Acupuntura para adelgazar

Muchas de nosotras hemos intentado de todo para perder peso. Desde dietas rápidas, pasando por masajes, y otros tratamientos que no terminan de funcionar. No es nada fácil la verdad, se necesita de muchas dedicación y disciplina. En la mayoría de los casos somos nuestras peores enemigas porque nuestro apetito no nos deja alejarnos de esos alimentos que tanto nos hacen engordar.

Por supuesto, la única manera real para adelgazar es haciendo ejercicio y comiendo de forma balanceada, pero para evitar que los antojos nos dominen y mantener la rutina en pie, podemos usar la acupuntura.

¿Cómo funciona la acupuntura para perder peso?

Antes que nada debes saber que esta práctica fue creada en la China antigua y se trata de insertar agujas muy delgadas y estériles en distintos puntos del cuerpo, dependiendo de la finalidad. Según los chinos, cada parte de nuestro cuerpo está conectado con algún órgano, dolencia o comportamiento, y al estimular ciertos puntos podremos liberar energía para resolver problemas de estrés, dolores y hasta infertilidad.

En el caso de que una persona quiera perder peso, lo primero que se tiene que hacer es averiguar por qué lo ha ganado en un principio. Por ejemplo, para muchas personas se trata de una forma de sentirnos mejor, de liberar un poco de estrés, y en vez de recurrir a sustancias como drogas legales o ilegales, usamos la comida. El acupunturista , entonces deberá conseguir una manera de hacer que ese estrés se elimine, que nos sintamos relajadas y que liberemos endorfinas, quienes son las que se encargan de hacernos sentir felices y otras cosas en menor cantidad, como afectar el metabolismo y el sistema digestivo.

Si quiero adelgazar con acupuntura, ¿cómo sería el proceso?

Lo primero que va a hacer tu acupunturista es averiguar el por qué has estado ganando peso y desde cuándo. Él o ella te va a examinar y hacer ciertas preguntas y así sabrá si es por estrés o tienes algún problema de salud que simplemente no puedes controlar.

Se pondrá agujas en puntos como la lengua y alrededor de la boca para quienes comen de forma compulsiva. También podría enfocarse en el estómago para las que siguen comiendo cuando están llenas y para poner control sobre el sistema endocrino para evitar la retención de líquidos.

Otros puntos más específicos, que dependerán de la revisión antes de comenzar, son los riñones para desbalances hormonales y nervioso, la tiroides para regular el metabolismo, los intestinos para mejor digestión y el bazo para aquellos que tengan problemas con el azúcar.

Una vez que tengas todas las agujas en su lugar estarán ahí hasta unos 45-50 minutos y deberás ir tantas veces como tu acunputurista te lo recomiende. Cada caso es distinto, así que puede ser un par de veces solamente, o 3 o 4 veces por mes.

¿Duele?… ¿Realmente funciona?

La inserción de las agujas no debería doler. En caso de que sí te duela debes informarle a quien las esté poniendo. Lo normal es que no duelen nada y que no molesten mientras las tienen en el cuerpo. Alguien que realmente sepa sobre acupuntura debería hacerlo sin dolor. Trata de buscar a un acupunturista que tenga buenas referencias sobre esta práctica para evitar desperdiciar tu dinero en alguien que no se ha entrenado bien en esto.

Y sí, funciona muy bien para controlar tus antojos y las ganas compulsivas de comer. Sin embargo, si no haces una rutina de ejercicios junto a una buena dieta, no te hará perder peso de forma mágica. Esto solo servirá para que no tengas excusas, no comas por estrés o por algún problema hormonal en tu cuerpo.

Imagen: marniejoyce

Sobre este post