Cómo preparar una crema reductora casera

masajes reductoresMuchas de nosotras buscamos diferentes alternativas para bajar esos kilitos de más que tenemos y una de las más usadas siempre ha sido los masajes reductores o adelgazantes. Pero aunque sea una manera fácil de reducir esas tallitas que nos molestan, también debemos tener en cuenta que para lograr nuestros objetivos debemos comenzar a alimentarnos bien y realizar ejercicios regularmente para que las cremas cumplan con su función reductora mucho más intensa.

Con los masajes reductores reducirás los depósitos de grasa, ya que los movilizas y mejoras la circulación de los mismos, sin embargo no en todas las partes del cuerpo se pueden aplicar esta serie de técnicas. Las partes en las que podrás reducir centímetros son: cintura, piernas, glúteos, abdomen y brazos.

Aunque los resultados no los verás de la noche a la mañana, la constancia y la disciplina harán que logres buenos resultados.

Estos masajes los puedes realizar en tu propia casa, aunque lo mejor y lo más recomendable es que los realice un experto. Debes tomar mucha agua diariamente para eliminar las toxinas que se movilizan durante los masajes.

La manera adecuada para realizar los masajes es indiscutiblemente las manos y debes hacer énfasis en la zona que deseas perder tallas, puede que al comienzo no aguantes mucho la fuerza del masaje y tiendas a tener morados en estas zonas, por esta razón es importante que con el tiempo vayas aumentando la fuerza. Los masajes deben hacerse en dirección de las manecillas del reloj.

En el mercado encontrarás diferentes aparatos con los que puedes hacer los masajes de manera más fácil, por ejemplo con la copa sueca que es de madera se hacen de forma fuerte y sin causar hematomas.

Cómo hacer una crema reductora en tu casa:

Estas son algunas recetas de cremas reductoras que puedes realizar en tu casa, elige la que más te llame la atención y cuéntame los resultados.

1. En un recipiente coloca  media taza de crema reafirmante de cualquier marca, 4 pastillas de alcanfor maceradas, dos cucharadas de alcohol y medio tubito de crema mentolada para frotar. Aplica en la zona que deseas reducir realiza un masaje circular y cubre con una prenda de algodón. Después colócate una faja térmica y déjala actuar el mayor tiempo posible con cuidado de no quemarte. Si no tienes crema reafirmante puedes utilizar cualquier crema para el cuerpo pero que sea de contextura espesa.

2. Mezcla en un recipiente 2 puñados de salvia, 2 puñados de eucalipto, aceite de oliva y una cucharada de jugo de limón. Deja reposar por 10 días y al finalizar este tiempo cuela bien los ingredientes. Después de un baño caliente, se aplica sobre la zona afectada con masajes circulares en sentido de las agujas del reloj.

3. Mezcla muy bien en un recipiente una cucharada de yodo blanco y crema para el cuerpo de consistencia espesa. Aplica esta crema reductora, antes de acostarte, sobre la zona que deseas reducir. Colócate una faja encima y deja que actúe durante toda la noche.