Árnica: Planta medicinal para aliviar el dolor

La planta de árnica es comúnmente conocida como la quina de los pobres, pero no por ello tomada de manera peyorativa. Por el contrario, es utilizada tradicionalmente por su amplia gama de beneficios y su capacidad para aliviar el dolor.

Las propiedades de la planta árnica para aliviar el dolor

La planta de la que hablamos hoy, cuenta con propiedades calmantes e antiinflamatorias. Mostraremos algunas áreas en las que suele ser muy útil.

1. Enfermedades cardiovasculares
Aunque su uso es más prudente y recomendable por vía externa, ésta ha sido utilizada en proporciones o dosis bajas en cuanto a problemas de insuficiencia cardíaca o con las molestas alteraciones que causan las várices. En el primero, actúa como vasodilatador cardíaco, y en las segundas, también contribuye al retorno eficaz de la sangre al corazón, respondiendo a la insuficiencia venosa.

arnica planta medicinal para aliviar el dolor2. En la piel
Aquí, este potente elemento natural tiene distintas funciones. En primera instancia, es recomendado para aliviar la piel de los dolores ocasionados en los procesos inflamatorios de las hemorroides. Además, es muy común encontrarlo en la elaboración de emplastos, sirviendo para lesiones físicas no penetrantes como golpes leves o golpes que puedan ser curados sin mayor exigencia, así como para combatir posteriores morados o hematomas; esto, en cuanto a su aplicación externa. Para hablar del suministro de esta planta por vía interna, entraríamos a reconocer otras de sus propiedades: actúa como anti – espasmolítico y como antiinflamatorio.

3. En la garganta
En este caso, resulta muy efectivo hacer una infusión con las hojas de árnica y luego utilizarla haciendo gárgaras. Puedes repetir el procedimiento hasta que tus molestias disminuyan o hasta que te des cuenta de que el dolor verdaderamente desapareció, pero si genera alguna molestia, deja el tratamiento o revisa qué no está funcionando. Esta planta generalmente contribuye a aliviar el dolor causado por enfermedades como la amigdalitis, la faringitis o la piorrea.

Precauciones con la planta de árnica
Así como nuestra planta nos beneficia en gran medida y nos ayuda a aliviar molestos dolores cotidianos, contamos con una contraparte: debemos revisar sus contraindicaciones. Lo que sucede con la árnica es que de ella se derivan la helenalina y la dihidrolenalina, que son las sustancias más tóxicas que posee y que es lo que, al decidir ingerir o tratar con profundidad con la árnica, nos pone alertas sobre sus efectos y nos lleva a consultar al doctor para no correr riesgos.

Si por sobredosis de la misma incurrimos en intoxicación, seguramente aparecerá vértigo, náuseas y, en las peores ocasiones, puede haber riesgo de muerte. Es por ello que, aunque la árnica es natural y podemos cuidarnos en casa con ella, es importante no excederse y tener conciencia de su uso. Así mismo, no es recomendable su uso en embarazadas o en personas que tengan problemas en la piel o que tengan piel muy sensible, pues podría ocasionar alguna alergia o irritación.

¿Cómo reconocerla?
Esta planta medicinal propia de Europa puede alcanzar hasta los 50 cm de altura, con un tallo que parte de un rizoma y con una culminación en forma de una flor que se compone similar a la composición de las margaritas. Las hojas, que se encuentran en la parte inferior, nacen formando una roseta y su color es verde oscuro,  jóvenes, poseen solamente cinco nerviaciones. Por el contrario, en el tallo de la flor (que sólo se da en verano, alcanzando 50 cm de altura) se encuentra un capítulo formal que culmina con flores tubulares de color amarillo. El aroma que desprende esta planta es muy fuerte, por lo que puede llegar a ser, dependiendo de la persona, molesto o agradable.

Recuerda
Depende de ti que funcione bien y también depende de ti los efectos negativos o positivos que una planta pueda tener en tu cuerpo. Llévalo todo con calma y, si no te sientes preparado, consulta a un experto. Aunque tengas libertad sobre lo que consumes y sobre lo que consideres mejor para ti, en el caso de plantas como ésta (y si sufres de alguna de las enfermedades o molestias que te comentamos anteriormente), lo mejor es que la consumas bajo una prescripción médica.

Imagen: dani81_const

Sobre este post