6 hábitos perjudiciales que dañan la piel de tu rostro

Hay una serie de hábitos poco saludables que aceleran el envejecimiento de la piel de tu rostro. ¡Descúbrelos!

El envejecimiento es un proceso natural de la piel que se da con los años, pese a que a través de algunos tratamientos se puede retrasar.

El rostro es una de las primeras partes del cuerpo en hacerlo notorio, pues al fin y al cabo es el que más se expone a diversos factores ambientales que debilitan las sustancias que hacen la piel firme.

Pero más allá de sufrir los efectos de la edad, existen una serie de hábitos poco saludables que influyen de forma directa en su deterioro.

6 hábitos perjudiciales que dañan la piel de tu rostro
© Anatoly Repin – Fotolia.com

En esta ocasión vamos a revelar los 6 más comunes para que empieces a evitarlos a partir de ahora. ¡Toma nota!

Hábitos dañinos para la piel de tu rostro

1. Olvidar el uso de protector solar

Los rayos UV del sol son los principales responsables del envejecimiento prematuro de la piel. Su impacto en el rostro ocasiona manchas, flacidez y aparición temprana de pequeñas arrugas.

Es fundamental utilizar un protector solar de mínimo factor 30. Este producto mitiga los daños causados por el sol, incluso en aquellos días en los que parece inofensivo.

2. Dormir maquilladas

El cansancio es la excusa más frecuente que tienen todas las chicas para saltarse el paso de desmaquillarse todas las noches.

Lo que la mayoría desconocen es que durante el periodo de descanso, la piel aumenta su capacidad de absorción, lo que hace que los poros se llenen de bacterias y suciedad a causa de los cosméticos.

El uso de toallas o leches desmaquilladoras dejará el rostro más fresco y listo para su regeneración nocturna.

3. Fumar

El hábito de fumar no solo tiene repercusiones en la salud sino también en la belleza. La nicotina contrae los vasos sanguíneos de las capas superficiales de la piel, lo que impide que esta se oxigene de forma adecuada.

Además, los cigarrillos están compuestos por sustancias toxicas que se van acumulando en el cuerpo influyendo en el envejecimiento prematuro.

4. Tomar bebidas alcohólicas en exceso

El consumo excesivo de bebidas alcohólicas es una causa potencial de deshidratación, lo que hace el rostro opaco y sin vida.

No controlar su consumo conlleva a padecer venas várices, ojeras, bolsas e incluso manchas en el rostro.

5. Dormir poco

Pocas se alcanzan a imaginar cuán importante es dormir para mantener la belleza de la piel del cutis.

Durante el periodo de descanso las células se regeneran y eliminan aquellas sustancias que la hacen lucir imperfecta.

Sumado a esto, el contorno de los ojos se desinflama y hay menos probabilidades de sufrir de esas antiestéticas ojeras.

6. No tratar el acné de forma adecuada

Los constantes cambios hormonales y otros factores influyen en la constante aparición de granos de acné e imperfecciones.

Uno de los errores que más se cometen es tratar de apretar el granito por considerar que es la opción más rápida de eliminarlo. Lo cierto es que esto causa irritaciones en el rostro y al final puede derivar molestas cicatrices.

Tampoco se le deben aplicar varios productos en el afán por eliminarlo cuanto antes. Lo correcto es aplicarse un limpiador facial y luego un hidratante libre de aceites.

Sobre este post