Cómo presentarte a una entrevista de trabajo (I)

entrevista-trabajoHas sido llamada a una entrevista de trabajo y estás feliz, llena de expectativas y con muchas ganas de celebrar el hecho de obtener un nuevo empleo. Pero aunque esto baje un poco tus ánimos no debes sentar por hecho que el trabajo ya es tuyo, el conseguir una entrevista significa que tu hoja de vida llamó la atención de la empresa a la cual te postulaste y que ahora quieren conocerte y saber algo más de ti, pero todo esto está en tus manos.

El factor más importante es tu actitud frente a la entrevista. Ten cuidado con los mensajes, verbales y no verbales, que puedas transmitir al entrevistador. Vas a

Muéstrale que eres una persona tranquila, confiada en ti misma y sobre todo ten muy en cuenta que el entrevistador no está ahí para dificultar tu paso hacia el empleo sino que está realmente interesado en encontrar un candidato lo antes posible.

Si estás nerviosa, es normal pero tranquilízate, el entrevistador sabe que cierto grado de nerviosismo es normal, además ¿quién sabe?, puede que él o ella también estén nerviosos.

En el transcurso de la entrevista te pueden hacer todo tipo de preguntas las cuales se pueden contestar de formas muy diferentes, hay ciertos lineamientos que al seguirlos te pueden asegurar un mejor desempeño en la misma. Los entrevistadores no están tratando de torturarte por diversión. Usan preguntas difíciles para enterarse de cosas en particular. Es para conocerte más profundamente en el menor tiempo posible y así tomar una decisión acertada.

Si te despidieron por recorte de personal pídele a tu ex jefe que te haga una carta de recomendación, echándote todas las flores posibles. Si fuiste despedido por diferencias en carácter y no es buena idea que hablen con tu ex jefe, explica la situación, enfatiza lo que aprendiste de la experiencia, sé lo más positiva que puedas, y no entres en apasionamientos. No es bueno que te etiqueten de conflictiva.

Nunca hables mal de tus jefes anteriores. Aunque el entrevistador ponga cara de ángel y te diga ¿te escucho, puedes confiar en mí, cuéntame? No critiques a media humanidad. El entrevistador no es tu psicoanalista, y no vas a ganar simpatía por contarle tus intimidades o conflictos, al contrario.

Cómo presentarte a una entrevista de trabajo (II)

 

Has sido llamada a una entrevista de trabajo y estás feliz, llena de expectativas y con muchas ganas de celebrar el hecho de obtener un nuevo empleo. Pero aunque esto baje un poco tus ánimos no debes sentar por hecho que el trabajo ya es tuyo, el conseguir una entrevista significa que tu hoja de vida llamó la atención de la empresa a la cual te postulaste y que ahora quieren conocerte y saber algo más de ti, pero todo esto está en tus manos.

El factor más importante es tu actitud frente a la entrevista. Ten cuidado con los mensajes, verbales y no verbales, que puedas transmitir al entrevistador.

Muéstrale que eres una persona tranquila, confiada en ti misma y sobre todo ten muy en cuenta que el entrevistador no está ahí para dificultar tu paso hacia el empleo sino que está realmente interesado en encontrar un candidato lo antes posible.

Si estás nerviosa, es normal pero tranquilízate, el entrevistador sabe que cierto grado de nerviosismo es normal, además ¿quién sabe?, puede que él o ella también estén nerviosos.

En el transcurso de la entrevista de trabajo te pueden hacer todo tipo de preguntas las cuales se pueden contestar de formas muy diferentes, hay ciertos lineamientos que al seguirlos te pueden asegurar un mejor desempeño en la misma. Los entrevistadores no están tratando de torturarte por diversión. Usan preguntas difíciles para enterarse de cosas en particular. Es para conocerte lo más profundamente en el menor tiempo posible y así tomar una decisión acertada.

