Beneficios que la caléndula le aporta a tu belleza

La caléndula es una planta con propiedades medicinales que se pueden aprovechar en el tratamiento de varios trastornos de la piel. ¡Descubre sus beneficios!

La caléndula es una planta medicinal conocida por sus colores intensos amarillos y anaranjados que la hacen perfecta para el jardín.

Desde la antigüedad sus cualidades medicinales se han aprovechado como tratamiento y preventivo de diversas patologías,  pero también se encontró que es una gran aliada para la belleza.

En muchas culturas orientales se considera como una planta milagrosa por los efectos que tiene en la salud.

De hecho, hoy en día muchas compañías de la industria cosmética están aprovechando su extracto como compuesto activo para preparar varios productos estéticos.

Beneficios que la caléndula le aporta a tu belleza
© Dionisvera – Fotolia.com

Sin embargo, hay quienes prefieren utilizarla en su estado 100% natural para evitar el uso de añadidos químicos que pueden causar efectos secundarios.

¿Cuáles son los beneficios de la caléndula para la piel?

Las propiedades antisépticas, cicatrizantes y antioxidantes de la caléndula la han convertido en una gran aliada para aliviar gran parte de los problemas cutáneos.

Esta planta ayuda a aliviar heridas, nutre las células y estimula la regeneración de la piel evitando las cicatrices notorias.

Su principal uso tiene que ver con su acción contra las cicatrices, pero también se ha utilizado como activo para evitar infecciones en las manos y pies agrietados, contra las quemaduras, las irritaciones dérmicas, entre otros.

Algunas personas sugieren que también ayuda a combatir el acné, aunque al parecer este efecto es un poco más ligero en comparación con otros ingredientes.

Visita además: Cómo hacer un bálsamo de caléndula para suavizar la piel.

Para aprovechar sus beneficios se pueden preparar varios tratamientos caseros, combinándola con otros ingredientes suaves con la piel.

1. Limpiador facial con caléndula

Este limpiador facial natural es perfecto para retirar el maquillaje de los ojos y el resto del rostro. Sus propiedades astringentes ayudan a remover las impurezas y de paso combate los antiestéticos puntos negros que se forman en la zona T del rostro.

Ingredientes

  • 6 flores de caléndula.
  • 1 cucharada de manteca de cacao.
  • 6 cucharadas de aceite de almendras.

Preparación

  • Vierte la manteca de cacao en un cazo y derrítela al baño maría.
  • Incorpora las flores de caléndula y el aceite de almendras, y déjalo a fuego durante 5 minutos hasta que todo se integre.
  • Apaga el fuego, cuela el producto y envásalo en un frasco hermético.
  • Esta crema limpiadora puede durar hasta seis meses a temperatura ambiente.
  • No se recomienda para personas con piel grasa.

Lee también: 5 formas de reutilizar los residuos del café.

2. Aceite para quemaduras de caléndula

La caléndula tiene propiedades calmantes y antisépticas que ayudan a tratar quemaduras leves, de primer grado.

Su aplicación calma el ardor y acelera el proceso de recuperación de la piel al eliminar la piel muerta.

Ingredientes

  • 1 puñado de flores de caléndula.
  • ½ litro de aceite de oliva.

Preparación

  • Vierte las flores de caléndula en un recipiente y cúbrelas con el aceite de oliva.
  • Tapa y deja macerar durante 30 o 40 días en un lugar oscuro y templado.
  • Este remedio puede durar hasta 1 año en un lugar fresco.

Visita también: Descubre 6 formas útiles de usar hielo en tu belleza.

3. Loción hidratante de caléndula y rosas

Esta sencilla loción hidratante es una alternativa natural a las cremas comerciales cargadas de químicos.

Se recomienda para personas con pieles secas y para aquellos que deseen prevenir los signos del envejecimiento prematuro.

Ingredientes

  • 1 puñado de pétalos de rosas.
  • 1 puñado de flores de caléndula.
  • 1 taza de agua caliente.

Preparación

  • Coloca los pétalos de rosas y la caléndula en un frasco, y cúbrelas con el agua caliente.
  • Tápalo y déjalo reposar toda la noche.
  • A la mañana siguiente, cuela y vierte la loción en un frasco limpio.
  • Aplícala sobre el rostro con un trozo de algodón o un paño.

Sobre este post