Cómo hablar con tu hija sobre la menstruación

Imagen: semujer.comProporcionando a tus hijos una información correcta, puedes tener la seguridad de que están bien informados, lo que les permitirá reconocer cualquier información errónea o tergiversada. Tu como mamita tienes un papel muy importante en este momento, por eso es aconsejable que siempre hables con tu hija de todos los cambios que  van a suceder, para que se familiarice, y lo tome  como es ya que es algo muy natural. Nunca debes esperar a hablar una vez que  aparece el primer sangrado, esto podría ser traumático y puede que ella no quiera hablar de eso por temor o pena.

Es aconsejable que la lleves a una ginecóloga, antes de su desarrollo, así le dará tranquilidad y con tu apoyo seguramente, el momento será más natural y menos traumático.

Este artículo te informará como debes explicarle a tu hija que es la menstruación, que puede sentir, que hacer para aliviar el dolor, cuando comienza, cuanto tiempo dura y todo lo concerniente a este estado que las convierte en mujeres y que muchas veces no sabemos como abordar el tema por miedo o desinformación. La llegada de la menstruación es un momento trascendental en la vida de una niña. Algunas niñas reciben esas primeras gotitas de sangre con alegría o alivio, mientras que otras experimentan cierto desconcierto e incluso miedo. Independientemente de la reacción, la llegada del primer período menstrual tiene el mismo significado para cualquier niña: es una prueba de que se está convirtiendo en mujer.

Para hablar del crecimiento es importante tener una actitud positiva, empática, comprendiendo que un evento desconocido puede causar angustia. Es muy importante que todas las niñas conozcan sobre su crecimiento y dentro de éste, la menstruación, antes de que se presente este evento en sus vidas.

Cuando una niña comienza a menstruar, muchas veces ese momento resulta complicado de explicar para una madre o muy vergonzoso de afrontar para una joven. Esto conlleva un proceso de desinformación respecto al tema, que en nada beneficia la vida de nuestras hijas. Durante este periodo, las jóvenes experimentan algunos cambios físicos y síntomas desagradables, que pueden no presentarse también. Estos son: sensibilidad en los senos, aumento de peso, cambios en el estado anímico, aumento de la secreción vaginal, dolor en la parte baja del abdomen, dolor de espalda, entre otros.

El inicio del ciclo menstrual marca el comienzo de una nueva etapa en la vida de una mujer y se refiere al periodo en el ésta experimenta cambios en su cuerpo, por la acción de unas hormonas que provocan que cada mes la pared interna del útero se prepare para el embarazo. Si no se da la fecundación, estas hormonas hacen que la capa del útero se desprenda, produciendo un sangrado al que comúnmente se le llama regla o menstruación.

Durante los primeros años de menstruación los ciclos menstruales a menudo son irregulares. Pueden ser más cortos o más largos de lo habitual, o una joven puede tener solo tres o cuatro períodos al año. La ausencia de menstruación se denomina amenorrea. Una joven debería ir al médico si todavía no ha menstruado con 15 años o tres años después de la aparición de los primeros signos de la pubertad.

Cuándo comienza
El cambio comienza, dos años antes de, producirse la primera menstruación, los senos comienzan a crecer, y los vellos axilares y púbicos comienzan a aparecer. Unos meses antes del primer sangrado, suele aparecer, flujo vaginal, pero ten en cuenta que es normal si este es transparente, sin olor y no ocasiona ninguna molestia para tu hija.

La mayoría de las niñas comienzan a menstruar entre los 12 y los 16 años y otras aún más temprano, a los 10 años, lo cual es normal. Sin embargo, si al llegar a los 16 la menstruación no ha comenzado, o si a los 13 o 14 los senos no han comenzado a desarrollarse ni el vello púbico a aparecer, se debe consultar con un médico.

Que se siente

Algunas se sienten hinchadas, irritables o deprimidas. Otras sufren dolores de espalda, de cabeza, senos adoloridos, náuseas y se sienten cansadas los primeros días del período, pero después comienzan a sentirse mejor. En la mayoría de los casos, los calambres abdominales son comunes, afectando el área alrededor de la pelvis, las partes bajas del abdomen, extendiéndose por debajo de la cintura hacia las piernas.

Dismenorrea es la definición médica de los dolores menstruales o cólicos, que en algunos casos son tan severos, que es necesario guardar cama por unos días. Casi siempre la intensidad de los dolores disminuye con los años y muchas mujeres aseguran que son aún menos fuertes después de tener hijos.

