Cómo decorar la habitación del bebé según el Feng Shui

Cuando vamos a ser mamás pensamos en cómo decorar la habitación del bebé, y, en ocasiones no sabemos como hacerlo o tenemos tantas ideas en mente que no podemos decidirnos por una sola. Es por esta razón que hoy dese comentarles cómo decorar la habitación del bebé de acuerdo al Feng Shui.

El Feng Shui puede darte muchas ideas en cuanto a la decoración de habitaciones y en este caso la de tu bebé, generando así un ambiente armonioso, tranquilo, hermoso y seguro para esa personita que llega a tu vida. El Feng Shui recomienda que el mejor momento para comenzar a prepara el cuarto del bebé es alrededor del cuarto o quinto mes de embarazo.

Decoración del cuarto del bebé según el Feng Shui

1. Orden y limpieza
Aunque parezca obvio, la habitación del bebé debe estar completamente limpia y muy ordenada, y, no solo el cuarto del pequeño sino también toda la casa debe estar de la misma forma. No deben haber elementos regados en el suelo que impidan la circulación de las personas, por lo que sería recomendable que esas cosas fuesen guardadas en cajas o cajones que hagan que el espacio de la habitación se vea despejado y ordenado.

2. Ubicación de la habitación
El cuarto del bebé jamás debe estar ubicado sobre un garaje o sobre algún espacio vacío en la casa. Se recomienda que un bebé varón durmiera en un cuarto ubicado entre las zonas este y norte de la casa, mientras que una bebita debería dormir en un cuarto ubicado en la zona sur, o entre las zonas sudeste y oeste de la misma.

3. Ubicación de los muebles
La ubicación de los muebles es muy importante según el Feng Shui, ya que de esta forma se garantiza un sueño tranquilo y buena salud para el bebé, por lo que la cuna del bebé jamás debe ser colocada contra una pared que se encuentre al lado de un baño o depósito, ya que la salud y el sueño del bebé podrían verse afectados. La cuna debe estar ubicada de tal forma que el bebé vea a las personas que lo visitan y lo cuidan entrar por la puerta y de esta forma crearás un ambiente para tu hijo de seguridad y protección porque él se sentirá de esta manera, por ello que debería posicionar la cuna cerca de una pared sólida que esté ubicada frente a una puerta. Se debe mantener el espacio bajo la cuna o cama vacía. Resistir la tentación de usar este espacio como almacenamiento.

También se debe tener en cuenta que el cabezal de la cuna debe estar apoyado en una parte sólida, no en una ventana, puesto que no debería recibir la luz del sol directamente, ya que recibir demasiada energía trastorna el sueño. Es recomendable además escoger muebles sencillos y evitar aquellos que dificultan si limpieza así como complementos como las alfombras pues atrapan tierra y provocan alergias.

4. Los colores del cuarto
Siempre se elige el color de la habitación del bebé se acuerdo al sexo o a las preferencias personales de los papitos, sin embargo según el Feng Shui lo importante es que el color que se elija permita que la luz ingrese y que se vea el cuarto iluminado. Lo más recomendable serían los colores claros, pasteles, que transmitan armonía y tranquilidad, pero jamás oscuros  ya que la luz no ingresa con facilidad y puede verse la habitación triste y tampoco colores brillantes ya que aunque son muy llamativos son demasiado estimulantes para el bebé. También se recomienda que las paredes tengan dibujos o cuadros de animalitos, niños, muñecos o payasos, ya que favorecen la sociabilidad.

Si estás pensando en pintar el cuarto del bebé con temas relacionados con el agua y el mar estos deberían evitarse, ya que los expertos del Feng Shui creen que estos temas podrían causar problemas respiratorios, pulmonares, nasales o renales, o podrían empeorar la condición de un bebé asmático. Los diseños relacionados con la naturaleza, agradables, cálidos y atractivos son altamente recomendables, ya que los mismos harán que los bebés se sientan seguros y saludables. Nada de animales o dibujos agresivos.

5. La iluminación
El cuarto del bebé debe recibir luz natural, sin embargo hay que buscar un equilibrio ya que no es recomendable que haya mucha luz ni muy poca, ya que ello puede afectar el sueño del bebé y su tranquilidad. Es recomendable que si entra mucha luz se utilicen persianas o cortinas de color blanco que no acumulen polvo. Todos los días se debe abrir la ventana del cuarto del bebé para permitir que el aire fluya naturalmente, además para esta misma labor se puede hacer uso de un ventilador pero jamás se debe colocar al lado de la cuna, ya que no es recomendable tener la cuna cerca de conexiones electrónicas.

6. Habitación llena de elementos necesarios
Es importante que antes de que nazca el bebé, tengas en su cuarto muchos elementos que él necesitará cuando nazca, como pañales, alimento, etc., ya que de esta forma se llama a la abundancia. Pero recuerda que estos elementos deben estar organizados en cajones, jamás fuera regados en el cuarto.

Además es recomendable no llenar la habitación de juguetes y peluches, ya que le quitan energía al bebé. La cuna ideal, según el Feng Shui ha de ser de madera, ya que es un material natural que permite mantener contacto con la tierra y un mayor transito de energía.

7. Seguridad
Es fundamental el uso de materiales sanos y naturales, en la medida de lo posible debemos evitar los barnices y pinturas con componentes tóxicos, se deben elegir muebles con bordes redondeados para evitar golpes y utilizar protectores en las zonas peligrosas y también protectores para los enchufes y todo aquello que pueda ser de riesgo para el bebé.

8. Protección
Algo que los expertos en Feng Shui recomiendan que jamás puede faltar en la habitación de un bebé es algún símbolo que represente protección, sea cual sea la religión que profesemos. Es por esta razón que se recomienda tener en el cuarto un angelito o un buda que significan protección para el bebé dentro y fuera de su cuarto.

Visita también nuestro artículo Cómo utilizar el Feng Shui para decorar tu casa. 

Con cariño como siempre Carito :)

Imagen: chrisofdavies