Cómo preparar un jabón de rosa mosqueta y aloe vera para nutrir la piel

El jabón natural de rosa mosqueta y aloe vera tiene muchas propiedades para cuidar tu piel. Descubre la receta en este artículo

Los jabones naturales se están ganando un lugar muy especial en las rutinas de belleza de miles de personas en todo el mundo al representar una opción libre de químicos y otros compuestos agresivos que pueden irritar la piel.

Este tipo de productos se pueden elaborar en casa y todos aprovechan las bondades de varios ingredientes de origen natural que pueden limpiar a profundidad la piel.

Aunque parece más sencillo comprar uno de los que venden hechos en el mercado, lo cierto es que estas opciones son más amigables tanto con la piel como con el medio ambiente.

Cómo preparar un jabón de rosa mosqueta y aloe vera para nutrir la piel
© Mara Zemgaliete – Fotolia.com

Por esta razón, en esta ocasión queremos compartir una receta para elaborar uno de rosa mosqueta y aloe vera, cuyas propiedades pueden combatir el envejecimiento prematuro, aliviar las quemaduras y otros trastornos que afectan a nivel cutáneo. ¡No te lo pierdas!

¿Por qué preparar este jabón natural?

Las ventajas de hacer un jabón de rosa mosqueta y aloe vera empiezan por lo económico y se extienden en lo que tiene que ver con la belleza.

Sus ingredientes se adquieren con mucha facilidad en el mercado o tiendas herbolarias, y cada uno tiene precios bastante accesibles.

Por ser tan suave con la piel es un producto perfecto para usar todas las mañanas y por las noches antes de ir a dormir.

Visita además: Beneficios del aceite de rosa mosqueta.

Además, es bueno para proteger la piel y reducir los efectos del daño oxidativo que genera la aparición temprana de las arrugas.

A su vez, al incorporar este producto como parte de la rutina, la piel cada día estará más saludable, tonificada y sin esas imperfecciones que alteran su belleza.

Cómo elaborar jabón de rosa mosqueta y aloe vera

La elaboración de este jabón natural es muy fácil y se puede hacer todas las veces que se desee para nunca dejarlo de utilizar.

Cuenta con un aroma muy agradable y propiedades que mejoran el estado de la piel, siendo apto hasta para quienes tienen piel sensible.

Ingredientes

  • 500 gramos de aceite de oliva.
  • 10 gramos de aceite de rosa mosqueta.
  • 70 gramos de sosa cáustica.
  • 50 gramos de gel de aloe vera.
  • 10 gramos de aceite esencial de lavanda.
  • 250 ml de agua.
  • 4 moldes para jabón.
  • Guantes y gafas protectoras para la manipulación de la sosa cáustica.

Preparación

  • En primer lugar tendrás que protegerte para mezclar la sosa caustica con el agua.
  • Llévala al baño maría y remueve todo constantemente, siempre protegiéndote con los guantes y las gafas.
  • Ahora, calienta también el aceite rosa mosqueta y el aceite de oliva al baño maría, hasta que logren una temperatura alta a fuego bajo.
  • A continuación mezcla la sosa cáustica con la combinación de aceites y sigue removiendo para que todo se integre bien.
  • Cuando haya adquirido una consistencia espesa, incorpora el aceite esencial de lavanda y el gel de aloe vera, previamente extraído de la hoja.
  • No pares de remover y nota que poco a poco la mezcla es más consistente.
  • Ahora, vierte el producto en los moldes individuales y déjalos enfriar.
  • Déjalos durante un día y luego desmóldalos.

Lee también: Agua de rosas… una maravilla para tu piel.

¡A utilizarlo! A partir de entonces puedes empezar a usar este jabón para lavar tu rostro todos los días, e incluso tu cuerpo. No dudes en hacerlo parte de tu rutina para disfrutar cada día todas sus propiedades.

Sobre este post