5 tips para realizar el pedicure perfecto

Nuestra imagen no sólo se basa en tener una piel radiante, también se basa en nuestros pies y la mejor manera de mantenerlos en condiciones perfectas es con un pedicure adecuado

La estética y la belleza de nuestras piernas comienzan por los pies, y se mide por cuán sedosos se encuentran y qué también pintadas están las uñas ubicadas en los dedos de los mismos.

Poder lucir sandalias o calzado de ‘punta abierta’ de la mejor manera se produce cuando tenemos nuestros pies en el mejor estado posible, tanto así, que genere envidia en las demás mujeres por el bienestar de nuestros pies.

5 tips para realizar el pedicure perfectoPara conseguir unos pies sedosos, libres de callos y uñas enterradas debemos realizarnos un pedicure perfecto, también hay que tener en cuenta que un buen tratamiento no es algo de una sola vez, el pedicure debe realizarse en forma periódica, sólo así, con el paso del tiempo notaremos los resultados.

Tener los materiales a la mano

Por experiencia propia sabemos que debemos tener los materiales básicos a la mano para realizar el pedicure, sin embargo, lo ideal es tenerlos a la mano.

Aunque es un tip, quizá, muy básico, suele pasar que nos encontramos ya con los pies remojados y no tenemos la lima u otro material a la mano, por ejemplo; sólo imagínenlo, puede ser un escenario bastante incómodo. Por eso reiteramos, aunque básico, es un tip fundamental.

Humedecer los pies

Justo después de habernos deshecho del esmalte que adornaba nuestras uñas anteriormente debemos remojar los pies.

Para ello nos cercioraremos de tener un recipiente donde quepan ambos a la vez, si no tenemos, puede ser uno donde quepa por lo menos un pie, si es así, haremos primero el pedicure en el pie que humedezcamos.

Introducimos el pie en el recipiente con agua caliente (que sea tolerable), acompañada de algunos aceites esenciales, este baño debe durar aproximadamente.

Preparar las uñas para el siguiente paso

Teniendo los pies humedecidos pasaremos a recortar nuestras uñas, esto lo haremos con la ayuda del cortaúñas; nos guiaremos deteniéndonos en el momento que la punta de cada uña se vea blanca; la uña debe seguir el patrón de la forma del dedo en la que se ubica.

Posteriormente nos limaremos cada uña, la idea es hacerlo en la misma dirección, evitando así que las capas de las uñas se vean afectadas.

Por último, en la preparación de nuestras uñas, debemos cortar las cutículas, podemos hacerlo con un palito de naranja o con un cortacutícula; debemos tener cuidado al hacerlo.

Suavizar la piel

Luego de tener las uñas preparadas para la aplicación del esmalte pasaremos a la parte restante y no menos importante del pie.

Nos apoyaremos de una piedra pómez para suavizar los pies, empezaremos en el talón, disminuyendo las callosidades y la piel áspera; luego pasaremos al empeine, donde debemos hacerlo un poco de forma delicada por la delgadez de la piel.

Ahora, para darle un repaso a los pies utilizaremos un cepillo con cercas; una vez hayamos terminado debemos enjuagarnos completamente bien.

Aplicar el esmalte

Es hora de maquillar nuestras uñas; comenzaremos con una capa de esmalte transparente, evitando que la uña se torne amarillenta.

Luego aplicaremos el color que más nos guste; maquillaremos la uña desde el centro hacia la punta de cada uña, debemos fijarnos en los excesos de esmalte. La idea es añadir dos capas, esperando que se sequen entre cada una de ellas.

Sobre este post