Cómo exfoliar el rostro con aceite de almendras y azúcar

Este producto exfoliante natural de azúcar y aceite de almendras es perfecto para cuidar la belleza del rostro. Te enseñamos a prepararlo en casa.

Exfoliar el rostro se ha convertido en uno de los tratamientos imprescindibles de la rutina de belleza. A través de este se estimula la eliminación de células muertas y otras impurezas que día a día se acumulan en la piel dándole una apariencia poco saludable.

Aunque el cuerpo tiene la capacidad de renovarse por sí solo y restaurar las células dañadas por sanas, existen algunos momentos en los que se sobrecarga en tareas o tiene algún tipo de dificultad para hacer este proceso de manera espontánea.

Como resultado la piel pierde su oxigenación y humectación natural, lo que la hace lucir opaca, poco jovial y sin vida.

La buena noticia es que el proceso de exfoliación facilita la renovación de todo el rostro para mejorar su aspecto y facilitar la absorción de nutrientes.

Teniendo en cuenta esto, en la actualidad muchas compañías han desarrollado productos con estas propiedades para atender la necesidad de cada persona.

Cómo exfoliar el rostro con aceite de almendras y azúcar
© deniskomarov – Fotolia.com

No obstante, muchos aún prefieren las opciones 100% naturales y libres de químicos agresivos que, por sus propiedades, pueden beneficiar la piel de muchas maneras.

Este es el caso de un exfoliante natural elaborado con aceite de almendras y azúcar, el cual limpia a profundidad el cutis reduciendo los efectos de los radicales libres.

 ¿Cuáles son los beneficios de este exfoliante natural?

La combinación de azúcar y aceite de almendras hace un producto natural exfoliante que puede deshacerse de las impurezas del rostro para evitar la aparición de manchas y otros signos tempranos de la edad.

Aunque tradicionalmente la azúcar es utilizada como endulzante de muchas preparaciones, hoy en día está valorada por sus cualidades para la belleza de la piel.

Si bien limpia por abrasión, también cuenta con un compuesto conocido como ácido glicólico, que tiene la capacidad de exfoliar a nivel químico.

Su uso regular es bueno para conservar la suavidad del rostro y reducir la presencia de algunas imperfecciones como los puntos negros, espinillas y exceso de sebo.

Además, gracias al aporte de vitamina E que le hace el aceite de almendras, es bueno para evitar los signos del envejecimiento prematuro que aparecen por el daño oxidativo.

Visita además: Cómo preparar exfoliantes naturales para las piernas.

Cómo preparar exfoliante de aceite de almendras y azúcar

La elaboración de este exfoliante es bastante sencilla y lo mejor de todo es que sus ingredientes están al alcance de todos.

Vas a necesitar:

  • 1 cucharada de azúcar.
  • 5 gotas de aceite de almendras.

¿Qué debes hacer?

  • Prepara una mezcla con el azúcar y el aceite de almendras hasta obtener una pasta espesa.
  • Limpia muy bien el rostro con agua y un jabón neutro, asegurándote de no dejar ni un solo rastro de maquillaje.
  • Cuando la piel esté lista, extiende el producto por todas las áreas haciendo suaves masajes circulares, evitando ser agresivos con el contorno de los labios y de los ojos.
  • Déjalo actuar durante 5 minutos, aclara con agua templada y sécate con una toalla limpia.
  • Finalizado el tratamiento aplícate un tónico y una crema hidratante.
  • Si tu piel es mixta o grasa puedes repetirlo hasta dos veces por semana. Si es de tendencia seca lo mejor es hacerlo cada 15 días.

Lee también: Cómo hacer exfoliantes caseros a base de frutas.