener cualquier cosa relacionada con tu trabajo o con obligaciones incumplidas por ejemplo: facturas pendientes.

El baño
Evita que los baños estén en el centro de la habitación. El baño en Feng Shui debe ser lo más pequeño posible, limpio, bien iluminado y poco decorado, con un espejo de cuerpo entero para poder observarse por completo y estirarse. En cuanto a los colores, deben predominar las armonías de azules, blancos, negros y verdes, en sincronía con el elemento del agua. Por último, ten cuidado con las filtraciones y escapes de agua: el agua podría acentuar las energías difíciles.

Eliminemos del cuarto de baño todo lo que no tenga que ver con el aseo personal. Evitemos utilizarlo de tendedero de ropa. Evitemos también que queden a la vista frascos de medicamentos: que queden expuestos sólo los frascos más bellos y las toallas secas.

Si el baño recibe luz natural, la presencia de plantas en el baño contribuye al equilibrio de los elementos.

La cocina
Procura que la cocina esté siempre limpia y ordenada. No coloques el lavaplatos al lado de la cocina y menos de cara a ésta, el centro de la cocina debe estar despejado. Ten cuidado de no tener objetos cortantes como cuchillos a la vista.

La persona que cocina no debe quedar de espaldas a la puerta. No debe haber una ventana frente a la cocina. Aunque la cocina y el comedor se encuentren en un mismo espacio, es preciso buscar los medios para separarlos, al menos virtualmente. Por ejemplo, se puede lograr que a la hora de cenar la mesa quede iluminada y el resto de la cocina oscura.