Si te despidieron por recorte de personal pídele a tu ex jefe que te haga una carta de recomendación, echándote todas las flores posibles. Si fuiste despedido por diferencias en carácter y no es buena idea que hablen con tu ex jefe, explica la situación, enfatiza lo que aprendiste de la experiencia, sé lo más positiva que puedas, y no entres en apasionamientos. No es bueno que te etiqueten de conflictiva.

Nunca hables mal de tus jefes anteriores. Aunque el entrevistador ponga cara de ángel y te diga ¿te escucho, puedes confiar en mí, cuéntame? No critiques a media humanidad. El entrevistador no es tu psicoanalista, y no vas a ganar simpatía por contarle tus intimidades o conflictos, al contrario.

Es recomendable, llegar de 10 a 15 minutos antes de la hora programada para la entrevista, para ser puntual. Si se tiene duda de cómo llegar al lugar de la entrevista, es importante hablar a las instalaciones en las que va a realizarse la misma, para no tener ningún tipo de inconveniente.

Es muy importante el evitar acudir acompañado por familiares, amigos, etc., a la entrevista ya que esto no causa una buena impresión al entrevistador.

Aunque sea algo que todo el mundo sabe, antes de entrar a la entrevista, es importante apagar el celular con la finalidad de no tener ningún tipo de interrupción durante la misma, ya que si contestamos el celular, da la impresión de que estamos más interesados en atender la llamada que en la entrevista en sí.

Para asistir a una entrevista, es importante cuidar la imagen corporal, hay que evitar presentarse desarreglado o con ropa informal. En el caso de las mujeres es importante cuidar el peinado, asistir a la entrevista con traje sastre ya sea pantalón o falda y de colores obscuros o conservadores. Hay que evitar el uso de accesorios muy ostentosos. En el caso de los hombres, es importante asistir a la entrevista con traje oscuro, azul, gris o negro, con camisa blanca portando una corbata seria. El objetivo es mostrar una imagen profesional.

Es importante cuidar también el uso del perfume cuando se va a asistir a una entrevista, ya que hay olores muy penetrantes, utiliza fragancias suaves y no tan dulces, además no te bañes en perfume, con un poco es suficiente.

Investiga acerca de la empresa a la que te estás presentando, prepárate, utiliza cada recurso que esté a tu alcance para la recolección de información: páginas web, revistas especializadas, gente que conozca la industria, etc.

Lleva copias de tu currículum una para ti y las demás para el entrevistador en caso que te pida más de una. Es totalmente válido tener una copia de tu currículum enfrente de ti a la hora de la entrevista.

Debes estar con una sonrisa y además ser simpática pero sin necesidad de aparentar que eres amiga de todos, simplemente debes estar segura de ti misma y sentirte bien con lo que estas haciendo y lo que deseas conseguir. Esta actitud se consigue con la serenidad. A la hora de saludar al entrevistador dale un fuerte apretón de manos.

Debes escuchar con mucha atención y puedes tomar notas si lo deseas, puedes llevar una agenda y un esfero que sirva, mira directamente a los ojos del entrevistador.

Jamás preguntes cuanto te van a pagar o si te hacen la pregunta de cuanto deseas ganar, contesta con otra pregunta ¿Cuánto suelen pagar en este cargo?, o puedes mencionar que necesitas conocer más detalladamente las características del puesto. Afirma que el sueldo es siempre una cuestión flexible y negociable.

No hables demasiado, tampoco debes hacer referencia a tu vida personal, a menos que te lo pidan. Deja espacios para que el entrevistador formule preguntas de interés y donde se puedan valorar lo las cosas que propones.

No te sientes antes de que el entrevistador te invite a hacerlos. Siéntate derecha y jamás juegues con tus manos o con objetos que puedas tener en ellas. No cruces los brazos mantén tus manos siempre sobre tus piernas.

Si no te tutean no lo hagas tú tampoco, será permitido si el entrevistador así lo quiere o lo demuestre.

Por último, agradécele a tu entrevistador por el tiempo brindado y por considerarte como un candidato potencial para el puesto.