Cuando aparece el dolor se pueden realizar ejercicios moderados y usar bolsitas o botellas con agua caliente que alivie un poco las molestias. En el mercado existen medicamentos especializados que pueden ser de gran ayuda. Además de los remedios caseros que en algunos casos pueden disminuir el dolor y las molestias de estos días.

Cuánto tiempo dura
El período de menstruación usualmente dura de tres a cinco días, pero algunos duran de dos a siete lo cual es normal. Al comenzar, el flujo usualmente es ligero pero luego aumenta un poco durante un par de días, para después disminuir y cesar completamente. La cantidad varía de mujer a mujer, pero si es demasiado se debe consultar con un médico lo más pronto posible.

Tampones o toallas
Explícale cómo usar las toallas femeninas o los tampones. A la hora de elegir entre estas dos opciones, lo más importante es lo cómoda que se sienta, tanto desde el punto de vista físico como psicológico. Un tampón puede resultar incómodo durante los primeros años de menstruación, cuando la pelvis y la vagina todavía están creciendo.

Normalmente las niñas se sienten más cómodas utilizando primero toallas, pero muchas de ellas empiezan a preferir los tampones cuando se hacen un poco mayores, aunque no hace falta esperar a ninguna edad para usar tampones. Es posible que sus amigas hayan empezado a utilizarlos, y la mayor libertad que ofrecen puede parecerles atractiva. Todas las cajas de tampones incluyen instrucciones de uso, así que es importante que las leas con tu hija y que las dos tomen la mejor decisión.

Es una buena idea empezar con tampones finos o mini con aplicador que resultan más fáciles de colocar. También puede ayudar intentar ponerse un tampón por primera vez el día de flujo más intenso para que resulte más fácil de colocar. Ve a comprar los productos con ella y enséñale cómo se deben poner para que ella elija el que prefiere. Recuérdale la importancia de mantenerse limpia y cambiarse con frecuencia el tampón o la toalla femenina. Recomiéndale que lleve a la escuela una toalla o tampón por si acaso.

Más consejitos

  • Busca libros, videos o DVD didácticos sobre el tema, de esta manera explicarás de forma más didáctica e instructiva.
  • Documéntate con respecto a los cambios que vivirá tu hija, ten a mano información escrita que también pueda consultar tu hija.
  • Muchas veces ella puede tener dudas que lastimosamente no puedes responder en el momento, pero dile que vas a averiguar y hazlo para luego explicarle muy bien sus inquietudes.
  • En algunos colegios se hacen charlas con respecto al tema, por esta razón debes tener conocimiento de la información que les están brindando para poder continuar con la enseñanza y mantener una buena comunicación.
  • Para romper el hielo, prueba haciendo preguntas a tus hijos que podrían propiciar una conversación sobre el tema. Por ejemplo, si tienen alguna duda sobre productos de higiene femenina en un supermercado ofrécete a explicarles de que se trata o cuando vean un anuncio por televisión sobre un analgésico para aliviar los cólicos.
  • Si oyes a tu hija mencionar algo relacionado con tener el período, propicia una conversación preguntándole dónde ha obtenido esa información. A menudo, las preguntas son una buena forma de identificar cualquier malentendido o idea errónea que pueda tener un niño.
  • Antes de llevar a su hija preadolescente a una revisión médica, coméntele que es posible que el médico le pregunte si ya tiene el período. Puedes aprovechar ese momento para preguntarle si tiene alguna duda o hay algo que le preocupa sobre el hecho de que le venga la menstruación.
  • Es importante decirles la verdad sobre la menstruación a los niños, adaptando la información a su edad y capacidad de comprensión, y sentirse cómodo con el grado de precisión de la misma. No te escandalices ante las preguntas que te hagan probablemente son las mismas preguntas que tenías a su edad, y ahora tú puedes responderlas.
  • Es importante no agobiar a los niños con este tipo de conversaciones ya que muchas veces si los obligamos puede que no nos presten atención, es mucho mejor intentar explicarlo en conversaciones breves, enseñarles como funciona el cuerpo humano tanto de hombres como de mujeres.
  • Los niños comienzan a hacer preguntas acerca de su cuerpo y deberás responderle con total sinceridad, pero esto también depende de la edad, no puedes entrar en detalles que tal ves no entiendan y termines haciendo de esto una burla. Una buena estrategia es aprovechar estas dudas para hablar del tema.